Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tino de Parchís: "En la última etapa me fijaba en los escotes de las niñas o en sus madres"

Se ha iniciado una campaña de crowdfunding para financiar un documental que contará al detalle la historia de la banda infantil más célebre en los ochenta de España y Latinoamérica

Parchis

Nadie podía imaginarse que un simple anuncio en el diario que buscaba a niños y niñas con dotes artísticas de entre 8 y 12 años llegaría tan lejos. El extinto sello barcelonés Discos Belter, de esta forma, dio con cinco críos que en tiempo récord no sólo se convirtieron en estrellas en nuestro país, sino también en ídolos de masas en Latinoamérica. Bajo el nombre de Parchís entre 1979 y 1983 (su etapa dorada, a pesar de que el juego se estiró unos pocos años más) Tino, Yolanda, Gemma, David y Óscar (éste último sustituido por el pelirrojizo Frank como la segunda ficha azul) superaron con creces el fenómeno de Enrique y Ana y trabajaron sin apenas descanso recorriéndose medio mundo y acumulando millones de fans allá por donde pasaban.

Su historia, sin duda, es de esas que deben ser contadas con todo lujo de detalles. Y es por ello que ahora, el festival de cine musical documental In-Edit, tiene en mente tirar adelante una cinta propia sobre la banda infantil dirigida por Daniel Arasanz (director de El Peor Dios y Venid a las Cloacas: La Historia de la Banda Trapera del Río) y con guión de Richard Royuela, actual editor de la revista Rockzone, y Jordi Meya, quien dirige la misma publicación. Aunque eso sí, el proyecto únicamente se hará realidad tal como está pensado si se alcanzan los 40.000 euros que se han marcado de tope en un crowdfunding que estará activo durante un mes. “Si te soy sincero ni se me ha pasado por la cabeza un plan b en el caso de que no se consiga esta cifra, pero el interés que ha generado esta campaña de micromecenazgo nos ha hecho comprobar las ganas que realmente hay para que llegue a buen puerto. Sabemos que es algo ambicioso, aunque partimos de la base de que esta historia no puede ejecutarse en condiciones en términos de producción sin un tratamiento de calidad”, confiesa Royuela, quien precisamente hace cinco años tuvo la idea del documental después de comprobar como su hija pequeña se volvía loca escuchando a la banda en casa, al igual que a él mismo le ocurrió cuando apenas levantaba un par de palmos del suelo.

“No nos dio tiempo a tener ningún coma etílico ni nada por el estilo”, Tino de Parchís

Más allá de la imagen naíf y hasta kitsch que Parchís sigue generando en el imaginario colectivo décadas después de su disolución, pocos son los que en la actualidad recuerdan su poderío mediático. Protagonizar siete películas en apenas tres años y reventar las taquillas está al alcance de muy pocos, y ya no digamos cuando eso ocurre a una escala internacional sin parangón por entonces. Tal como Arasanz afirma “con este documental quiero encontrar respuestas acerca de cómo consiguieron llegar a ser tan grandes tanto aquí como en América. Los temas, para la época, eran auténticos pelotazos que tenían detrás autores como Juan Pardo o Ramón Cubero, que ejercía de director musical. Aparte, la idea que Discos Belter tuvo de crear un mecanismo de identificación tan sencillo como el de las fichas del parchís para conectar con los niños fue de lo más efectiva. Una de las cosas que más me han sorprendido durante estos meses en los que nos hemos estado documentando es que, incluso en Perú, se vendieron galletas con sus caras”. Bendito marketing.

Sin necesidad de “darle un enfoque muy paternalista, condescendiente o de pobrecillos”, tal como apunta el director, el documental pretende dar las claves del auge y la repentina desaparición del grupo. Sin ir más lejos, lo más morboso que está previsto contarse son los problemas económicos contractuales (los protagonistas de la historia, y sus familias por consiguiente, percibieron menores cantidades de lo que podrían haber llegado a aspirar) que sufrieron porque tal como la famosísima ficha roja, Tino, revela, “más allá del trabajo intenso me siento todo un privilegiado por haber podido ver mundo tan joven más allá de los libros de geografía e historia. Sólo puedo tener palabras de agradecimiento por mucho que no todo fuera perfecto”.

Tirando de leyendas urbanas, ¿qué hay de cierto pues de esos rumores que durante años afirmaban que durante sus maratonianas giras latinoamericanas hubo excesos más propios de una estrella del rock que de una banda infantil? “Yo era el mayor de todos y en la última etapa que estuve confieso que mi cuerpo y mi naturaleza me indicaban otro tipo de cuestiones. Me fijaba en los escotes de las niñas o en sus madres. Pero no. Ahí no pasó nada más. Sí que hemos hecho alguna que otra trastada típica de niños en los hoteles, pero no nos dio tiempo a tener ningún coma etílico ni nada por el estilo. Ya ves las orgías desenfrenadas que podíamos montar”, dice Tino, que lleva veinte años felizmente casado y aún sigue dedicándose a la música desde la sombra.

Con la excusa de que Yolanda y David, la ficha amarilla y blanca respectivamente, cada año por estas fechas vuelven a España para visitar a sus familiares y amigos (ella tiene una exitosa carrera como actriz en México gracias a Televisa, mientras que él reside en Suecia desde hace años), los antiguos Parchís siguen estando en contacto y recordando sus batallitas de adolescencia. Lejos queda ya aquella marcha repentina de Tino en 1983 para iniciar su carrera en solitario. No hay reproches. “Para mí fue un paso natural”, recuerda él, “ya que sentía la necesidad de quitarme el mono rojo y cantar otro tipo de canciones. La discográfica me lo puso a huevo, pero cuando tuve que hacer la mili en Zaragoza, obviamente, todo se paró y cambió”.

De llegar a buen puerto esta campaña de crowdfunding podrá disfrutarse del documental a finales de 2018, con un pre-estreno en Barcelona y Madrid y la emisión del mismo en diciembre a través de Movistar+ coincidiendo con el cuarenta aniversario del grupo. Así que ya sabes: sólo si aportas tu granito de arena vas a poder revivir parte de tu añorada infancia.

Crowdfunding: https://www.verkami.com/projects/17964-parchis-el-documental

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información