Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Españoles a la caza de financiación en Cannes

Los cortometrajistas Dennis García y Dani Álava cuentan para EL PAÍS VÍDEO su experiencia en el mercado del cine más grande del mundo

Dani Álava y Dennís García en el 'Short Film Corner' de Cannes. / Quality

En una esquina de los sótanos del Palais, entre la marabunta de negociadores y las proyecciones del Festival de Cannes, cientos de jóvenes cortometrajistas se dan cita para negociar y vivir la experiencia de su primera vez en el mercado cinematográfico más grande del mundo. Es el caso de los realizadores Dennis García (1993) y Dani Álava (1991), dos tinerfeños presentes en el Short Film Corner que, durante cinco días, contarán su experiencia en EL PAÍS con un vídeo diario. Están allí porque sus trabajos han sido seleccionados para mostrarse en este espacio expositivo que desde 2004 sirve como punto de encuentro de jóvenes talentos, directores de festivales y distribuidores. Y aunque el enclave no es siquiera una sección oficial, el mero hecho de estar allí les ofrecerá la oportunidad de encontrar financiación para sus próximos proyectos. "Quién me iba a decir a mí que estaría aquí con 22 años", apunta Dennis.

Desde el lunes 16 y hasta la noche de la gala, el sábado 22 de mayo, a estos realizadores les espera hablar del motivo de su visita. La carta de presentación de Dennis García es su segundo cortometraje. Infame es la historia de un compositor cuya obsesión por una melodía hace fraguar su relación sentimental hasta que comienza a vivir experiencias paranormales. La de Dani Álava es su proyecto final del Máster de Animación. The Idea Thief, codirigido junto al colombiano Juan Lozano, versa sobre un ladronzuelo que va robando ideas a los demás con sus gafas poderosas hasta que se topa con un niño que le romperá los esquemas.

El Short Film Corner es mucho más que un espacio con cientos de ordenadores a disposición de los invitados para visualizar esos cortos. El visitante tiene la opción de alquilar una sala y presentar el trabajo a un grupo de interesados, prioridad para asistir a la alfombra roja y, cómo no, posibilidad de acudir a proyecciones y talleres. “Yo no pienso perderme el Animation Day de este martes”, comenta Álava. Aunque es tanta la actividad, que la agenda de estos tinerfeños se confecciona cada día. “Lo iremos viendo”, sugiere García. Eso sí, tienen visita obligada a la Caseta de Cinema from Spain, el epicentro de la industria española en el Festival.

El cortometrajista puede buscar el negocio a través de un trabajo en producción o bien con el guion de un nuevo trabajo. García lleva el de su siguiente proyecto, del que espera llegar a un acuerdo para producirlo en España: “Quiero trabajar en Barcelona”. Álava acababa de estrenar su nuevo corto cuando Cannes anunció su selección. Por eso no lleva una propuesta concreta al Marché. “Lo que llevo es la idea”, comenta. Tan solo el año pasado, el también llamado Mercado de los Cortos contó con 3.080 personas acreditadas y 2.420 cortos de 105 países del mundo. La mayoría son anónimos, por lo que "lo importante es estar", dice Álava.

Pero no todo iba a ser trabajar. Cannes bien vale una fiesta que García y Álava quieren aprovechar. Van acompañados de Heber Martín, distribuidor de Mailuki Films, pero allí se encuentran con amigos y actores con los que ya han trabajado. “Sobre todo hay que disfrutar la experiencia”, cuenta García. Para eso han ahorrado. No han llegado al puerto en yate, sino en autobús; tampoco se hospedan en hoteles de lujo, han alquilado una habitación en la página Airbn. Ya sabían que La Croisette era un lujo y sus bolsillos son de bajo presupuesto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >