Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión en Gibraltar

Numerosas tropiezos de favoritos en las dos primeras rondas del abierto Tradewise

El pentacampeón del mundo Viswanathan Anand, a la derecha, jugando en la mesa 57 de la 2ª ronda tras hacer tablas en la 1ª con la húngara Vajda
El pentacampeón del mundo Viswanathan Anand, a la derecha, jugando en la mesa 57 de la 2ª ronda tras hacer tablas en la 1ª con la húngara Vajda

Los resultados de la 2ª ronda en Gibraltar dan la razón a quienes reivindican los torneos abiertos de alto nivel: los favoritos no ganaron en casi la tercera parte (17 de 54) de los enfrentamientos principales. Las sorpresas más grandes se dieron en las mesas 3 y 4: el indio Pentala Harikrishna, 14º del mundo, empató con la ucrania Natalia Zhúkova; y el chino Chao Li, 16º, cayó ante el sueco Erik Blomquist. Sólo dos de los seis primeros cabezas de serie, Hikaru Nakamura y Maxime Vachier-Lagrave, tienen dos puntos.

Quienes defienden que haya más torneos como los de Gibraltar o Catar, donde estrellas de primera fila mundial se mezclan con un ejército de profesionales de segunda fila y otro de aficionados, vieron anoche reforzada su idea, sólo 24 horas después de que Brian Callaghan, el principal artífice del auge del ajedrez en Gibraltar desde hace 15 años, sostuviera esa reivindicación, plasmada en nuestra crónica de ayer, en una cena de gala. El escollo principal es que los más fuertes corren un alto riesgo de perder puntos Elo –y, por tanto, cotización en el mercado-, pero eso puede paliarse con buenos premios y condiciones de alojamiento, así como un ambiente muy agradable antes y después de las partidas, como ocurre en Gibraltar y Catar.

La satisfacción de los jugadores no profesionales, que pueden convivir muy cerca de las estrellas durante diez días, no es la única ventaja de este formato. Los hoteles se llenan en temporada baja. Y la repercusión internacional del torneo o festival (en Gibraltar hay otros cuatro torneos para aficionados, así como otros de partidas rápidas) se multiplica por el número de banderas representadas (en esta 14ª edición del Tradewise participan 58 países), lo que amplía muchísimo el eco internacional que puede interesar a los patrocinadores y a la imagen del país organizador, si se compara con un torneo cerrado de ocho o diez jugadores por invitación estricta.

Las sorpresas ya fueron numerosas en la ronda inaugural –el pentacampeón del mundo Anand se dejó medio punto ante la húngara Vajda-, y pueden serlo en la 3ª, cuya lista de emparejamientos ofrece un dato muy significativo sobre la enorme fuerza de este torneo: las teóricas víctimas en las primeras 17 mesas tienen más de 2.500 puntos Elo. Es decir, los favoritos sólo podrán ganar si se emplean muy a fondo.