Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La princesa Aiko de Japón lleva un mes sin ir a clase por enfermedad

La hija del heredero al trono nipón, de 14 años, sufre fatiga y apenas puede mantenerse en pie

La princesa Aiko de Japón no pasa por sus mejores momentos. La única hija del heredero al trono, el príncipe Naruhito, y su esposa, la princesa Masako, no ha acudido al instituto durante el último mes por una serie de problemas de salud, sobre todo fatiga y falta de apetito, según informó la Agencia de la Casa Imperial. La nieta del emperador Akihito, que cumplirá los 15 años este diciembre, habría acusado el cansancio de la época de exámenes y de un entrenamiento para una competición deportiva en el mismo centro educativo.

Aiko ha faltado a clase desde el 26 de septiembre y durante este tiempo ha estado descansando en la residencia Imperial. La princesa se ha quejando de dolor de estómago y mareos que se atribuyen a la citada fatiga. Hace aproximadamente tres semanas su madre la llevó al hospital, pero los médicos no le encontraron ninguna dolencia en particular. "La princesa no tiene que estar en la cama todo el día. Ayer mismo fue a dar un paseo por el jardín durante un rato", aseguró Nobutake Odano, alto cargo de la Casa del Príncipe Heredero, a la agencia oficial Kyodo. También tiene tiempo para leer libros, estudiar y escuchar música.

El príncipe Naruhito, su esposa Masako y su hija Aiko, en la estación de tren en Matsumoto, en agosto de este año.
El príncipe Naruhito, su esposa Masako y su hija Aiko, en la estación de tren en Matsumoto, en agosto de este año. Cordon Press

La Casa Imperial no quiso especificar cuándo volverá a la prestigiosa escuela femenina de enseñanza secundaria Gakushuin, porque aunque su condición ha mejorado, "puede tardar más tiempo en recuperarse", según Odano. Hace seis años la princesa tuvo que dejar las clases durante un breve periodo, estaba en la escuela primaria, a raíz del acoso escolar del que era víctima junto a otras compañeras. Una vez solucionados estos problemas, Aiko no había sufrido contratiempos importantes y la Casa Imperial había subrayado su buena adaptación a la secundaria y su cada vez mayor participación en las actividades sociales y deportivas del centro.

Su madre canceló la semana pasada un viaje oficial debido al cansancio acumulado tras cuidar de su hija. La misma Masako sufre altibajos en su salud desde hace más de una década por lo que la Casa Imperial califica de "problemas de ajustes relacionados con el estrés". La esposa del príncipe heredero ha sufrido una grave depresión a causa de, según los expertos, la rigidez del protocolo y las presiones que ha recibido por no haber podido concebir un hijo varón que asegure la línea sucesoria. Sus apariciones en público son contadas.

La princesa Aiko, en su residencia de Tokio.
La princesa Aiko, en su residencia de Tokio. cordon press

En Japón está vigente la Ley Sálica, por lo que solamente los varones pueden acceder al Trono del Crisantemo. Tras el príncipe Naruhito, el siguiente en la sucesión es Hisahito, de 10 años, hijo del hermano menor del actual heredero y primo de Aiko. Para que Aiko pueda llegar algún día a reinar se necesita cambiar la ley sucesoria, algo que por ahora -ni siquiera con la futura abdicación de Akihito entre manos- no está entre los planes del Gobierno nipón.