Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivanka Trump, ‘made in China’

Decenas de empresas chinas reclaman el nombre de la hija del presidente de EE UU para sus productos

Donald Trump, con su hija Ivanka.
Donald Trump, con su hija Ivanka. AFP

La asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway se lanzó a recomendar en televisión al público que comprara ropa de la marca de Ivanka Trump y, aunque de dudosa legalidad según las normas federales estadounidenses, el consejo ha dado resultado: las ventas de la línea propiedad de la hija del presidente estadounidense Donald Trump se han disparado. Es una tendencia que, al parecer, decenas de empresas e individuos chinos quieren aprovechar en beneficio propio: se han apresurado a registrar variaciones del nombre de la empresaria como marcas de su propiedad.

Según la oficina del registro de marcas china, son 65 los productos registrados con el nombre “Ivanka”. Según el periódico de Hong Kong South China Morning Post, entre las solicitudes de registro de los últimos meses se encuentra una de compresas sanitarias, presentada por Fujian Yingjie Commodity Company tan solo 10 días después del triunfo electoral de Donald Trump.

Las leyes chinas permiten que los fabricantes registren como marcas nombres occidentales o sus diferentes transcripciones en ideogramas, lo que ha suscitado frecuentes demandas en los tribunales sobre violación del uso de las marcas registradas.

China reconoció la semana pasada 38 licencias comerciales para que productos y empresas del país lleven la marca Donald Trump, en sectores que abarcan de hoteles a centros de masajes. Es una decisión que ha suscitado interrogantes sobre la posibilidad de que el presidente haya recibido un trato de favor: el magnate peleó durante una década para que se le reconociera una de esas licencias.

En otro caso que recibió atención mundial, Michael Jordan trató de recuperar los derechos sobre su nombre en China durante cuatro años antes de que un tribunal finalmente se los reconociera el pasado diciembre.

Ivanka Trump con su esposo Jared Kushner y sus tres hijos.
Ivanka Trump con su esposo Jared Kushner y sus tres hijos. AP

En el caso de Ivanka, muchas de las licencias comerciales para el uso de su nombre se encuentran aún en trámite y se desconoce si se concederán o no. Tampoco está claro si las empresas quieren aprovechar la fama de la hija presidencial para aumentar sus ventas o simplemente aspiran a cobrar una pingüe suma a cambio de renunciar a la licencia que lleve su nombre.

La situación resulta irónica: la concesión de estas licencias significaría que en China se comercializarán productos con el nombre “Ivanka” que no guarden relación alguna con la hija del presidente de EE UU. Mientras, muchos de los productos legítimos de la marca que se venden en Estados Unidos han sido fabricados en China.

Pese a que Trump, durante su campaña, prometió “comprar estadounidense y contratar estadounidense”, los registros de Aduanas chinos muestran que desde las elecciones del 8 de noviembre al menos 1.600 billeteras de cuero, dos toneladas de blusas de poliéster y 23 toneladas de zapatos marca Ivanka Trump y fabricados en el país asiático han sido enviados a EE UU en 80 cargamentos, informa Afp.