TentacionesTentaciones

Andrea Levy con Nacho Vegas en un concierto de trap. ¿Quién da más?

La diputada del PP y el músico de izquierdas, juntos viendo a Kinder Malo y Pimp Flaco en la sala Ochoymedio de Madrid

La primera señal de alarma saltó cuando la tarde del viernes Andrea Levy compartió en Twitter la canción de los Beastie Boys No sleep till Brooklyn, acompañada de un "Ay sí" y varios emojis de amor y notas musicales. Pero bueno, ya nos tiene acostumbrados a jugar a ser alternativa, indie o cómo lo queramos llamar. La diputada del PP en el Parlamento de Cataluña lo mismo se pasea con el cantante de La Habitación Roja por la zona VIP del Festival de Benicàssim que recomienda libros de la editorial Blackie Books o admite que de adolescente era grunge. Es como la rarita en el cole del Opus, la guay de la universidad privada, la que siempre elige la música en la cabaña después de esquiar con sus amigos o la que en las bodas pide al DJ que pongan Radiohead o Deluxe.

Una política del PP y un señor volcado con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, unidos por Pimp Flaco y Kinder Malo

Lo de este fin de semana, en cambio, ha sido un poco más sorprendente, un peldaño más. Para empezar, se ha colado en el concierto de un género musical cada vez más popular pero todavía bastante nicho, como es el trap. Una corriente cuyos seguidores son notablemente más jóvenes que ella y críticos con el sistema, rebeldes o en ocasiones directamente detractores del partido en el Gobierno. Para seguir, su acompañante era ni más ni menos que Nacho Vegas, un artista insistentemente concienciado con los movimientos sociales y la lucha obrera, que ha llegado a afirmar algo así como que "cualquiera que se declare de derechas ha de ser un cretino o un cabrón", en referencia a unas declaraciones de la cantante Russian Red.

Y nada, que ahí estaban los dos en medio de la madrileña sala Ochoymedio: una política a las órdenes de Rajoy y un señor volcado con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), unidos por Pimp Flaco y Kinder Malo. Y de fondo sonando eso de "en verdad no son tan putas como tú te habías pensao, te la follas cuatro veces y piensa que os habéis casao... soy un yonqui del dinero, estoy enganchao, mi única preocupación es que el wifi esté conectao". Una estampa que así, de golpe, cortocircuita al que la presencia, te pongas como te pongas. Es como cuando vemos esos abrazos entre isralíes y palestinos pidiendo la paz... pero en mal, raro.

Kinder Malo, el artista al que fue a ver Andrea Levy con Nacho Vegas, canta: ”Os pongo los huevos de corbata me follo a los negratas, mama… mucha puta poco amor, tu mierda, loco, suena guapa … acabo de entrar y ya me salgo, acabo de llegar y ya me la estás chupando… de no follar el culo es de lo que yo me arrepiento, quiero que seas feliz esnifando pegamento

El impacto que provoca encontrarse a Andrea Levy con Nacho Vegas en un concierto de trap es quizá de grima. Extrañeza. Una pareja inconexa que, en este contexto ajeno a ellos, se convierte en un gigantesco pulpo (con cabeza de progre y cuerpo de pija) en un garaje lleno de personitas con gorra y lean, esa bebida morada que mezcla Sprite con jarabe para la tos. Son el meme del señor Burns disfrazado de Jimbo y el de Steve Buscemi, dos en uno. Son tu jefe visitiendo casual los viernes. Son dos señores nadando con manguitos en un océano adolescente. "Dame un cigarrito que me comen los nervios... despacio".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS