Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

Una macroencuesta selecciona los siete platos más populares de nuestra cocina. ¿Estás de acuerdo?

¿Paella o marmitako? ¿gazpacho andaluz o manchego? ¿cachelos o papas? Si el general De Gaulle sentenció que era imposible gobernar a un país con 246 tipos de queso, más difícil aún parece ponerse de acuerdo sobre cuáles son las delicias gastronómicas representativas de un país como España, donde solo de cocido debe de haber tantas variedades como municipios.

Misión imposible... ¿o no?

Una empresa de seguros -con la colaboración de la Federación Española de Hostelería y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación- acaba de publicar los resultados de una encuesta sobre las maravillas gastronómicas de España, hecha con la intención de animar la candidatura de la gastronomía española a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Según los organizadores votaron vía internet más de 70.000 personas, que decidieron que los platos o materias primas más representativas de este país con 44 millones de cocineros aficionados que juran hacer la mejor paella del mundo son los siguientes. Viajamos en su búsqueda:

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

1. Papas arrugadas

Dónde: Islas Canarias

Según la encuesta el top de la lista lo ocupa esta insignia de la gastronomía canaria. ¿Acertado o no? El caso es que las papas arrugas son una delicia más adictiva que las pipas y se encuentran en todas las islas. Estas papas pequeñas originales de Canarias se hierven con poco agua y mucha sal hasta que queden con una fina costra por encima. Que nadie piense que es solo comida de pobres: ¡las papas negras están a 8 eurazos el kilo!

Se han quedado fuera de la selección final platos como el gazpacho, la fabada o el cocido.

Para probarlas. En Tenerife las hacen muy buenas en el bar Cine, en Los Cristianos (Arona). También en La Cofradía (La Laguna), el Bodegón Matías (La Orotava) y el mesón Los Gemelos (Puerto de la Cruz). En la isla de El Hierro, en el restaurante La Pasada. En Gran Canaria, en El Encuentro (Teror) y en La Marinera (Las Palmas)

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

2. Jamón ibérico

Dónde: en la sierra de Huelva, en Guijuelo (Salamanca), las dehesas extremeñas y Los Pedroches (Córdoba)

Hombre... éste estaba cantado. El ibérico es la joya de la gastronomía, sin lugar a controversia. De hecho, Obama se fue con un jamón ibérico debajo del brazo cuando visitó España, cortesía de Mariano. Pero nunca un apelativo fue tan mancillado y maltratado como éste: pese a que la legislación es clara (ibérico solo es cuando tiene un mínimo de 50 % de pureza de cerdo aza ibérica) en muchos bares y restaurantes te la meten doblada en cuanto te descuides.

Para probarlo. En el propio pueblo de Guijuelo las fábricas suelen tener tiendas que funcionan con horario comercial. Una de ellas es Simón Martín, en la que además de adquirir jamón con D.O ofrecen el Jamón Tour, una experiencia pensada para conocer de primera mano la elaboración del producto. Julián Martín también dispone de tienda con venta al público en la calle principal de Guijuelo.

En Huelva podemos acudir a algunas de las siguientes bodegas recomendadas en la página web de la Denominación de Origen de Huelva: Juan Pedro Domenecq (Aracena), Hermanos Velázquez Jabugo (Aroche), Jamones Eiriz (Corteconcepción) y Montesierra y Sánchez Romero Carvajal (Jabugo)

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

 3. Pulpo a la gallega

Dónde: en toda Galicia

El top 3 es el emblema de Galicia. Aunque personalmente me reservo mi opinión sobre si es el mejor pulpo de España, reconozco que cuando está bien cocido es un delicatessen. La receta es asaz de sencilla: pulpo cocido, sal gorda, aceite de oliva y pimentón. El truco: “asustar” el pulpo tres veces para que quede más tierno.

