Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Toro de la Vega

La mayor parte de los vecinos de Tordesillas, con el alcalde a la cabeza, están indignados con la decisión de la Junta de Castilla y León de suprimir el Toro de la Vega. Alegan que se trata de una tradición de hace siglos y que hay que mantener a toda costa. Está bien eso de mantener las tradiciones. En la época en que empezó a celebrarse el Toro de la Vega era tradicional quemar en la hoguera a las tachadas como brujas, a los herejes y a todos aquellos que no caían muy simpáticos a la Santa Inquisición. Hasta no hace muchos años era tradicional en España la utilización del llamado garrote vil. Ya que a los vecinos de Tordesillas, con su alcalde a la cabeza, les gustan tanto las tradiciones les recomiendo que repongan esas dos extintas costumbres, aunque, eso sí, las pongan en práctica solamente entre el vecindario de Tordesillas (con su alcalde a la cabeza).— José Ignacio Angulo Merino. Burjassot (Valencia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.