Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliver Stone: "Snowden es proamericano, un gran patriota"

Entrevistamos al director y hablamos sobre la película que devuelve a la actualidad al mayor filtrador de nuestros días, 'Snowden'. El estreno será el próximo 14 de octubre

Pincha para ver el tráiler de la película 'Snowden'.

Para Oliver Stone, el mundo está fuera de control. Pero no es algo nuevo; simplemente va a peor. Cuando, en julio de 2013, Edward Snowden reveló miles de documentos y probó que EE UU espiaba a millones de ciudadanos en todo el mundo con el terrorismo como excusa, su desconfianza aumentó aún más. "El gobierno miente todo el rato. Y lo seguirá haciendo", dijo el director de Nacido el 4 de julio o JFK durante la presentación en el Festival de Toronto de su última película, Snowden. Una "patata caliente" con la que fue de estudio en estudio hasta que alguien aceptó el riesgo. Él mismo tuvo dudas al principio porque, aunque siga creyendo en la necesidad de un cine así, cada vez es más cínico sobre su impacto. Ya ni siquiera se enfada al hablar de política. Pero sigue combatiéndola como cineasta.

Fue a ver a Edward Snowden a su exilio en Moscú nueve veces, ¿cómo hizo el primer contacto?
Me contactó su abogado en Rusia, Anatoly Kurechena, que también escribió un libro de ficción sobre él. Unos meses antes ya me había contactado Glenn Greenwald [el periodista de The Guardian que ayudó a Snowden a publicar los documentos], a quien conocía y admiro. Me llamó porque iban a comprar su libro en Hollywood y quería consejo. Creo que quería decirme si estaba interesado en hacerla yo. Pero no lo estaba. Era algo demasiado cercano a la actualidad, y eso significa demandas. Admiraba a Snowden, pero no quería involucrarme como un dramaturgo. He tenido demasiadas controversias ya. Así que pasaron dos o tres meses y recibí la invitación para visitarle en Moscú. Y fui. Aunque cauteloso. Él también lo estaba.

Portada de la película 'Snowden'.
Portada de la película 'Snowden'.


¿Por qué iba cauteloso? ¿Desconfiaba?
Porque no quería involucrarme en algo que pudiera ser un caos. No sabía lo que estaba pasando bajo la superficie. Además, el suyo es un mundo muy secreto, paranoico. Nadie escribe sobre la NSA. Ni hace películas sobre ella, a no ser que sea una fantasía, como Enemigo público o las pelis de Bourne. Así que acabé conociendo bien a Snowden y confiando en él. Y creo que él confía en nosotros. Fueron seis meses de visitas y otros seis de escribir el guión. A principios de 2015 teníamos el primer borrador, pero acabamos tirando como el 50% de nuestra investigación. Era demasiado complicado y teníamos que hacer una película para llegar a más gente. Con esta cantidad de dinero no haces un documental.

¿Por eso hizo la película, a pesar de que el documental de Laura Poitras estuviera tan cercano, para llegar a más gente?

Bueno, no exactamente. La hice porque la historia me atrapó. El desafío era contarla de una manera interesante y, para mí, el documental no satisfacía ese reto. Al meterte en su piel, con actores, consigues contar muchas más cosas.

¿Cuándo empezó a confiar plenamente en Snowden?

Vi que era alguien honesto. Es como un boy scout. Tiene unos principios muy arraigados. Es muy proamericano, un gran patriota. La constitución significa algo para él. Es fiel a ella por encima de todo, no a la NSA. Le admiro. A esa edad, 29 años, expresar tu conciencia y abandonar tu vida implica tener un valor extraordinario. Me recordó al personaje de Tom Cruise en Nacido el 4 de julio, que también era muy joven.

Oliver Stone durante el rodaje de 'Wall Street: El dinero nunca duerme' en 2010.
Oliver Stone durante el rodaje de 'Wall Street: El dinero nunca duerme' en 2010.

Le llama patriota, pero para mucha gente es un traidor.

Su concepto de lo que es bueno para su país es mucho más realista que el que tiene mucha gente que lo gobierna. A él le importa de verdad. Su novia, que juega un papel fundamental en su vida, fue quien le enseñó que no tienes que estar de acuerdo con tus políticos para ser un patriota.

En un momento en la película, Snowden dice que pensó que Obama iba a hacer las cosas mejor. Sí, en 2008. Pero las reformas jamás llegaron. Por eso soltó los documentos en 2013, después del segundo mandato de Obama, porque sabía que las cosas no iban a cambiar.

¿Comparte su opinión?

Absolutamente. Las revelaciones de Snowden me decepcionaron. Sospechaba que la administración Bush lo hacía, pero, y esto es muy gordo, la de Obama lo llevó aún más lejos. No estaría mal que viera la luz y le perdonaran. Snowden lo ha dicho: si tuviera un juicio justo, volvería. Quizá la película, como el documental, ayuden. Pero seguramente le tratarían como a Manning.

No podemos confiar en los políticos.

Nunca confiaría en un gobierno. El gobierno es una mentira. Cuanto mayor sea, más probabilidades de que mienta. Especialmente en EE UU, porque se libran de todo. Ha habido infinitas guerras y siguen mintiendo sobre sus orígenes.

¿Es EE UU el matón y abusón del mundo?

Absolutamente. Ningún otro país va empujando a otros como lo hace EE UU. Y ni siquiera esconden que lo hacen. Están escondidos a plena vista. No dejan de hacerlo.

Snowden, la visión de Oliver Stone sobre el exagente de la NSA, se estrena en cines el 14 de octubre.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información