Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho libros de esta semana

Pablo Ramos, St Aubyn, Jordi Gracia o Henry James, las críticas de la semana en Babelia

  • "En cinco minutos levántate María, que fue publicada en 2010 y que ahora recupera Malpaso, es un tour de force literario del que Pablo Ramos sale bien parado. La novela es el monólogo interior de una mujer que, en su sesentena, mientras remolonea en la cama antes de levantarse, recuerda toda su vida. Junto a ella está el cuerpo de su marido, cuyo nombre nunca conocemos, pues María le llama siempre “este hombre” como expresión de un conflicto que el relato desgrana lentamente". Por LUISGÉ MARTÍN
    1Ocho libros de esta semana / La mujer que despierta "En cinco minutos levántate María, que fue publicada en 2010 y que ahora recupera Malpaso, es un tour de force literario del que Pablo Ramos sale bien parado. La novela es el monólogo interior de una mujer que, en su sesentena, mientras remolonea en la cama antes de levantarse, recuerda toda su vida. Junto a ella está el cuerpo de su marido, cuyo nombre nunca conocemos, pues María le llama siempre “este hombre” como expresión de un conflicto que el relato desgrana lentamente". Por LUISGÉ MARTÍN Ir a noticia
  • "La última novela de Melania G. Mazzucco (Roma, 1966) corre el riesgo de ser leída como un panfleto militante en favor del derecho a la adopción de las parejas homosexuales. No es que entenderla de ese modo sea un disparate, pero sí una simplificación que obvia las páginas más conmovedoras de la novela, las que se encuentran no por casualidad en el corazón del libro, en el 4º capítulo de los siete que lo componen, el titulado 'Concepción', donde esta pareja de hombres que lo protagoniza —Christian y Giose— concibe no al hijo, sino el deseo de tenerlo". Por ANTONIO OREJUDO
    2Un sentimiento visible "La última novela de Melania G. Mazzucco (Roma, 1966) corre el riesgo de ser leída como un panfleto militante en favor del derecho a la adopción de las parejas homosexuales. No es que entenderla de ese modo sea un disparate, pero sí una simplificación que obvia las páginas más conmovedoras de la novela, las que se encuentran no por casualidad en el corazón del libro, en el 4º capítulo de los siete que lo componen, el titulado 'Concepción', donde esta pareja de hombres que lo protagoniza —Christian y Giose— concibe no al hijo, sino el deseo de tenerlo". Por ANTONIO OREJUDO Ir a noticia
  • "A St. Aubyn su fama lo precede. Su buena fama. La serie de novelas, protagonizada por Patrick Melrose, es del gusto de paladares exquisitos. Con razón. Por eso, mis expectativas al afrontar la lectura de Sin palabras, una sátira sobre el mundo de los premios literarios anglosajones, son grandes. Me dispongo a disfrutar de los puntos fuertes del texto, un diagnóstico de los tics del mundo que rodea y a la vez forma parte de la literatura. El escritor es consciente de que el contexto literario, sus bambalinas, presentaciones, premios, repercusión en suplementos o colocaciones en escaparates son factores inseparables del estilo: una prosa también se cincela nutriéndose del entorno y, por ello, resultan hilarantes los fragmentos en los que St. Aubyn parodia, los géneros y usos de una literatura donde lo popular, entendido como comercial, y lo literario, entendido como exquisitez para degustadores académicos o avezados lectores, se aproximan siguiendo la lógica de la rentabilidad: engendros bestsellerescos, que mezclan tramas de espionaje con un romanticismo calentorro; o el naturalismo dialogado, el realismo semisucio, de questasmirando, novela nominada para el premio Elysian… El espejo deformante se aplica sobre posibles fragmentos de estas obras mientras el narrador se burla del gusto por los monólogos interiores traumatizados de niños sudafricanos; el bildungsroman autobiográfico; los testimonios de anoréxicas; la idea del lector como elector o el lugar común de que si Proust hoy fuera escritor nunca habría llegado a la final de un premio". Por MARTA SANZ
