Johnny Depp: “Si quiero comprarme 15.000 algodones al día es mi problema”

El actor responde a sus administradores, quienes le demandaron por impago y le acusaron de llevar un alto tren de vida

Johnny Depp durante una actuación con su grupo, Hollywood Vampires, en mayo de 2016 en Estocolmo.
Johnny Depp durante una actuación con su grupo, Hollywood Vampires, en mayo de 2016 en Estocolmo.Gtres

Los antiguos administradores de Johnny Depp alegaron en una demanda que el extravagante estilo de vida del actor había sido el culpable de llevarle casi a la ruina. Y, aunque ha tardado dos meses en contestarles, el intérprete finalmente lo ha hecho y ha venido a decir que él, con su dinero, hace lo que quiere. 

Más información
Johnny Depp sorprende con su cambio físico
Depp acusa a sus administradores de incumplir durante 16 años el pago de impuestos
Johnny Depp está casi arruinado por su costoso ritmo de vida

"Es mi dinero. Si quiero comprarme 15.000 bolitas de algodón al día, es mi problema", ha respondido Depp en declaraciones al Wall Street Journal. El protagonista de Eduardo Manostijeras y la saga Piratas del Caribe también se pregunta que por qué no le frenaron si creían que estaba fuera de control. "He trabajado muy, muy duro durante muchos años y he confiado en muchas personas, algunas de ellas claramente me han decepcionado", continúa el intérprete. 

A principios de este año, Depp presentó una demanda contra Joel y Robert Mandel y su compañía The Management Group (TMG), con quienes había trabajado los últimos 17 años, y a quienes reclamaba 23 millones de euros. Además, a finales de marzo interpuso otra denuncia donde los acusaba de incumplir durante 16 años el pago de impuestos. "Hemos demostrado definitivamente que TMG sistemáticamente falló en pagar los impuestos del señor Depp durante 16 años consecutivos, provocando por lo menos 8,3 millones en multas para el señor Depp", afirmó entonces su abogado, Adam Waldman.  

Por su parte, TMG denunció a la estrella cinematográfica por un préstamo no pagado y aseguraron que había sido su alto tren de vida el que le había llevado a la ruina: durante las últimas dos décadas, el actor, de 53 años, habría estado gastando a un ritmo de 1,8 millones de euros al mes. Entre esos gastos se incluyen, según la reclamación judicial, la compra de un yate por 16,6 millones de euros, 45 coches de lujo y un gasto de casi 640.000 euros al mes entre vinos, aviones privados y el mantenimiento de una plantilla de 40 personas. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS