Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Liderar Europa en vez de abandonarla

Gran Bretaña tiene la oportunidad de ubicarse a la vanguardia de la próxima etapa del desarrollo europeo

El ex primer ministro del Reino Unido Gordon Brown, en un acto sobre el referéndum sobre el 'Brexit'.
El ex primer ministro del Reino Unido Gordon Brown, en un acto sobre el referéndum sobre el 'Brexit'.WILL OLIVER (EFE)

¿Puede el Reino Unido reconciliarse con ser parte de Europa? A juzgar por los recientes titulares de los periódicos británicos relacionados con el referéndum del 23 de junio para mantener o no como miembro de Unión Europea, la respuesta parece ser un rotundo "no".

Quienes están a favor de abandonar la UE han basado su campaña en el miedo a la inmigración fuera de control y a un torrente de supuestos peligros —que llegarían por barco o por bomba— para la forma de vida británica. Sus oponentes, que desean que el Reino Unido continúe siendo parte de Europa, destacan otro temor: la pérdida de empleos que dependen del comercio europeo.

Otros artículos del autor

La retórica vacía de estas plataformas ha expuesto visiones conflictivas del mundo. Quienes están a favor de abandonar la UE conjuran el espíritu de Dunkerque en 1940: una nación que se yergue sola, inmune a las flotas y los ejércitos invasores, manteniendo siempre una feroz independencia frente a Europa.

En teoría, la campaña a favor de permanecer representa a una Gran Bretaña diferente: con una mirada hacia el exterior, involucrada y orientada hacia lo internacional. Pero el Partido Conservador está terriblemente dividido sobre esta cuestión y muchos de sus voceros se han encogido bajo el fuego de los hostiles medios euroescépticos. En consecuencia, a menudo parecen promover una relación a medias con Europa: una Gran Bretaña semiseparada, en vez de completamente involucrada. Aún no se ha propuesto una justificación positiva, progresista y basada en principios para la pertenencia británica en la UE.

Los argumentos positivos son las flechas más afiladas en el carcaj de quienes desean que Gran Bretaña continúe en Europa. Para cubrir las necesidades y aspiraciones de los británicos en el siglo XXI debemos desprendernos del pasado, reconocer que el presente está definido por la globalización y que el futuro está lleno de oportunidades. Nuestra creciente interdependencia sugiere la necesidad de una mayor cooperación y coordinación internacional, y eso es precisamente lo que ofrece la UE.

Quienes están a favor de abandonar la UE han basado su campaña en el miedo a la inmigración fuera de control

Debido a que los votantes a favor de abandonarla perciben la globalización como un riesgo, buscan protección y aislamiento y exigen que volvamos a tener el "control" en casa. Una encuesta reciente —aunque no necesariamente representativa— halló que el 43% de quienes están decididos a votar lo harían a favor de abandonar la UE para recuperar el control para el Reino Unido, incluso si su situación financiera empeorase a causa de ello. Solo el 23 % no lo hizo.

Se podría perdonar a un observador casual por pensar que es imposible forjar un consenso nacional posreferéndum para un futuro europeo, pero existe una manera de avanzar. Debemos comenzar por reconocer que en un mundo cada vez más integrado e interdependiente, cada país debe encontrar el equilibrio adecuado entre la autonomía nacional que desea y la cooperación internacional que necesita.

Gran Bretaña no debiera tener que elegir entre dos absolutos: la autonomía total, que subestimaría la necesidad de cooperar con nuestros vecinos más cercanos, y la integración completa en un súper Estado europeo, que no tendría en cuenta la sostenida importancia de las identidades nacionales y la toma de decisiones a ese nivel.

Una cuestión tras otra, existe una manera de avanzar que hará que tanto Gran Bretaña como Europa sean más competitivas, democráticas y responsables. Si podemos mostrar que es posible mejorar las oportunidades, la imparcialidad, la seguridad y la prevención en Europa —y que podemos estar orgullosos de ser líderes en la agenda de reformas de la UE— es posible que comience a surgir un consenso británico.

Debemos desprendernos del pasado y reconocer que el presente está definido por la globalización

Consideremos la economía. Si equilibra la autonomía y la cooperación, Gran Bretaña podría crear 500.000 puestos de trabajo adicionales durante la próxima década. Debido a que no ha adoptado el euro, el Reino Unido mantuvo su autonomía para fijar las tasas de interés; pero la integración con el Mercado Común Europeo ha generado claras ganancias en términos de crecimiento y empleo. De manera similar, si Gran Bretaña fuera a liderar los esfuerzos para establecer un entorno de competencia equitativo para los sectores digital, energético y de servicios —especialmente los servicios financieros— podría garantizar una mayor competitividad para Europa en su conjunto.

Las reformas económicas son solo el principio. Gran Bretaña puede y debe promover una agenda que aborde las cuestiones de la eficiencia energética (a través de una unión energética y ambiental), la fiscalidad equitativa (mediante un plan que se ocupe de los paraísos fiscales) y la seguridad (con la obtención de más información de inteligencia transfronteriza y aumentando la vigilancia contra el terrorismo y la inmigración ilegal).

El proyecto británico para reformar Europa debiera ser audaz y tener visión de futuro, reconociendo la dimensión social del mercado común y profundizando la colaboración paneuropea en la investigación científica. Si abrazamos la realidad de que podemos lograr más con la cooperación que con el aislamiento, ese proyecto podría convertirse en la agenda para que el Reino Unido ejerza la presidencia de la UE en 2017 y marcar el comienzo de una época de mayor participación transfronteriza.

También podríamos aprovechar este momento de liderazgo para fomentar un enfoque más cooperativo para el desarrollo internacional y la resolución de conflictos, que incluya un moderno Plan Marshall impulsado por Europa para África del Norte y Oriente Medio.

Gran Bretaña tiene la oportunidad de ubicarse a la vanguardia de la próxima etapa del desarrollo europeo. Durante el último medio siglo posimperial, los británicos hemos luchado por encontrar un papel que se ajuste a nuestro sentido del destino. A través de la participación activa en Europa podemos mostrar que somos más que una mitad de la relación especial con América, más que un veintiochoavo de la alianza OTAN y mucho más que tan solo un miembro de una UE que no deja de crecer. El 23 de junio debemos demostrar que el futuro británico reside en liderar Europa, no en abandonarla.

Gordon Brown, ex primer ministro y canciller del Tesoro del Reino Unido, es enviado especial de las Naciones Unidas para la Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades para la Educación Mundial.

 Traducción al español por Leopoldo Gurman.

Copyright: Project Syndicate, 2016. www.project-syndicate.org

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS