Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiger Woods completa su rehabilitación

El golfista anuncia en Twitter que ha terminado "un programa privado intensivo” para luchar contra el consumo de medicamentos

Tiger Woods, el pasado mes de febrero.
Tiger Woods, el pasado mes de febrero. AP

Cuando el pasado 29 de mayo Tiger Woods fue arrestado por conducir intoxicado, después de que agentes de policía se lo encontraran dormido al volante, saltó a la luz uno de los problemas a los que estaba haciendo frente el golfista: el abuso de medicamentos para luchar contra sus dolores de espalda y sus trastornos del sueño. Tras su detención, el estadounidense, de 41 años, decidió someterse a un programa de desintoxicación, que inició el pasado 20 de junio, también para no perder la custodia de sus hijos. Ahora Woods ha anunciado que ha completado un “programa intensivo privado”.

"He completado recientemente un programa privado intensivo. Continuaré abordando esto con mis médicos, familiares y amigos, y estoy muy agradecido por todo el apoyo que he recibido", afirmó este lunes Woods en su perfil oficial de Twitter, en el que tiene 6,2 millones de seguidores. Una nota en la que no da más detalles de sus próximos pasos.

Woods ingresó en una clínica después de culpar a una inesperada reacción a medicamentos prescritos su detención el 29 de mayo cerca de su casa en Jupiter Island (Florida), cuando fue arrestado por conducir supuestamente bajo la influencia de toxinas, alcohol y marihuana. "Quiero que la gente sepa que el alcohol no estuvo involucrado", dijo entonces el golfista, cuyo informe policial afirma que dio negativo en dos pruebas de alcoholemia. "Lo que pasó fue una reacción inesperada a medicamentos prescritos. No me di cuenta de que la mezcla de medicamentos me había afectado tan fuerte", aseveró.

Tiger Woods, en San Diego.
Tiger Woods, en San Diego. AFP

El exnúmero uno del golf mundial, que tuvo que hacerse varias operaciones para aliviar un dolor de espalda permanente, fue arrestado y liberado horas después por la policía del condado de Palm Beach. Lo que sí revelaron las pruebas es que Woods había consumido una mezcla peligrosa de un sedante para la ansiedad y el insomnio y un opioide. Una mezcla de dos medicinas recetadas que las autoridades federales de salud recomiendan no consumir juntas, según el informe médico.

Tiger Woods, ganador de 14 majors, no ha jugado de manera profesional desde que se retiró de un torneo en Dubái en febrero. El vencedor de 79 torneos del circuito de la PGA estadounidense ha competido únicamente en 19 eventos desde finales de 2013, registrando un top 10 durante ese período. Su última victoria en un Grande fue el US Open en 2008. Y ni siquiera la semana pasada se dejó ver en un torneo benéfico para recaudar fondos para su fundación.