TentacionesTentaciones

Los diez mejores momentos de Mariló Montero

La presentadora se ha despedido hoy de su programa de TVE tras siete años al frente de éste. Pero sus meteduras de pata han sido antológicas. Recopilamos las mejores

Mariló Montero se ha despedido hoy mismo del programa Las mañanas de la 1, espacio que conduce desde hace siete años. La presentadora navarra deja así un hueco que en verano será cubierto por Silvia Jato pero que será muy difícil de llenar. Porque pocas personas en la televisión española actual han protagonizado tantos momentos desafortunados como ella.

Sus meteduras de pata se han convertido en todo un clásico y, cada cierto tiempo, amenizaba a su audiencia con alguna para que luego fuera  replicada en redes hasta la saciedad. En el fondo, nos da mucha pena el fin de esta etapa de Mariló, aunque estamos seguros de que encontrará proyectos que se encajen más a ella que un espacio en una televisión pública (seguro que desde Mediaset ya están llamándola). Como homenaje, recopilamos las mejores meteduras de pata de Mariló Montero.

1- ¿Qué hay dentro de un coche fúnebre?

Tras la muerte de la actriz Sara Montiel, en plena retransmisión en directo del traslado de los restos mortales Mariló se hizo una pregunta muy relevante al ver el coche fúnebre: “¿qué tiene dentro?”. La reportera alucinó tanto como todos nosotros ya que el contenido de un coche fúnebre es bastante obvio. Y triste.

2- Mariló y el ébola

En plena crisis por el virus la presentadora quiso demostrar en su programa la manera correcta de quitarse los guantes tras tener contacto con un enfermo. La cosa va bien hasta que Montero se quita los guantes a sacudida limpia. Vamos, que hubiese contagiado a todo el plató y a usted mismo a través del televisor si se descuida.

3- Confundir el Nilo con el Miño

La verdad es que el Miño es un río precioso que riega tierras gallegas, pero no tanto como el Nilo... Sin embargo, Mariló se empeña en llamar Nilo al Miño una y otra vez. La reportera, una vez más, no sabía dónde meterse.

4- QEPD

“La carta de la familia de Asunta la firma un tal Q.E.P.D”, dijo Mariló sobre el comunicado de la familia de la niña gallega asesinada. Y además lo hizo totalmente intrigada, como creyendo que estaba averiguando algo que se le había escapado a la policía. Luego reconoció su lapsus y pidió perdón, claro.

5- El ataque de los calamares gigantes

Un fuerte oleaje destruyó el Museo del Calamar Gigante (museo de nombre fascinante, por otro lado) y charlando con el director Mariló tuvo a bien preguntarle: "¿Los calamares estaban vivos?". Naturalmente no, no lo estaban. Si no se hubiese tratado de un acuario de calamares gigantes, que además viven a más de mil metros de profundidad. ¿Y se hubiese tratado del museo del tyrannosaurus rex? ¿Habría hecho Mariló la misma pregunta?

6- Los órganos de un asesino

Seguramente después de ver un capítulo de Más allá del límite Mariló se puso filosófica y se preguntó si no era peligroso llevar los órganos de un asesino. "No está científicamente demostrado que el alma no se transmita en un trasplante de órganos", dijo. Y se quedó tan pancha. ¿Recordáis ese capítulo de Los Simpson en el que a Homer le ponen el pelo de una asesino y se pone a matar a gente? Para ella era un documental.

7- "Todavía está blandita"

Con el caso de Asunta Mariló se lució de lo lindo. Hablando con una de sus reporteras, que estaba describiendo la posición del cuerpo de la niña, la presentadora soltó un "si acababa de ser asesinada todavía está blandita". Su facilidad para hablar de un cadáver como si se tratara se pan de molde fue duramente criticada, lógicamente.

8- La homofobia contra los homosexuales

Menos mal que Mariló vino a abrirnos los ojos ante una realidad sangrante: "Los que más acoso homófobo sufren es la comunidad LGTB en España", dijo un día en su programa. Sin duda, la finalidad era buena pero, Mariló, esto ya lo sabíamos. Desgraciadamente.

9- Mariló y los negritos

"Esto no es como los negritos, vamos a darles dinero. Habrá  que enseñarles a labrar la tierra", soltó otro día hablando sobre el programa de Podemos. Nos recuerda, inevitablemente, a otro lapsus de Ana Rosa Quintana muy parecido.

10- Mariló y el toro de la vega

En plena polémica sobre la festividad a Mariló no se le ocurrió nada mejor que decir que era un torneo "que se celebra desde hace miles de años". "El Toro de la Vega es una fiesta maravillosa", resumió no sin antes dejar claro que el toro "todavía no había sido agredido".  

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS