Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘madame’ del amigo del príncipe Andrés tendrá que dar nombres

Un tribunal de Manhattan estima que hay documentos que prueban que Epstein traficaba con mujeres para prostituirlas

Ghislaine Maxwell, en Nueva York.
Ghislaine Maxwell, en Nueva York. Cordon press

La socialité británica Ghislaine Maxwell acusada de reclutar a adolescentes para ser “esclavas sexuales” del millonario Jeffrey Epstein, amigo íntimo de Andrés de Inglaterra, tendrá que entregar por orden de un juzgado de Manhattan, Nueva York, toda la correspondencia que ambos intercambiaron y que involucre temas sexuales. El tribunal estima que los documentos que se enviaron abarcan de 1999 a 2016 y que son prueba de que Epstein traficaba con mujeres para prostituirlas con sus amigos, políticos y hombres de negocios.

Sin embargo, el juez del distrito Robert Sweet, explicó que Maxwell solamente tendrá que entregar esa información si Virginia Roberts, la mujer que la demandó por difamación, responde satisfactoriamente las preguntas que se le realizarán en los análisis previos al juicio y si además, identifica a las personas relacionadas con Maxwell.

El millonario Jeffrey Epstein.
El millonario Jeffrey Epstein. Rick Friedman

En la demanda que presentó Roberts contra la madame la acusa de difamación pues asegura que la socialité británica engañó al tribunal cuando aseguró que ella estaba mintiendo al inculparla de facilitar menores a Epstein y sus amigos, incluidos el duque de York, para que mantuvieran relaciones sexuales. Roberts sostiene que ella, que en ese entonces tenía 15 años, era una de esas jóvenes que acudieron a la casa del empresario en Miami para ser prostituidas. En su caso atribuye que entre otros hombres, tuvo sexo con Andrés de Inglaterra.

Los abogados de Maxwell por su parte reclaman que Roberts está pidiendo documentos que abarcan mucho tiempo. “¿Qué tienen que ver las conversaciones con el duque, que fueron en 2013, o cualquier otra comunicación más antigua con este caso? Nada”, apeló Jeffrey Pagliuca, defensor de Maxwell. Por su parte el letrado que defiende a Roberts asegura que esas conversaciones son cruciales para demostrar que Maxwell mintió cuando negó que su clienta hubiera sido víctima de prostitución. “Con motivo de probar que Maxwell difamó con malicia a mi clienta es necesario que se enseñen las comunicaciones. Estas cartas comprueban que mi cliente fue abusada por estos individuos”, sentenció.

En 2006 Esptein se declaró culpable frente a un tribunal de Florida, de haber solicitado menores –algunas solo tenían 14 años- para tener sexo. En 2008 ingresó a la cárcel, donde cumplió trece de los 18 meses de condena.

La reina Isabel II y su hijo, el príncipe Andrés de Inglaterra.
La reina Isabel II y su hijo, el príncipe Andrés de Inglaterra. cordon press

En enero de 2015 Virginia Roberts unió su versión de los hechos a la de dos mujeres que ya habían interpuesto una demanda contra Jeffrey Epstein ante un tribunal de Florida. Las demandantes intentan por medio de este proceso revertir el acuerdo alcanzado en su día por la fiscalía y Epstein para limitar los cargos contra el empresario por abuso sexual de menores. Las mujeres cuestionan en su condición de víctimas, porque no fueron consultadas en 2006 sobre aquel pacto extrajudicial del que su presunto explotador se benefició.

Según se llegó a saber tanto el duque de York, que se vio involucrado en la demanda de las mujeres, como el empresario se habían conocido a través de Ghislane Maxwell, antigua novia de Epstein, amiga además de Sarah Ferguson —la exesposa del duque de York— y una figura muy bien conectada con la jet set de Nueva York y Londres. Sin embargo, el príncipe salio bien librado luego de que un juez de la corte federal de Estados Unidos desestimara las acusaciones vertidas contra él.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información