Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los campos de concentración de los esclavos del franquismo

Medio millón de personas trabajaron gratuitamente, sometidos a torturas y casi sin comida para obras públicas y particulares durante el franquismo intentado eludir la muerte en los 188 campos de concentración del régimen. Otros no lo consiguieron y fueron fusilados en los patios.

  • Los presos recibían ropa militar usada por las brigadas de soldados italianos en España durante la guerra: pantalones, una guerrera, un capote y unas botas; la ropa interior dependía de la familia. También obtenían una colchoneta y un par de mantas
    1Los presos recibían ropa militar usada por las brigadas de soldados italianos en España durante la guerra: pantalones, una guerrera, un capote y unas botas; la ropa interior dependía de la familia. También obtenían una colchoneta y un par de mantas
  • “Nos daban cuatro o cinco algarrobas para desayunar, un pescado hervido para comer y ya está, ya no había más. (...) Hubo muertos, y el médico no sabía qué pasaba”, relató José Custodio Serrano, uno de los supervivientes
    2“Nos daban cuatro o cinco algarrobas para desayunar, un pescado hervido para comer y ya está, ya no había más. (...) Hubo muertos, y el médico no sabía qué pasaba”, relató José Custodio Serrano, uno de los supervivientes
  • Tres presos de un campo de concentración. En el centro, Francisco López Real,  secretario general de la Federación Socialista de Badajoz (1937) y organizador del congreso de Suresnes en 1974. Fue distinguido con la Medalla de Andalucía. Fue uno de los pocos presos que consiguió fugarse del campo. Muchos murieron en el intento.
    3Tres presos de un campo de concentración. En el centro, Francisco López Real, secretario general de la Federación Socialista de Badajoz (1937) y organizador del congreso de Suresnes en 1974. Fue distinguido con la Medalla de Andalucía. Fue uno de los pocos presos que consiguió fugarse del campo. Muchos murieron en el intento.
  • Uno de los presos, con los cachorros de una perra. Algunos presos, por tener gallinas o conejos fueron represaliados o enviados a la cárcel.
    4Uno de los presos, con los cachorros de una perra. Algunos presos, por tener gallinas o conejos fueron represaliados o enviados a la cárcel.
  • Con materiales muy rudimentarios, los presos eran obligados a excavar y remover miles de toneladas de tierra para obras públicas o en faenas agrícolas de afines al régimen. En la imagen, esclavos construyendo un canal en Sevilla.
    5Con materiales muy rudimentarios, los presos eran obligados a excavar y remover miles de toneladas de tierra para obras públicas o en faenas agrícolas de afines al régimen. En la imagen, esclavos construyendo un canal en Sevilla.
  • El salario estipulado era de dos pesetas diarias (0,01 céntimo de euro) de media, que se las quedaba el Estado en concepto de manutención. Se levantaban a las seis de la mañana y trabajaban sin descanso hasta la puesta de sol.
    6El salario estipulado era de dos pesetas diarias (0,01 céntimo de euro) de media, que se las quedaba el Estado en concepto de manutención. Se levantaban a las seis de la mañana y trabajaban sin descanso hasta la puesta de sol.
  • Plano original del campo de concentración junto al puerto de Sevilla.
    7Plano original del campo de concentración junto al puerto de Sevilla.