    3La buena letra del empollón "A St. Aubyn su fama lo precede. Su buena fama. La serie de novelas, protagonizada por Patrick Melrose, es del gusto de paladares exquisitos. Con razón. Por eso, mis expectativas al afrontar la lectura de Sin palabras, una sátira sobre el mundo de los premios literarios anglosajones, son grandes. Me dispongo a disfrutar de los puntos fuertes del texto, un diagnóstico de los tics del mundo que rodea y a la vez forma parte de la literatura. El escritor es consciente de que el contexto literario, sus bambalinas, presentaciones, premios, repercusión en suplementos o colocaciones en escaparates son factores inseparables del estilo: una prosa también se cincela nutriéndose del entorno y, por ello, resultan hilarantes los fragmentos en los que St. Aubyn parodia, los géneros y usos de una literatura donde lo popular, entendido como comercial, y lo literario, entendido como exquisitez para degustadores académicos o avezados lectores, se aproximan siguiendo la lógica de la rentabilidad: engendros bestsellerescos, que mezclan tramas de espionaje con un romanticismo calentorro; o el naturalismo dialogado, el realismo semisucio, de questasmirando, novela nominada para el premio Elysian… El espejo deformante se aplica sobre posibles fragmentos de estas obras mientras el narrador se burla del gusto por los monólogos interiores traumatizados de niños sudafricanos; el bildungsroman autobiográfico; los testimonios de anoréxicas; la idea del lector como elector o el lugar común de que si Proust hoy fuera escritor nunca habría llegado a la final de un premio". Por MARTA SANZ Ir a noticia
  • "De las tres novelas mayores (y finales) de Henry James, sólo existía una traducción fiable de La copa dorada debida a un veterano ilustre, Andrés Bosch. Ahora, por fin, aparece una excelente traducción de Las alas de la paloma, que es, para muchos, su obra maestra. Sólo nos falta una igualmente buena de Los embajadores para que James se incorpore decentemente a la biblioteca del lector español. Las traducciones mencionadas pueden ser mejorables, pero su honestidad y calidad están fuera de duda". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU
    4El mejor Henry James para el lector español "De las tres novelas mayores (y finales) de Henry James, sólo existía una traducción fiable de La copa dorada debida a un veterano ilustre, Andrés Bosch. Ahora, por fin, aparece una excelente traducción de Las alas de la paloma, que es, para muchos, su obra maestra. Sólo nos falta una igualmente buena de Los embajadores para que James se incorpore decentemente a la biblioteca del lector español. Las traducciones mencionadas pueden ser mejorables, pero su honestidad y calidad están fuera de duda". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU Ir a noticia
  • "Hay una vieja canción folklórica estadounidense, de principios del siglo pasado, que se titula Midnight Special. Su argumento describe a unos presidiarios afroamericanos que cada noche se hacinan ante las ventanas de sus celdas para ver pasar el tren especial de medianoche, en la creencia de que aquellos que consigan que la luz del tren se refleje en sus rostros lograrán pronto su libertad. Muchas cosas han cambiado desde entonces, sin duda, desde la exitosa lucha por los derechos civiles en la década de 1960 a la llegada de Barack Obama a la presidencia. Lo que Angela Davis cuenta en Democracia de la abolición es que muchos de estos cambios no han llegado a traspasar los muros de las cárceles". Por JOSÉ LUIS PARDO
    5Tren de medianoche "Hay una vieja canción folklórica estadounidense, de principios del siglo pasado, que se titula Midnight Special. Su argumento describe a unos presidiarios afroamericanos que cada noche se hacinan ante las ventanas de sus celdas para ver pasar el tren especial de medianoche, en la creencia de que aquellos que consigan que la luz del tren se refleje en sus rostros lograrán pronto su libertad. Muchas cosas han cambiado desde entonces, sin duda, desde la exitosa lucha por los derechos civiles en la década de 1960 a la llegada de Barack Obama a la presidencia. Lo que Angela Davis cuenta en Democracia de la abolición es que muchos de estos cambios no han llegado a traspasar los muros de las cárceles". Por JOSÉ LUIS PARDO Ir a noticia
  • "Una novela basada en la vida de alguien, siempre lleva a la inevitable pregunta: ¿Una novela biográfica o una biografía novelada? Esa respuesta depende del autor. Sólo él puede hacer que una u otra se acomode mejor o peor a nuestras expectativas. Pero puede ocurrir que dicha novela no sea ni una cosa ni la otra. Que sea simplemente una obra de ficción, aunque su argumento esté anclado en las profundidades de una vida. También podría ser una obra de ficción solo con que el autor supiera ver esa “ficcionalidad” en su personaje real. Que supiera transfigurarla. Precisamente esto último es lo que logra brillantemente José Morella (nacido en Ibiza en 1972, además de finalista del premio Herralde de novela de 2009) con su novela “Como caminos en la niebla”. Por J. ERNESTO AYALA-DIP
    6Vida de ficción "Una novela basada en la vida de alguien, siempre lleva a la inevitable pregunta: ¿Una novela biográfica o una biografía novelada? Esa respuesta depende del autor. Sólo él puede hacer que una u otra se acomode mejor o peor a nuestras expectativas. Pero puede ocurrir que dicha novela no sea ni una cosa ni la otra. Que sea simplemente una obra de ficción, aunque su argumento esté anclado en las profundidades de una vida. También podría ser una obra de ficción solo con que el autor supiera ver esa “ficcionalidad” en su personaje real. Que supiera transfigurarla. Precisamente esto último es lo que logra brillantemente José Morella (nacido en Ibiza en 1972, además de finalista del premio Herralde de novela de 2009) con su novela “Como caminos en la niebla”. Por J. ERNESTO AYALA-DIP Ir a noticia
  • "En el plazo de pocos años, Jordi Gracia ha escrito tres biografías importantes —las de Dionisio Ridruejo, Ortega y Gasset y, ahora, la de Cervantes— que obedecían al estudio de una “imprevista ley secreta en torno a la madurez: a dos de ellos el tiempo y la experiencia los reeducó rebelándolos contra sí mismos hasta hacerlos inequívocamente mejores mientras al otro lo estropearon (Imaginación moral y biografía, Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, 99, 2016). Como el lector supondrá, se han salvado del escrutinio Cervantes y Ridruejo, y se condenó Ortega, aunque con atenuantes de peso. Juicios tan atrevidos, sintéticos y certeros sólo se pueden hacer cuando uno piensa que “contra todas las apariencias (…), el novelista de ficción y el biógrafo histórico comparten la disposición a imaginar y encadenar causas íntimas y externas, movimientos anímicos y momentos cruciales”. Y, por supuesto, cuando uno escribe con la perspicacia, la pasión indisimulable y el olfato casi infalible de Jordi Gracia". Por JOSÉ-CARLOS MAINER
    7Ver y oír a Cervantes "En el plazo de pocos años, Jordi Gracia ha escrito tres biografías importantes —las de Dionisio Ridruejo, Ortega y Gasset y, ahora, la de Cervantes— que obedecían al estudio de una “imprevista ley secreta en torno a la madurez: a dos de ellos el tiempo y la experiencia los reeducó rebelándolos contra sí mismos hasta hacerlos inequívocamente mejores mientras al otro lo estropearon (Imaginación moral y biografía, Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, 99, 2016). Como el lector supondrá, se han salvado del escrutinio Cervantes y Ridruejo, y se condenó Ortega, aunque con atenuantes de peso. Juicios tan atrevidos, sintéticos y certeros sólo se pueden hacer cuando uno piensa que “contra todas las apariencias (…), el novelista de ficción y el biógrafo histórico comparten la disposición a imaginar y encadenar causas íntimas y externas, movimientos anímicos y momentos cruciales”. Y, por supuesto, cuando uno escribe con la perspicacia, la pasión indisimulable y el olfato casi infalible de Jordi Gracia". Por JOSÉ-CARLOS MAINER Ir a noticia
  • "Recuerdo haber leído un brevísimo y memorable texto en prosa del portugués José Luis Peixoto (Te me moriste, 2004), cuya línea argumental era un canto de amor, lleno de ternura, al padre muerto. Venía a añadirse a otras lecturas (Kafka, Olds...) que yo situaría en el ámbito de una poesía de la memoria familiar, a caballo entre el psicoanálisis y la ficción poética. Carta al padre, de Jesús Aguado (Sevilla, 1961), integrable en esa estirpe, es, sin embargo, un libro duro, lleno de grietas y de miradas retrospectivas a un viejo sufrimiento, con escasas —por no decir ninguna— luces, muchas sombras y ternura escasa: “Estás muerto, padre.  Márchate de nuestras cabezas  y déjanos en paz”. Tres versos finales que resumen la recapitulación del poeta frente a los recuerdos que edificaron la vida junto a su progenitor". Por MANUEL RICO
    8El padre y la oscuridad de la memoria "Recuerdo haber leído un brevísimo y memorable texto en prosa del portugués José Luis Peixoto (Te me moriste, 2004), cuya línea argumental era un canto de amor, lleno de ternura, al padre muerto. Venía a añadirse a otras lecturas (Kafka, Olds...) que yo situaría en el ámbito de una poesía de la memoria familiar, a caballo entre el psicoanálisis y la ficción poética. Carta al padre, de Jesús Aguado (Sevilla, 1961), integrable en esa estirpe, es, sin embargo, un libro duro, lleno de grietas y de miradas retrospectivas a un viejo sufrimiento, con escasas —por no decir ninguna— luces, muchas sombras y ternura escasa: “Estás muerto, padre. / Márchate de nuestras cabezas / y déjanos en paz”. Tres versos finales que resumen la recapitulación del poeta frente a los recuerdos que edificaron la vida junto a su progenitor". Por MANUEL RICO Ir a noticia