Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Senderismo de verano

Vereda de la Estrella, un paseo por el 'Himalaya' andaluz

La senda que sube desde el valle del Genil a Sierra Nevada por debajo de la cara norte del Mulhacen es una de las más bellas rutas senderistas de Andalucía

Vereda de la Estrella, un paseo por el 'Himalaya' andaluz

Mucho antes de que llegara el esquí y mucho antes de que se construyera la estación invernal de Sierra Nevada, los aficionados a la montaña granadinos ya subían a “la sierra”, como siempre se le ha llamado aquí a la montaña que enmarca la postal perfecta de Granada. Pero lo hacían por un acceso muy diferente del que se hace ahora: por la entrada natural a la montaña a través del valle del río Genil.

Aprovechaban un viejo ferrocarril de vía estrecha, el Tranvía de la Sierra, que estuvo en funcionamiento entre 1925 y 1974. Salía de Granada capital, pasaba por Güejar-Sierra y tenía su parada final en el barranco de San Juan, en la cabecera del río Genil. Hoy la vieja plataforma desmantelada, ya sin railes ni guardavías, sigue siendo un buen acceso hasta el barranco de San Juan, punto de inicio de la Vereda de la Estrella, una de las rutas senderistas más bellas y espectaculares de Andalucía.

Vereda de la Estrella, un paseo por el 'Himalaya' andaluz

La Vereda de la Estrella es en realidad una antigua pista de acceso a varias minas que desde época árabe se explotaron en esta vertiente norte de Sierra Nevada. El camino fue construido en 1890 para facilitar el tránsito de carros cargados con galena y pirita. La llegada del tranvía en 1925 supuso una reactivación de la actividad minera en el valle y del tránsito de recuas de acémilas por la pista, pero la desaparición del tren llevó también al abandono completo de la extracción.

La vereda quedó allí, muda e inservible, hasta que los senderistas la reactivaron para internarse en el corazón de la sierra a través de unos de los parajes más bellos que se puedan imaginar. El Veleta, el Mulhacén y el Alcazaba, con sus crestones cubiertos de nieve buena parte del año, envuelven la ruta con un decorado más propio del Himalaya que de Andalucía.

La senda empieza en el aparcamiento del merendero Barranco de San Juan. Avanza con un desnivel moderado en paralelo al cauce del Genil, que se precipita más abajo, entre rocas y troncos arrancados por las crecidas. La pista atraviesa frondosos bosques de robles, castaños y arces mientras zigzaguea por la ladera para salvar varios arroyos laterales. A una hora y media aparece al fondo la gran vista panorámica que ha hecho famosa a la Vereda de la Estrella: la cuerda de tresmiles del Alcazaba, el Mulhacén y el Juego de Bolos, tres de las imponentes cumbres de la sierra que ponen un telón blanco de nieve y negro de roca que se eleva hasta 3.400 metros de altitud, sumiendo al caminante en un mundo vertical de crestones y agujas.

Vereda de la Estrella, un paseo por el 'Himalaya' andaluz

Queda en pie el viejo poblado de la mina La Estrella, que da nombre a la vereda, y restos de otras explotaciones: La Probadora y La Justicia.

Poco después de estos poblados el valle se ensancha momentáneamente en la confluencia de tres arroyos, en una zona de prados conocida como Angostura del Real. La vereda baja por fin al río y permite, si el tiempo acompaña, un baño o un descanso en sus riberas. Uno de los tres valles, por el que desagua al arroyo Valdecasillas, enmarca el majestuoso perfil del Alcazaba (3.371 metros). La senda gira y se introduce pegada al cauce por el barranco de Valdeinfierno en busca de la base del Mulhacén.

Tras tres horas de marcha se llega a Cueva Secreta, el final de la senda, que coincide con un abrigo de piedra utilizado como refugio desde tiempos remotos por pastores y recolectores de plantas aromáticas. Los montañeros lo utilizan ahora como vivac en su marcha de aproximación hacia la cara norte del Mulhacén. Hay que reconocer que Cueva Secreta es un punto vulgar y poco atractivo, más aún si se piensa en los magníficos paisajes dejados atrás. Pero a partir de aquí el valle se va cerrando y la senda se encrespa ya en un pronunciado desnivel que lleva al collado y laguna de la Mosca, preludio de la cara norte del Mulhacén. Si no se anda sobrado de tiempo es mejor darse la vuelta en la Angostura del Real.

Datos prácticos

Vereda de la Estrella, un paseo por el 'Himalaya' andaluz

Cómo llegar: al inicio de la carretera que sube a la estación de esquí de Sierra Nevada desviarse hacia Güejar Sierra. Una vez allí, una pista asfaltada y muy estrecha señalizada como río Genil-Charcón lleva al merendero del barranco de San Juan, inicio de la senda.

Distancia: 18 kilómetros (nueve por sentido).

Tipo de sendero: ida y vuelta.

Horario total: Tres horas de ida y dos horas y media, de vuelta.

Época: todo el año, pero especialmente recomendable a finales de invierno y primavera, cuando la nieve aún cubre las cimas de Sierra Nevada

Desnivel: 575 metros.