Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miranda Kerr, Evan Spiegel y su boda de revista

Dos meses después de su boda, se publican en una famosa revista las imágenes del enlace entre la modelo y el fundador de Snapchat

Evan Spiegel y Miranda Kerr, el día de su boda.
Evan Spiegel y Miranda Kerr, el día de su boda. Instagram

Contrario a lo que le sucede con muchas de las bodas de las celebridades, Miranda Kerr logró mantener los detalles de su enlace en completo secreto. Una decisión que tenía como principal motivo cederle la exclusiva de su gran día a la edición estadounidense de Vogue. La modelo australiana se casó en mayo con el fundador de Snapchat, Evan Spiegel, en una ceremonia envuelta en un halo de misterio hasta ahora, cuando tanto la biblia de la moda como la misma Kerr han compartido en las redes sociales una serie de imágenes del enlace. Completamente de blanco y casi como una princesa Disney, el exángel de Victoria’s Secret escogió un diseño de Dior para dar el sí quiero.

Según Vogue, desde que se comprometió con Spiegel en juliodel año pasado la modelo fantaseó con su vestido, que quería que fuera una reinterpretación del que llevó Grace Kelly en su boda con Rainiero de Mónaco y que finalmente diseñó para ella María Grazia Chiuri. "Es un vestido que te cubre completamente y crea una sensación de pureza y misterio", cuenta en la revista la modelo, de 34 años. El vestido de manga larga, con cuello a la caja y mucho volumen fue, según las palabras de la novia, “el que había soñado” siempre.

"Me he divertido mucho con la moda, y solía ser más salvaje, libre, bohemia. Pero en este período de mi vida, mi estilo es más retraído. Mis mayores fuentes de inspiración siempre han sido Grace, Audrey Hepburn y mi abuela, que a los 80 años tiene una elegancia sin esfuerzo y se viste con un pantalón, una blusa blanca, una bufanda, un tacón bajo", explica la modelo, que ya estuvo casada durante tres años con el actor Orlando Bloom, con quien tuvo a su hijo.

Para coronar el elegante vestido, Kerr lució un tocado con incrustaciones de perlas diseñado especialmente para ella por el diseñador Stephen Jones. A la ceremonia, que la pareja quiso que fuera pequeña e íntima, solo acudieron 45 personas, entre amigos y familiares. La canción escogida por los recién casados fue When You Wish Upon a Star. El enlace, que fue fotografiado nada más y nada mes que por el reconocido Patrick Demarchelier, tuvo lugar en el jardín de su casa.

Una publicación compartida de Miranda (@mirandakerr) el

Una publicación compartida de Miranda (@mirandakerr) el

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >