Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La batalla comienza en el ‘slum’

Las megalópolis en crecimiento están reurbanizando los barrios viejos y pobres. En el caso de Bombay, los vecinos del mayor barrio chabolista temen que esos cambios les perjudiquen

  • En todo el planeta, las megalópolis en crecimiento están reurbanizando los barrios viejos y pobres. En los últimos años, el Gobierno indio ha puesto en marcha un ambicioso plan para acabar con los suburbios del país, que se están expandiendo sin control. Pero los habitantes de Dharavi, un inmenso poblado chabolista en el corazón de Bombay, se temen que los proyectos de reordenación los dejen en la calle, y tienen otras ideas sobre cuál debe ser el futuro de sus casas.
    1En todo el planeta, las megalópolis en crecimiento están reurbanizando los barrios viejos y pobres. En los últimos años, el Gobierno indio ha puesto en marcha un ambicioso plan para acabar con los suburbios del país, que se están expandiendo sin control. Pero los habitantes de Dharavi, un inmenso poblado chabolista en el corazón de Bombay, se temen que los proyectos de reordenación los dejen en la calle, y tienen otras ideas sobre cuál debe ser el futuro de sus casas.
  • Una tierra de nadie entre mundos separados. En los confines de Dharavi, la distinción entre basureros, negocios de reciclado y áreas residenciales se borra. La zona está pegada al nuevo distrito financiero de Bombai, el Complejo Bandra Kurla, todavía en construcción.
    2Una tierra de nadie entre mundos separados. En los confines de Dharavi, la distinción entre basureros, negocios de reciclado y áreas residenciales se borra. La zona está pegada al nuevo distrito financiero de Bombai, el Complejo Bandra Kurla, todavía en construcción.
  • Un hombre lee las noticias de la mañana antes de que la concurrida calle abra.
    3Un hombre lee las noticias de la mañana antes de que la concurrida calle abra.
  • Un niño practica con el cricket en un patio de Dharavi.
    4Un niño practica con el cricket en un patio de Dharavi.
  • Residentes de Dharavi haciendo cola ante un quiosco situado en una de las estrechas callejuelas de la ciudad que convierten muchas partes de la zona en un verdadero laberinto en el que los visitantes se pierden con facilidad.
    5Residentes de Dharavi haciendo cola ante un quiosco situado en una de las estrechas callejuelas de la ciudad que convierten muchas partes de la zona en un verdadero laberinto en el que los visitantes se pierden con facilidad.
  • Operaciones de lavado diario de ropa en una de las incontables callejuelas de Dharavi.
    6Operaciones de lavado diario de ropa en una de las incontables callejuelas de Dharavi.
  • Tres niños juegan dentro de un tuk-tuk, el popular taxi de tres ruedas.
    7Tres niños juegan dentro de un tuk-tuk, el popular taxi de tres ruedas.
  • Esta pareja de ancianos, Hari Bhau Shitole y Savita Hari Shitole, lleva 35 años viviendo en Dharavi. Recientemente, como parte del plan de remodelación, se han mudado a un apartamento de 30 metros cuadrados.
    8Esta pareja de ancianos, Hari Bhau Shitole y Savita Hari Shitole, lleva 35 años viviendo en Dharavi. Recientemente, como parte del plan de remodelación, se han mudado a un apartamento de 30 metros cuadrados.
  • Algunas estadísticas sin demasiado fundamento calculan que entre 500.000 y un millón de personas viven hacinadas en cuatro kilómetros cuadrados.
    9Algunas estadísticas sin demasiado fundamento calculan que entre 500.000 y un millón de personas viven hacinadas en cuatro kilómetros cuadrados.
  • Los trabajadores textiles de la empresa Speed Garment, en Dharavi, producen pantalones vaqueros vendidos en India y Oriente Próximo. El trabajo en esta habitación caliente y atestada está mal pagado, pero a menudo mejor que los trabajos de las zonas rurales golpeadas por la pobreza de las que proceden muchos de los residentes de Dharavi.
    10Los trabajadores textiles de la empresa Speed Garment, en Dharavi, producen pantalones vaqueros vendidos en India y Oriente Próximo. El trabajo en esta habitación caliente y atestada está mal pagado, pero a menudo mejor que los trabajos de las zonas rurales golpeadas por la pobreza de las que proceden muchos de los residentes de Dharavi.
  • Un hombre observa la calle desde lo alto de una escalera.
    11Un hombre observa la calle desde lo alto de una escalera.
  • Un vecino de Dharavi. En teoría, los habitantes del suburbio experimentarán una mejora significativa de su nivel de vida cuando sus oscuras habitaciones en los ruinosos edificios de dos plantas sean sustituidas por luminosos apartamentos. Ellos no se fían.
    12Un vecino de Dharavi. En teoría, los habitantes del suburbio experimentarán una mejora significativa de su nivel de vida cuando sus oscuras habitaciones en los ruinosos edificios de dos plantas sean sustituidas por luminosos apartamentos. Ellos no se fían.
  • A una persona ajena al barrio, sus estrechos pasadizos le producen la impresión de que forman un laberinto interminable.
    13A una persona ajena al barrio, sus estrechos pasadizos le producen la impresión de que forman un laberinto interminable.
  • Una familia, niños incluidos, trabajando con cerámica en Dharavi. Los cacharros de arcilla se cuecen en hornos primitivos, lo que contamina el aire de esta zona densamente poblada.
    14Una familia, niños incluidos, trabajando con cerámica en Dharavi. Los cacharros de arcilla se cuecen en hornos primitivos, lo que contamina el aire de esta zona densamente poblada.
  • Un vecino de Dharavi posa ante la cámara.
    15Un vecino de Dharavi posa ante la cámara.
  • Niños de Dharavi en una calle llena de cartones.
    16Niños de Dharavi en una calle llena de cartones.