Para probarlo. En  Melide, un pueblo de A Coruña por el que pasa el Camino de Santiago se ha hecho famoso por sus pulperías, en especial la de Ezequiel, al que los peregrinos le han hecho rico. En La Coruña es famoso el de A Pulpeira de Melide (en la Plaza de España). Aunque lo mejor es probarlo al aire libre en algunas de las muchas fiestas y ferias de los pueblos gallegos, a las que llegan las pulpeiras profesionales con sus calderos de cobre. Es famosa la de Carballiño, que fue el pasado 11 de agosto. Si te la perdiste, todavía estás a tiempo de pasarte por la Festa do Polbo de Palmeria en Ribera este fin de semana -27 y 28 de agosto- y por la XIX edición de la fiesta de Isla de Arousa, que se celebrará entre el 2 y el 4 de septiembre.

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

4. Paella

Dónde: Comunidad Valenciana

Inclusión obvia, aunque lo que me extraña es que quedara solo en cuarta posición, siendo el plato más mediático de nuestra cocina, sobre todo para los guiris, que hasta se la comen para cenar. Pero ojo: que aquí nos metemos en un jardín difícil de sortear: ¿todo arroz con cosas es paella? ¿solo se hace paella en Valencia? ¿qué lleva la verdadera paella? ¿ponerle kétchup a una paella debería conllevar penas de destierro? No seré yo quien entre a este trapo.

Para probarlas. Hay infinidad de sitos, pero os recomiendo la de conejo a la leña de restaurante Elías, en Xinorlet, una pedanía de Monóvar (Alicante). En Valencia capital: Casa Carmela, donde la preparan desde 1922 con fuego de leña de naranjo; también al estilo más tradicional la sirven en El Famós. Otro de los grandes referentes de paellas valencianas es La Marcelina.

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

5. Tortilla de patatas

Dónde. En toda España

La humilde tortilla de patatas unifica más a este país que La Roja. La puedes encontrar en cualquier sitio y es el verdadero emblema de la cocina popular española. Lo que parece mentira es que una receta tan sencilla y con escasos ingredientes (patata y huevos) se pueda hacer de tantas maneras… incluso mal. En muchos bares de Madrid la perpetran hasta extremos insospechables, quedando con más apariencia de ladrillo que de manjar.

Para probarlas. La localidad de Betanzos (A Coruña) tiene fama de ser el pueblo con las mejores tortillas de patatas de España. Su estilo es característico, pues apenas se cuaja el huevo. Algunos de los locales más conocidos son O Pote, La Casilla y Casa Miranda.

En Madrid, en el restaurante Támara Lorenzo y Sylkar, uno de los locales de mayor fama de la capital para la tortilla. También en La Ardosa y La Penela. En el Bar Sagartoki (Álava) no solo la preparan, sino que la congelan y la puedes comprar por internet para comértela en tu casa.

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

6. Quesada pasiega

Dónde: Cantabria

Como su nombre indica, es un postre típico de los valles pasiegos (Carriedo, Luena, Cayón y Toranzo), en la comunidad de Cantabria. Se hace con leche de vaca cuajada, harina de trigo, mantequilla, huevos y azúcar ¡Una deliciosa bomba calórica!

Para probarlas: en Casa El Macho (Selaya); también en Selaya, Joselín. En Ontaneda está Casa Luca, otro de los lugares más famosos de Cantabria.

Viaje por las (supuestas) siete maravillas gastronómicas de España

7. Paparajotes

Dónde: Murcia

Este me alegra en especial por lo que me toca de murciano. Los paparajotes son el postre huertano más singular de Murcia, aunque fuera de esa región no los conoce ni Dios, por lo que me malicio que su ascenso hasta el top 7 de las maravillas gastronómicas tiene más que ver con la vehemencia con la que mis paisanos usan las redes sociales que con su fama mundial. Su elaboración no deja de ser curiosa: se toma una hoja de limonero, se reboza en una masa de harina y huevo, se fríe lentamente y luego se reboza en azúcar y canela. ¡Delicioso! Un consejo: no te comas la hoja del limonero; delatarás que no eres de Murcia.

Para probarlas. las tabernas La Pequeña, La Parranda y Pepe el Torrao, todas en la plaza de San Juan, de Murcia.