Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las discográficas que han resucitado la música africana

Por Xavier Balele (Radio Africa Magazine)

Reconozco que soy uno de esos privilegiados que aún compro música. No sólo la consumo sino que también tengo el placer de peregrinar hasta esos extraños locales donde aún venden discos para disfrutar removiéndolos, mirando portadas, leyendo créditos, buscando joyas y, finalmente, comprando música.

Durante estos últimos años observo el nada despreciable aumento de novedades discográficas o re-ediciones de artistas africanos. De este modo, parece que, afortunadamente, la música africana ha conseguido salir de ese cajón “de-sastre” llamado “world music” y, por méritos propios, alcanzar el derecho a una sección propia en las algunas de estas tiendas de música.

Lejos quedan los años en que era difícil encontrar música africana más allá de los catálogos de Stern Records o Buda Musique. A contracorriente de la revolución digital, en los últimos tiempos han ido surgiendo pequeñas discográficas especializadas en sonidos afros que con magníficos y cuidados trabajos de edición se van ganando un lugar en este complicado mundo del mercado musical.

La escena discográfica africana renació con el lanzamiento de las recopilaciones Afro Rock vol1 (Kona Records, 2001) y la serie Nigeria 70 (Strut Records, 2001), con el inglés Duncan Brooken tras la edición. Según él, con estas recopilaciones no sólo se pretendía recuperar la música de los artistas incluidos, muchos ya casi olvidados, sino que también había una clara voluntad de mostrar y poner en valor la riqueza de estilos africanos, ignorada por muchos.

Hoy en día, con la aparición de estos sellos, podemos disfrutar de una segunda juventud de la música africana. Siguiendo la estela de estas recopilaciones han surgido nuevas discográficas que nos deleitan con sus maravillosos catálogos musicales. Del mismo modo, estas nuevas discográficas han ayudado a relanzar y colocar en el lugar que se merecen las carreras musicales de legendarios artistas africanos como Ebo Taylor o Orlando Julius y, a la vez, contribuir a dar a conocer una escena musical de nuevas bandas como Vaudou Game, Ibibio Sound Machine o proyectos como el de Batida.

Tras cada edición de estos sellos, más allá de la música, encontramos y recuperamos las historias personales de estos creadores que décadas atrás hicieron bailar las boites de Accra, Lagos o Cotonou, y que hoy suenan otra vez en las fiestas que se organizan en los clubs más “tropicales” de París, Londres o Berlín.

“Ni son todas las que están, ni están todas las que son”. Éstas son algunas de esas discográficas recomendadas:

Analog Africa (Frankfurt): Sello alemán fundado por Samy Ben Redjab en 2007, especializado en el funk y en los sonidos psicodélicos de los años sesenta y setenta en África.

Analog Africa empezó con la reedición de las bandas zimbawesas The Green Arrows (2007) y Hallelujah Chicken Run Band (2007). Posteriormente ha reeditado varios discos de la Orchestra Poly Ritmo de Cottonou, entre los que se encuentra su primer álbum de 1973, y varias recopilaciones como Legends of Benin (2009), Afro-beat airways vol1 y 2 (2010-13) o Angola soundtrack vol1 y 2 (2010-13).

Para los más románticos, en su catálogo podemos encontrar también la reedición de Rebita, primer LP grabado y pensado en Angola (2013). A los más melómanos coleccionistas, les aconsejamos seguir su iniciativa One Afro Record Per Day y pujar por verdaderas joyas musicales africanas en internet.

Hot Casa Records (París): Los DJs Julien Lebrun y Djamel Hammadi se unen para crear esta discográfica francesa especializada en AfroSoul en 2002.

Con el 98% de su producción en vinilo, Hot Casa Records aboga por el placer fetichista de poseer un producto que la tecnología nunca podrá satisfacer. Su intención, como la de muchas de estas discográficas es la de “dar valor al vinilo como el elemento físico que nos conecta materialmente con la música”. Su catálogo nos ofrece una maravillosa recopilación del afrofunk en Abidjan durante los años 70 y 80, Ivory Coast Soul, Vol 1 y 2 (2010-12), y la reedición del excepcional disco Kalabuley woman, del marfileño Antoine Pierre (2014).

Más allá de la producción discográfica, Hot Casa Records también lleva el management de músicos como Vaudou Game, el gran saxofonista nigeriano Orlando Julius o la banda Setenta con la que el mismo Orlando Julius ha colaborado en varias ocasiones.

Sahel Sounds (EUA-Sahel): ésta es sin duda una de las apuestas más interesantes surgidas alrededor de la música africana y la creación musical contemporánea.

Gentleman, explorer and rogue ethnomusicologist, así se define Christopher Kirkley, fundador de este sello. Kirkley llegó al Sahel en busca de la rica música tradicional de esta región africana y se encontró con una escena de música popular que le fascinó hasta tal punto que decidió crear este sello para su difusión.

Sahel Sounds es un sello especializado en una joven generación de músicos que tienen la posibilidad de transformar su música tradicional mediante el uso de las “nuevas tecnologías” y bajo la influencia de los nuevos sonidos que han descubierto con la llegada de internet.

Music from Saharan Cellphones: Volume 1 y 2 (2010-11) es una ecléctica recopilación de canciones y grabaciones de los habitantes de este territorio que se comparte esta música a través del bluetooth o las tarjetas SIM de los teléfonos móviles. Kirkley recolectó durante años varias memorias MP3 en la ciudad Tuareg de Kidal, en el norte de Mali, para lanzar estos dos magníficos recopilatorios que han dando tanto que hablar.

Soundway Records (Londres): está considerada por el diario The Guardian como una de las 10 mejores discográficas británicas en 2014. Fue fundada en 2004 por el DJ y productor Miles Cleret,

Soundway está especializada en los sonidos afrobeat de los setenta, highlife, afrofunk y afrorock. En su catálogo encontramos célebres series de música nigeriana, ghanesa y la más reciente Kenya Special. También encontramos como Soundway salta el Atlántico en más de una ocasión para publicar otros sonidos afros en recopilaciones de música colombiana, panameña o antillana.

A partir de 2012, este sello también empieza a lanzar y editar artistas contemporáneos con interesantes e innovadoras propuestas musicales, dando lugar a una interesante escena de bandas alrededor de este sello londinense. Batida (Angola-Portugal), Ibibio Sound Machine (Nigeria-UK) o Débruit & Alsarah (Argelia-Francia) son algunos de estos grupos editados por Soundway que han introducido las influencias de la electrónica europea en la música africana, construyendo interesantes puentes musicales entre los dos continentes.

Strut Records (Londres): Para muchos, esta discográfica fundada por Quinton Scoot es la madre de la nueva escena discográfica de la que hoy hablamos.

Entre 1999 y 2002, Strut Records edita varias recopilaciones de música africana como Club Africa (1999), Nigeria 70 (2001) además de los trabajos de artistas como el batería Tony Allen, Orlando Julius o Lafayette Afro Rock Band.

Después de un largo parón, la discográfica vuelve en el 2008 con la intención de abrir su catálogo musical y recuperar grooves olvidados, manteniendo, eso sí, su especial cariño a los músicos africanos.

En este renacer, Sturt Records inicia nuevas colaboraciones con DJ´s y productores de la talla de Gilles Peterson o Hugo Mendez (Sofrito) y, cómo no, consolida viejas colaboraciones como la del coleccionista inglés Duncan Broker. Con estas alianzas surgen espléndidas ediciones como la serie Next Stop Soweto, Haïtí Direct o la reciente reedición del padre del jazz afrofuturista: Sun Ra and his Arkerstra.

Por otra parte, manteniendo su firme apuesta por la música africana, durante estos últimos años, el sello también ha editado los últimos discos de estudio del gran Ebo Taylor, así como interesantes proyectos de colaboraciones entre artistas como el de Orlando Julius y Mulatu Astatke con la banda londinense The Heliocentrics o el de Tony Allen con el músico finlandés Jimi Tenor.

Comentarios

Que suerte tiene Vd de poder comprar discos, que más quisiera yo.Gracias por este reportaje he disfrutado oyendo estas músicas.Saludos... Félix.
Que bien que haya discográficas que se hayan interesado por la música africana, yo he oido alguna en ocasiones, tanto en este blog como en otros sitios, y es una música totalmente distinta a la que estamos acostumbrados pero llena de autenticidad y matices que le dan sondo especiales; me ha sorprendido la tuareg, no sabía que pudiera hacerse por allí en el Sahel.
Exelentísimos aportes. Muchas gracias!
Saludos, excelente articulopero debo aclarar algunos puntos en Colombia en la costa norte de Colombia en ciudades como Barranquilla, Cartagena y Santa Marta se ha vivido un movimiento sonoro africano por intermedio de un aparato de sonido denominado Picó, sistemas de sonido Colombianos, en esta parte de Colombia en la costa desde los años 60s y 70s estamos escuchando la música Africana. desde la llegada de los barcos en los puertos marítimos de Cartagena y Barranquilla. la música africana se manifiesta permanentemente desde las antiguos bailes de verbenas picoteras, los salones burreros, los estaderos de música, las emisoras. desde los 70s se le conoció como la época dorada, artistas como Shakira por ejemplo y su canción waka waka, fue tomada de una estrofa de una melodia de un grupo sudafricano llamado Golden Sound y el nombre del tema - el zangalewa esta melodía recuerdo que se escuchaba frecuentemente en los picós de mi ciudad en Barranquilla desde finales de los años 80s. y despues paso a hacer un exito en las emisoras esto es un pequeño ejemplo de que la música africana esta con nosotros en Colombia desde muchos años en el pasado
Por cierto el amigo Samy Ben Redjab para mediados del año 2007 llego a conocer nuestra música Colombiana y fui una de las primeras personas en ayudarlo aquí en mi ciudad Barranquilla, Colombia a descubrir toda nuestra maravillosa musica Colombiana
Está muy bien el artículo, pero he echado de menos una mención al subsello patrio de Vampisoul, que también han reeditado algunos discos muy buenos del África subsahariana durante los últimos años, como Según Bucknor, Ebo Taylor, etc...Pero bueno, hay muchos a los que hacer referencia (Voodoo Funk, Awesome Tapes...) y poco espacio.
Que suerte tiene Vd de poder comprar discos, que más quisiera yo.Gracias por este reportaje he disfrutado oyendo estas músicas.Saludos... Félix.
Que bien que haya discográficas que se hayan interesado por la música africana, yo he oido alguna en ocasiones, tanto en este blog como en otros sitios, y es una música totalmente distinta a la que estamos acostumbrados pero llena de autenticidad y matices que le dan sondo especiales; me ha sorprendido la tuareg, no sabía que pudiera hacerse por allí en el Sahel.
Exelentísimos aportes. Muchas gracias!
Saludos, excelente articulopero debo aclarar algunos puntos en Colombia en la costa norte de Colombia en ciudades como Barranquilla, Cartagena y Santa Marta se ha vivido un movimiento sonoro africano por intermedio de un aparato de sonido denominado Picó, sistemas de sonido Colombianos, en esta parte de Colombia en la costa desde los años 60s y 70s estamos escuchando la música Africana. desde la llegada de los barcos en los puertos marítimos de Cartagena y Barranquilla. la música africana se manifiesta permanentemente desde las antiguos bailes de verbenas picoteras, los salones burreros, los estaderos de música, las emisoras. desde los 70s se le conoció como la época dorada, artistas como Shakira por ejemplo y su canción waka waka, fue tomada de una estrofa de una melodia de un grupo sudafricano llamado Golden Sound y el nombre del tema - el zangalewa esta melodía recuerdo que se escuchaba frecuentemente en los picós de mi ciudad en Barranquilla desde finales de los años 80s. y despues paso a hacer un exito en las emisoras esto es un pequeño ejemplo de que la música africana esta con nosotros en Colombia desde muchos años en el pasado
Por cierto el amigo Samy Ben Redjab para mediados del año 2007 llego a conocer nuestra música Colombiana y fui una de las primeras personas en ayudarlo aquí en mi ciudad Barranquilla, Colombia a descubrir toda nuestra maravillosa musica Colombiana
Está muy bien el artículo, pero he echado de menos una mención al subsello patrio de Vampisoul, que también han reeditado algunos discos muy buenos del África subsahariana durante los últimos años, como Según Bucknor, Ebo Taylor, etc...Pero bueno, hay muchos a los que hacer referencia (Voodoo Funk, Awesome Tapes...) y poco espacio.