PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Impostores

“Miro a toda esta gente y pienso, ¿qué diablos hago yo aquí? Esta gente ha hecho cosas extraordinarias"

El astronauta Neil Armstrong, en 1969.
El astronauta Neil Armstrong, en 1969.cordon press

Pongamos que tienes trabajo y disfrutas de una etapa de éxito, doblemente afortunado. Por tus logros profesionales acudes a una fiesta con invitados apasionantes: científicos, artistas, investigadores, escritores… ¡Incluso gente que ha descubierto cosas! Llegas al sarao y empiezas a sentir que en cualquier momento alguien se va a dar cuenta de que tú ahí no pintas nada. Empiezas a charlar con otro invitado. Os hace gracia que sois tocayos y, hablando un poco de todo, te suelta: “Miro a toda esta gente y pienso, ¿qué diablos hago yo aquí? Esta gente ha hecho cosas extraordinarias. Yo sólo fui donde me mandaron”.

El escritor Neil Gaiman ha rescatado en un post esta anécdota del día que conoció al astronauta Neil Armstrong. Contestaba así a un fan que le preguntaba si alguna vez había sentido el llamado Síndrome del impostor, la sensación de achacar un reconocimiento personal a la suerte y no a méritos propios. El miedo a que los demás confirmen tu sospecha de que no estás a la altura.

Puede sonar a falta de autoestima adolescente o a exceso de timidez, pero es algo frecuente entre adultos. A muchas mujeres nos pasa en entornos laborales masculinos, en parte por los estereotipos de género que aún arrastramos. Gaiman añade que se quedó más tranquilo porque si esto le pasaba al primer humano en pisar la Luna es normal que nos ocurra a todos. O a muchos. Como Martin Scorsese, que también se ha sentido impostor. No hace falta acumular el vértigo de un puñado de Oscar o de libros de éxito. La inseguridad es algo muy humano.

Sobre la firma

Lucía González

Jefa de Desarrollo de Audiencias de El PAÍS, ha sido coordinadora en 'Verne' y en la sección de local de Madrid. Antes trabajó en 'El Huffpost' y elmundo.es y se formó en las agencias EFE y Fax Press. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Analítica Digital por la escuela Kschool.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS