Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrellas en la pequeña pantalla

Actores como Anthony Hopkins, Jane Fonda, Ed Harris o Glenn Close cambian el cine por las series de televisión y elevan la categoría de esa industria

Jessica Lange, en un fotograma de 'American Horror Story'.
Jessica Lange, en un fotograma de 'American Horror Story'.

La televisión ha dejado de ser una pantalla de segunda. Veteranos y jóvenes promesas de la actuación cada vez vuelven más la vista hacia una industria que está en pleno auge: las series. Atrás queda la idea de que la televisión era el campo de entrenamiento de los actores que solo la usaban como trampolín hacia Hollywood; o el lugar donde las estrellas de cine finiquitaban sus carreras. Por el contrario, tanto la gran inversión económica en series como la entrada en juego de reconocidos directores le ha dado cierto status al mundo de la televisión. Hace tiempo hubiera sido impensable que grandes estrellas como Anthony Hopkins, Jane Fonda, Ed Harris o Glenn Close participaran en ficciones televisivas. Este año, sin embargo, el protagonista de El silencio de los corderos se dejó ver en un adelanto de Westworld, la serie de HBO que verá la luz en 2016.

El cambio de dirección se debe a muchos factores, pero quizá uno de los que más peso tiene es que guionistas y directores intentan contar historias más íntimas e independientes y han encontrado en la televisión un lugar rentable. Espacio en el que muchos actores de cine intentan relanzar sus carreras o buscan una oportunidad para arriesgar con otros registros. Ese es el caso de Matthew McConaughey y Woody Harrelson, quienes han sabido sacar provecho a su aparición en True Detective.

Uno de los pioneros del cambio fue Martin Sheen. Su destacada carrera en el cine incluye títulos como Wall Street o Apocalipsis now. Pero la crítica no se rindió ante sus dotes interpretativas hasta su trabajo en la serie El ala oeste de la Casa Blanca. Otra de las pioneras es Glenn Close. Nadie se atrevería a poner en duda la versatilidad de la actriz que tiene seis nominaciones al Oscar, tres premios Tony o dos Globos de Oro. Sin embargo, y a pesar de su éxito, abandonó el séptimo arte y apostó por la televisión. En 2007, con Damages, la actriz empezó a elevar la categoría de la televisión.

Jessica Lange, también ganadora de dos premios de la Academia, encontró en el guion de American Horror Story una excelente forma de reavivar su carrera interpretativa. Jack Black y Catherine Keener son otros dos de los histriones que en 2015 sorprendieron a sus seguidores con sus papeles en The Brink y Show Me a Hero, respectivamente.