Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Geri Halliwell deja atrás su lado más escandaloso

La ex Spice Girl ha decidido ahondar en su perfil filantrópico y pretende abrir una escuela gratuita dedicada al arte y los negocios

Geri Halliwell, en Londres.
Geri Halliwell, en Londres. Cordon Press

Tres lustros después de ser la primera en abandonar el barco de las Spice Girls, y consagrada hoy a la vida familiar tras hacer sus pinitos como actriz y escritora, Geri Halliwell regresa al foco mediático con la anunciada intención de promover una escuela especializada en el arte y los negocios. “Creo firmemente en el poder de la educación, un derecho que todo el mundo merece”, ha declarado la antaño chica picante sobre un proyecto que cuenta con el aval del Ministerio de Educación británico.

Millonaria gracias a los réditos de aquel fenómeno del pop, recién casada con el jefe del equipo Red Bull de Fórmula 1, Christian Horner, y madre de una niña de 9 años fruto de una relación anterior, la que fuera conocida como la Spice pelirroja ha decidido ahondar en su perfil filantrópico para ayudar a los adolescentes a explotar su potencial. Así lo ha confirmado en una entrevista con el Mail on Sunday, donde precisa que sus planes apuntan a la apertura de un centro educativo en el norte de Londres —cerca de su residencia— posiblemente en 2018.

Practising pastry! Not made it since school days. 🙈

Una foto publicada por Geri Horner (@therealgerihalliwell) el

El formato elegido por Halliwell es el de las llamadas free schhools, escuelas que financia el gobierno pero que no están dirigidas por las autoridades educativas, sino por organizaciones sin ánimo de lucro que tienen libertad para decidir los contenidos del plan de estudios y cómo se gastan los fondos destinados al centro. Su creciente implantación –que promueve activamente el gobierno de David Cameron- ha generado controversia en Reino Unido ante las críticas de que este tipo de escuelas favorecen a los hijos de las clases medias en detrimento de las familias más desfavorecidas.

Pero la antigua cantante está decidida a sacar su proyecto adelante con el beneplácito del departamento de Educación y de los asesores de Downing Street, cuyo actual ocupante es un primer ministro de la misma órbita conservadora que encarnó Margaret Thatcher, quien fuera la ídolo confesa de las Spice Girls. La Dama de Hierro fue apodada en su día “la primera chica picante” por Halliwell y sus otras cuatro colegas de banda (Victoria Beckham, Melanie Brown, Emma Bunton y Melanie Chisholm), quienes a mediados de los noventa lograron atraer a oleadas de adolescentes con su ya famoso lema “las chicas al poder”.

Geri Halliwell y Christian Horner, el día de su boda.
Geri Halliwell y Christian Horner, el día de su boda. Cordon Press

Mucho ha llovido desde aquellos tiempos en que Halliwell aparecía en escena embutida en un minivestido con la bandera británica (la Union Jack) y la melena pelirroja que le valió su sobrenombre artístico. A sus 43 años, sus comparecencias públicas son escasas, la mayoría al lado de su flamante marido (se casaron cinco meses atrás) en eventos automovilísticos o de carácter filantrópico. De su pasado como artista ya no le queda ni aquella melena, que hoy luce en un discreto tono castaño.