Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael Jordan recupera su nombre en China

El Tribunal Supremo del país da la razón al exjugador de baloncesto, que mantenía una batalla legal con una empresa por el uso de su nombre en mandarín

El mítico jugador de los Chicago Bulls, Michael Jordan, es a partir de ahora el único propietario legal de "乔丹" (qiaodan, su nombre en mandarín) en China. Hasta hace dos días, estos dos caracteres pertenecían a Qiaodan Sports Company, una empresa local de ropa deportiva que, con el tirón de popularidad de la estrella del baloncesto, se apropió del nombre mucho antes de que lo hiciera el propio interesado.

El ex jugador del baloncesto Michael Jordan.
El ex jugador del baloncesto Michael Jordan. CORDON PRESS

El Tribunal Supremo de China dictaminó este jueves que la compañía violó la ley de marcas registradas del país y el derecho de Jordan a poseer su nombre. La sentencia deja sin efecto los fallos anteriores de dos tribunales de Pekín que habían dado la razón al fabricante local, principalmente porque fue el primero en registrar la marca en el gigante asiático. El equipo legal del exjugador de baloncesto decidió apelar estas sentencias, y el alto tribunal consideró que, a pesar de que la empresa fue la primera en registrar la marca, la acción iba con una "obvia mala intención".

Cuando en los años noventa del siglo pasado Michael Jordan y Nike quisieron entrar en China con su marca Air Jordan, solamente registraron la palabra "Jordan", en inglés. Años después, Qiaodan Sports registró tanto el nombre de la estrella en caracteres chinos como su versión en pinyin, la transcripción fonética del mandarín en el alfabeto latino. Y la estrategia de la compañía no se ha basado simplemente en usar el nombre del jugador de la NBA, sino que su logotipo es también muy similar a la silueta negra del jugador, con el balón en la mano y dando un salto hacia la canasta, que aparece en los productos de Air Jordan. También ha utilizado el número 23 -el dorsal del jugador- en varias de sus prendas.

En un comunicado, el deportista se mostró satisfecho por el dictamen del alto tribunal. "La decisión asegura que mis seguidores y consumidores en China saben que Qiaodan Sports y sus productos no tienen ninguna conexión conmigo (...) Nada es más importante que proteger el nombre de uno mismo, y el fallo muestra la importancia de este principio", reza el texto. La batalla legal de Jordan en China ha durado cuatro años.

Se trata, sin embargo, de una victoria parcial. La sentencia no prohíbe a Qiaodan Sports seguir utilizando el nombre de Michael Jordan en pinyin porque los jueces han considerado que no hay evidencia suficiente de que los consumidores chinos asocien esta versión con el jugador. Es decir, la empresa de ropa deportiva deberá modificar su nombre en caracteres chinos, pero podrá seguir usando literalmente la palabra "Qiaodan" en sus productos. Tampoco está obligada a modificar el logotipo ni otros elementos de la marca más que inspirados en la trayectoria del jugador. La compañía, con más de 6.000 tiendas en el país, ya ha dicho que acatará la sentencia.

Uno de los productos de Qiaodan, con un logotipo muy similar al de Air Jordan.
Uno de los productos de Qiaodan, con un logotipo muy similar al de Air Jordan. AFP

El dictamen del alto tribunal, que fue retransmitido de forma inédita a través de la página web del organismo, es un punto de inflexión en la defensa de los derechos de propiedad intelectual de personalidades y empresas foráneas porque podría crear jurisprudencia. "Creo que la decisión tiene un enorme impacto social y sienta un precedente alentador para las compañías extranjeras. Creo que poco China va mejorando la protección de la propiedad intelectual", asegura Zhao Lin, abogado de CCPIT, el mayor bufete del país de esta especialidad.

Marcas como Apple, New Balance, Tesla o Starbucks están en procesos similares. Otras, como BMW u Oracle, decidieron simplemente escoger un nombre en chino totalmente distinto del occidental para evitar entrar batallas legales que duran años y pocas veces acaban resolviéndose a favor de la parte extranjera. Hace unos meses, Apple perdió la exclusividad de la marca iPhone ante una empresa de bolsos y otros artículos de piel.

Si bien China ha hecho esfuerzos en este ámbito con la creación de tribunales específicos para lidiar exclusivamente con casos de falsificaciones, el país asiático sigue siendo el mayor refugio del planeta para la producción y distribución de productos falsos, según datos de la OCDE. Con cada vez más innovación dentro de sus fronteras y el objetivo de convertirse en una potencia puntera en sectores de alto valor añadido en la próxima década, la defensa de la propiedad intelectual es aún uno de las tareas pendientes del país.

Más información