Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera esposa de Trump hace negocio contando la vida de sus hijos

La madre de Donald Jr., Erik e Ivanka Trump anuncia un "libro sin filtros"

Ivana y Donald Trump en Nueva York durante los años ochenta.
Ivana y Donald Trump en Nueva York durante los años ochenta.

Sin riesgo de ser acusada de conflicto de intereses entre el sector público y el privado, quizá la mayor beneficiada de que Donald Trump sea el presidente de Estados Unidos sea su primera esposa y madre de sus tres hijos mayores: Ivana Trump (Checoslovaquia, 1949). Ella fue, como quien dice, el principio de todo. La primera modelo que vio en ese empresario algo grosero el potencial carismático para convertirlo en una presencia estable en la alta sociedad neoyorquina de la era Reagan. La que durante 14 años de matrimonio, entre 1977 y 1992, le ayudó a forjar su imperio, le aconsejó en los momentos difíciles (acabó siendo vicepresidenta de diseño de interiores de la Organización Trump y llevando el Trump Castle de Atlantic City) y, como donde las dan las toman, le esquilmó llegado el momento del divorcio tras su sonada infidelidad con Marla Maples: 14 millones de dólares, acceso al ahora célebre club Mar-a-Lago y varias propiedades.

Era de esperar, entonces, que ahora Ivana Trump volviera a sacar la caja registradora y se colgara la medalla de haber sido el cerebro de gran parte de la operación presidencial más exitosa y disparatada de la historia reciente. La exesposa del presidente de EE UU ha anunciado que está escribiendo sus memorias. Donald Trump la apodaba como "una gran manager" y como alguien "exigente y competitiva" y, en un comunicado oficial sobre el libro —que suena a carnaza de la buena— Ivana Trump adelantó que ofrecerá "historias sin filtro de Donald Jr., Erik e Ivanka desde su niñez hasta ser primeros hijos y primera hija". Qué duda cabe de que, para una porción muy amplia de Estados Unidos, ellos son ahora un referente de éxito y, por ello, la editorial Simon & Schuster será la encargada de alumbrar lo que sin duda será un best seller que, en un país (o en un mundo) dividido, funcionará como la alternativa a esa biografía de Barack Obama por la que el expresidente se ha embolsado 60 millones de dólares.

Ivanka e Ivana Trump en los noventa.
Ivanka e Ivana Trump en los noventa.

Raising Trump también repasará la infancia de la exmodelo en la entonces Checoslovaquia comunista, donde nació hace 68 años con el nombre de Ivana Marie Zelnícková, y su periplo migratorio hasta el Nueva York vibrante de los años setenta. Pero que nadie espere un retrato de una emigrante crítica con los vetos de Trump. Ella ya se ha confesado defensora de sus políticas y estuvo presente (como también lo estuvo Marla Maples) en la toma de posesión en Washington.

Aunque seguro que en el tomo saldrán a la luz jugosos pasajes íntimos del ahora presidente de Estados Unidos, lo cierto es que la exesquiadora ya explotó esa veta, tanto al hablar de la supuesta violación intramarital de la que fue víctima en 1989, como en el libro sobre el divorcio que tituló Lo mejor está por llegar.

No hay que olvidar que la imparable Ivana Trump no ha hecho más que ampliar su fortuna desde que llevara a Donald Trump a la bancarrota, y actualmente se valora en unos 60 millones de dólares (55,8 millones de euros) entre su patrimonio y su entramado empresarial, que incluye dos líneas de moda y, ahora más que nunca, una carrera editorial.

Ivanka y Eric Trump junto a su madre, Ivana Trump, en un evento caritativo en Nueva York, en 2014.
Ivanka y Eric Trump junto a su madre, Ivana Trump, en un evento caritativo en Nueva York, en 2014.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >