Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sida vuelve a las calles ucranianas

El cierre de los centros de desintoxiación ha llevado a miles de personas a volver a la calle y a consumir otra vez drogas, en su mayoría ilegales, intercambiando jeringuillas que a menudo están infectadas

  • Rebrota en Ucrania la epidemia de sida impulsada por el hundimiento del sistema de salud, la destrucción de los edificios médicos y la clausura de los programas de asistencia. En la imagen, dos personas se inyectan metadona en un piso de un suburbio de Kiev.
    1Rebrota en Ucrania la epidemia de sida impulsada por el hundimiento del sistema de salud, la destrucción de los edificios médicos y la clausura de los programas de asistencia. En la imagen, dos personas se inyectan metadona en un piso de un suburbio de Kiev.
  • Vista del barrio de Troeschina, en Kiev. Desde hace meses, los toxicómanos se han convertido en víctimas de verdaderas intimidaciones y se les obliga a trabajar para redimirse
    2Vista del barrio de Troeschina, en Kiev. Desde hace meses, los toxicómanos se han convertido en víctimas de verdaderas intimidaciones y se les obliga a trabajar para redimirse
  • Illya huyó de Crimea hace dos meses, después de que Rusia decidiese cerrar todos los servicios de tratamiento de sustitución para drogadictos. Actualmente intenta rehacer su vida en Kiev.
    3Illya huyó de Crimea hace dos meses, después de que Rusia decidiese cerrar todos los servicios de tratamiento de sustitución para drogadictos. Actualmente intenta rehacer su vida en Kiev.
  • Un toxicómano muestra su tatuaje con una esvástica en su casa del barrio de Troeschina. En la zona se puede encontrar de todo: desomorfina, heroína, morfina y anfetaminas. Muchas de estas drogas se sintetizan en pisos transformados en laboratorios.
    4Un toxicómano muestra su tatuaje con una esvástica en su casa del barrio de Troeschina. En la zona se puede encontrar de todo: desomorfina, heroína, morfina y anfetaminas. Muchas de estas drogas se sintetizan en pisos transformados en laboratorios.
  • Un hombre en su cama del Hospital N2 de Kiev, en el que muchos de los pacientes están enfermos de sida y tuberculosis. A menudo ambas enfermedades van juntas. Se las conoce como “las gemelas terribles”.
    5Un hombre en su cama del Hospital N2 de Kiev, en el que muchos de los pacientes están enfermos de sida y tuberculosis. A menudo ambas enfermedades van juntas. Se las conoce como “las gemelas terribles”.
  • Ruslan, de 33 años y natural de Sinferopol, en Crimea, también se fue de su ciudad a causa de las nuevas políticas aplicadas por el Gobierno ruso. Desde la anexión de Crimea, cientos de personas que seguían terapias de sustitución y seropositivos que recibían medicación antirretroviral han huido de allí para tener la oportunidad de continuar el tratamiento.
    6Ruslan, de 33 años y natural de Sinferopol, en Crimea, también se fue de su ciudad a causa de las nuevas políticas aplicadas por el Gobierno ruso. Desde la anexión de Crimea, cientos de personas que seguían terapias de sustitución y seropositivos que recibían medicación antirretroviral han huido de allí para tener la oportunidad de continuar el tratamiento.
  • Ruslan pasa junto a una de las clínicas de administración de metadona de Kiev. Huyó de Sebastopol y ahora trabaja en una tienda esperando ganar suficiente dinero para someterse a una operación en la pierna.
    7Ruslan pasa junto a una de las clínicas de administración de metadona de Kiev. Huyó de Sebastopol y ahora trabaja en una tienda esperando ganar suficiente dinero para someterse a una operación en la pierna.
  • 8
  • Alexandra tiene 33 años y es trabajadora social de la ONG Convictus. Trabaja en Kiev con toxicómanos y enfermos de sida. Según ella, el número de seropositivos ha aumentado en los últimos años, debido sobre todo a la escasez de metadona y de antirretrovirales en toda Ucrania y al desplazamiento de personas afectadas por el virus que huyen de Donbass y Crimea.
    9Alexandra tiene 33 años y es trabajadora social de la ONG Convictus. Trabaja en Kiev con toxicómanos y enfermos de sida. Según ella, el número de seropositivos ha aumentado en los últimos años, debido sobre todo a la escasez de metadona y de antirretrovirales en toda Ucrania y al desplazamiento de personas afectadas por el virus que huyen de Donbass y Crimea.
  • Víctor prepara droga casera a partir de medicamentos a base de codeína comprados en varias farmacias del barrio de Troeshina, en Kiev.
    10Víctor prepara droga casera a partir de medicamentos a base de codeína comprados en varias farmacias del barrio de Troeshina, en Kiev.
  • Anatoli sentado en su cama de Krasnoarmiisk. Es natural de Makiivka, una ciudad cercana a Donetsk en poder de los separatistas. Igual que en Crimea, en la República Popular de Donbass se han suspendido los servicios para drogodependientes como la terapia de sustitución con metadona y el intercambio de agujas, y los antirretrovirales y otros medicamentos empleados para tratar a los enfermos de sida se están agotando debido al bloqueo del Gobierno de Kiev.
    11Anatoli sentado en su cama de Krasnoarmiisk. Es natural de Makiivka, una ciudad cercana a Donetsk en poder de los separatistas. Igual que en Crimea, en la República Popular de Donbass se han suspendido los servicios para drogodependientes como la terapia de sustitución con metadona y el intercambio de agujas, y los antirretrovirales y otros medicamentos empleados para tratar a los enfermos de sida se están agotando debido al bloqueo del Gobierno de Kiev.
  • Slava, de 35 años, con su madre en su apartamento de Poltava. Slava tiene una pierna inutilizada por el consumo masivo de drogas inyectables caseras. Tradicionalmente, en la ciudad de Poltava, las cifras relativas a la epidemia de sida y el consumo de drogas han sido elevadas. En los últimos años, gracias en parte a la gran labor de diversas ONG y asociaciones, están descendiendo.
    12Slava, de 35 años, con su madre en su apartamento de Poltava. Slava tiene una pierna inutilizada por el consumo masivo de drogas inyectables caseras. Tradicionalmente, en la ciudad de Poltava, las cifras relativas a la epidemia de sida y el consumo de drogas han sido elevadas. En los últimos años, gracias en parte a la gran labor de diversas ONG y asociaciones, están descendiendo.
  • Uno de los pocos pacientes que todavía siguen un tratamiento de sustitución en Kiev. A sus espaldas, un ala del hospital destruida por los intensos bombardeos de los últimos meses.
    13Uno de los pocos pacientes que todavía siguen un tratamiento de sustitución en Kiev. A sus espaldas, un ala del hospital destruida por los intensos bombardeos de los últimos meses.
  • Un toxicómano seropositivo camina por Kramatorsk, en el territorio ucranio controlado por el Gobierno. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos seropositivos hay entre el millón y medio de desplazados internos por culpa de la guerra en el este del país y del referéndum de Crimea.
    14Un toxicómano seropositivo camina por Kramatorsk, en el territorio ucranio controlado por el Gobierno. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos seropositivos hay entre el millón y medio de desplazados internos por culpa de la guerra en el este del país y del referéndum de Crimea.