Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lujosas y polémicas vacaciones de la familia Cameron

El ex primer ministro británico, su esposa y sus tres hijos han gastado 17.000 euros en una semana durante su estadía en Córcega

David y Samantha Cameron, en Lanzarote. Cordon press Reuers Live

El verano finalmente ha llegado para la familia Cameron aunque, como últimamente ha sucedido en su vida, rodeado de polémica. El ex primer ministro británico y su esposa Samantha se encuentran en Córcega disfrutando del sol. Atrás quedaron las semanas en Cornualles, Inglaterra, ahora la pareja prefiere la isla ubicada en la Costa Azul francesa para relajarse. Eso sí, desembolsando cerca de 17.000 euros a la semana, algo que la prensa inglesa no ha dejado pasar.

Según revela el diario The Sun, los Cameron se hospedan en una lujosa villa semiprivada, con otra pequeña casa de invitados y piscina. El alquiler de la vivienda alcanza los casi 13.000 euros a la semana, según confirma el diario Daily Mail. A este monto se añaden los gastos de desplazarse con cuatro guardaespaldas, lo que según el rotativo podría aumentar el costo de sus vacaciones a 17.600 euros por su lujosa estancia.

Mientras ejercía como primer ministro británico, Cameron, su esposa y sus hijos Nancy, Arthur y Florence solían elegir destinos más económicos, como Lanzarote, Ibiza o Granada. Pero la prensa británica no solo critica las costosas vacaciones, también han desvelado el precio del bañador del político: 266 euros. El traje de baño es de la marca Orlebar Brown. El diseño es una imagen retro de 1969 del hotel du Cap Eden-Roc, ubicado en la localidad francesa de Antibes.

La familia Cameron en Ibiza.
La familia Cameron en Ibiza. cordon press

Cameron tampoco se pudo librar de los comentarios hacia su estado físico. Lo han llamado desde regordete hasta ballena azul. Las imágenes de él en bañador han remarcado su cuerpo y eso a pesar de que, según el Daily Mail, ha gastado una fortuna en contratar a un entrenador personal, algo que en su momento le trajo muchos reproches en Reino Unido.

La familia Cameron, por su parte, no ha hecho comentarios. Están descansando y quizás olvidándose, al menos por unos días, de las noticias. Pero no por mucho tiempo, porque a su regreso a Londres el ex primer ministro deberá dar algunas explicaciones, como por qué ha premiado con títulos y condecoraciones a sus empleados y aliados en el Gobierno, incluida la estilista de su esposa.

Más información