Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carreras en un desierto de sal

El Rally Dakar entra en el altiplano boliviano con 143 motos, 109 coches, 46 quads y 56 camiones compitiendo por la victoria en la carrera “más dura y más peligrosa del mundo”

  • El cementerio de trenes, uno de los atractivos turísticos más conocidos de la zona, recibe miles de visitantes al año. A tan sólo tres kilómetros de la ciudad de Uyuni, esta colección de locomotoras y vagones oxidados del siglo XIX exuda un aura fantasmal en un escenario de película. Estos parajes serán escenario del rally Dakar con una gran controversia por su impacto ambiental.
    1El cementerio de trenes, uno de los atractivos turísticos más conocidos de la zona, recibe miles de visitantes al año. A tan sólo tres kilómetros de la ciudad de Uyuni, esta colección de locomotoras y vagones oxidados del siglo XIX exuda un aura fantasmal en un escenario de película. Estos parajes serán escenario del rally Dakar con una gran controversia por su impacto ambiental.
  • Hace 11.000 años, el área que ocupa el salar de Uyuni estaba cubierta de agua. Las islas que hoy se ven en el gran desierto de sal presentan grandes cuevas y formaciones coralinas.
    2Hace 11.000 años, el área que ocupa el salar de Uyuni estaba cubierta de agua. Las islas que hoy se ven en el gran desierto de sal presentan grandes cuevas y formaciones coralinas.
  • La isla Incahuasi (en quechua: “la casa del Inca”) resulta un oasis en mitad del desierto. Trepando por su superficie escarpada se puede apreciar la inmensidad del salar, una extensión de más de 10.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a un tercio de la superficie de Bélgica.
    3La isla Incahuasi (en quechua: “la casa del Inca”) resulta un oasis en mitad del desierto. Trepando por su superficie escarpada se puede apreciar la inmensidad del salar, una extensión de más de 10.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a un tercio de la superficie de Bélgica.
  • Cuando llueve, el salar se ablanda y refleja el cielo como si se tratara de un espejo. En la época seca, entre los meses de mayo y diciembre, la planicie se cuartea y deja a la vista los “ojos de sal”. En su zona de máximo espesor, el salar tiene una profundidad de 130 metros.
    4Cuando llueve, el salar se ablanda y refleja el cielo como si se tratara de un espejo. En la época seca, entre los meses de mayo y diciembre, la planicie se cuartea y deja a la vista los “ojos de sal”. En su zona de máximo espesor, el salar tiene una profundidad de 130 metros.
  • Una especie de cactus gigantes, los echinopsis atacamensis, han colonizado las islas del salar. Muchas de estas plantas alcanzan hasta los 10 metros de altura. Los lugareños creen que se elevan un centímetro por año y reverencian a los cactus más grandes como entes centenarios.
    5Una especie de cactus gigantes, los echinopsis atacamensis, han colonizado las islas del salar. Muchas de estas plantas alcanzan hasta los 10 metros de altura. Los lugareños creen que se elevan un centímetro por año y reverencian a los cactus más grandes como entes centenarios.
  • A más de 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar, los chururus (flamencos andinos) dominan las lagunas. Al sur del salar, la laguna Cañapa es la primera en la ruta que une el volcán Ollagüe con el Licancabur, en la frontera con Chile.
    6A más de 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar, los chururus (flamencos andinos) dominan las lagunas. Al sur del salar, la laguna Cañapa es la primera en la ruta que une el volcán Ollagüe con el Licancabur, en la frontera con Chile.
  • Cerca del desierto de Atacama en la frontera con Chile, comienzan algunas formaciones rocosas. El árbol de piedra, frente a la cordillera de los Andes, es una de las imágenes icónicas.
    7Cerca del desierto de Atacama en la frontera con Chile, comienzan algunas formaciones rocosas. El árbol de piedra, frente a la cordillera de los Andes, es una de las imágenes icónicas.
  • Escondidos en las profundidades del valle de las Rocas, entre Chile y Argentina, crecen varios bofedales andinos, donde pastan rebaños de llamas. Las llamas, junto a los gansos, los flamencos, las vizcachas y los zorros forman el gran núcleo de fauna andina en los alrededores de Uyuni.
    8Escondidos en las profundidades del valle de las Rocas, entre Chile y Argentina, crecen varios bofedales andinos, donde pastan rebaños de llamas. Las llamas, junto a los gansos, los flamencos, las vizcachas y los zorros forman el gran núcleo de fauna andina en los alrededores de Uyuni.