Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Depardieu admite que es “alcohólico” y un “capullo”

El actor, tras su confesión, asegura que no va a pedir ayuda profesional para superar su adicción

Gerard Depardieu admite que es alcohólico
El actor Gerard Depardieu. AFP

Gérard Depardieu reconoció el año pasado que se bebía entre 12 y 14 botellas de vino diarias,sin embargo hasta ahora no ha usado la palabras alcohólico para describir su adicción. "Es triste, muy triste. Es una gran tristeza darse cuenta de que eres adicto a algo", reconoció en la entrevista para el programa Télématin a William Leymergie. El actor, sin embargo, no se plantea la posibilidad de recurrir a ayuda profesional porque los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos le dan ganas de "beber hasta morir"."Alcohólicos Anónimos es una mierda. Me dan ganas de beber hasta morir: 'Buenos días, me llamo Gérard, he bebido 13 botellas de vino tinto, tres botellas de pastis y tres de whisky'. Puede que eso ayude a alguna gente, pero su problema no es el alcohol: es la mierda y la soledad. Y que son narcisistas, porque lo cierto es que cuando se interesan por ti, eres feliz", explicó.

El actor también ha reconocido que en el pasado se ha comportado como un "capullo". " Es genial ser un capullo y darse cuenta de que lo eres".

Una escena de la película 'Welcome to New York', con Gerard Depardieu caracterizado como Dominique Strauss-Kahn.
Una escena de la película 'Welcome to New York', con Gerard Depardieu caracterizado como Dominique Strauss-Kahn.

Su hija Julie declaró hace dos años que su padre no vivirá mucho. “Sesenta y cinco tacos, no es mucho. Y cuando sabes lo que hace... no durará, te lo digo”, añadió. “En cinco años, ya no está. Es él el siguiente, lo sé”.

En 2013 Gerard Depardieu, que obtuvo primero la ciudadanía rusa, se registró como empresario en la región de Mordovia, donde tiene r una cafetería, según informó la agencia Ria Novosti.

Depardieu dice estar encantado con Rusia, tanto con su tierra como con sus gobernantes. No es de extrañar, pues, que alabe a Putin y trate de echarle una mano, criticando a sus enemigos… como las Pussy Riot. El motivo de su abandono de Francia y la adopción de la ciudadanía rusa ha sido, según algunos comentaristas, molestar al presidente francés François Hollande y hacerle pagar por haber querido imponerle impuestos del 75% sobre sus ganancias. Al obtener residencia fiscal en Rusia, Depardieu pasaría a pagar un impuesto del 13%, independientemente de cuánto gane. Pero para poder disfrutar de esta tarifa tendría, según la ley, que residir en Rusia al menos seis meses al año. Lo cual es, cuando menos, dudoso que ocurra.

Más información