Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

François Hollande no tiene prisa por casarse

En el libro 'Conversations privées avec le président' el presidente de Francia revela que ve poco probable pasar por el altar con su pareja Julie Gayet y critica las filtraciones de su vida privada

El presidente francés, François Hollande, tras su visita a la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma.
El presidente francés, François Hollande, tras su visita a la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma. EFE

El presidente de Francia, François Hollande, ve poco probable pasar por el altar, una opinión que comparte con su pareja, la actriz Julie Gayet. En Conversations privées avec le président, (Conversaciones privadas con el presidente), el libro que acaba de salir publicado, el mandatario además ha criticado las filtraciones a los medios sobre su vida privada.

"¿El matrimonio? No me opongo por principio, aunque llega una edad en la que es menos probable. Pero es posible, sí...", dice en esa obra publicada este miércoles y del que el semanario Le Point difundió hoy algunos extractos. El presidente, de 62 años, no se casó ni con la actual ministra de Medio Ambiente Ségolène Royal, madre de sus cuatro hijos, ni con la periodista Valérie Trierweiler, con quien mantenía una relación cuando en enero de 2014 se dio a conocer su noviazgo con Gayet, de 44 años. 

Julie Gayet, en el festival de Cannes.
Julie Gayet, en el festival de Cannes. Cordon Press

El romance salió a la luz cuando la revista Closer publicó un reportaje fotográfico de sus encuentros y, en noviembre de ese año, Voici llevó a su portada imágenes de ambos charlando en un patio interior del Elíseo.

Hollande carga en ese libro contra la vigilancia de la que siente haber sido objeto en la sede de la presidencia y acusa a conocidos de la exprimera dama Carla Bruni, casada con el exjefe de Estado Nicolas Sarkozy, de estar detrás de esas fotografías de Closer en las que él aparecía con Julie Gayet. Hace notar que cuatro de los cinco empleados del ala privada del Palacio del Elíseo, desde donde se tomaron las imágenes, habían trabajado con Sarkozy en el ministerio del Interior. Aunque precisa que no los despidió porque no quiere "incriminarlos sin pruebas", añade: "De lo que estoy seguro, en cambio, es de que pasó por la agencia de un fotógrafo cercano [a Bruni]".

Valérie Trierweiler y François Hollande, en París en febrero de 2012.
Valérie Trierweiler y François Hollande, en París en febrero de 2012. cordon press

Hollande considera chocante esa "especie de vigilancia" de su figura, y que se filtren en los medios detalles de su agenda privada.

"El problema no es tanto que periodistas tuvieran acceso al Elíseo, sino que un miembro del personal les haya dado el papel oficial. No deja de ser perturbador que haya personas reclutadas por Nicolas Sarkozy que actúen con esa falta de moral", concluye.

La semana pasada fue Gayet quien sostuvo que no era partidaria del matrimonio, pero que cuanto más tarde se case una pareja, mejor irá la futura vida en común.