_
_
_
_
_
MIRADOR
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Asperger

La Unión Europea, que nació como un ideal de solidaridad, ha sido desbordada y avergonzada por la crisis migratoria

He conocido a un niño con síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo cerebral. El chico es bueno e inteligente, pero le cuesta comunicarse con las demás personas. A veces, cuando le presentan a un nuevo amigo, se queda callado, encerrado en su mutismo, incapaz de hacer contacto. Otras veces, su dificultad para expresarse le produce una gran frustración, que descarga golpeando a otros chicos. La suya es una enfermedad de la empatía: cuando golpea o agrede verbalmente a otro niño, no llega a entender que lo lastima. No percibe los sentimientos ajenos.

Lo mismo le está ocurriendo a Europa. La unión que nació como un ideal de solidaridad ha sido desbordada y avergonzada por la crisis migratoria de este verano —la mayor desde la II Guerra Mundial—: centenares de muertos tratando de cruzar el Mediterráneo, la isla griega de Kos atestada de refugiados, masas de inmigrantes en Calais. Y en respuesta, peleas entre miembros de la UE, ataques neonazis a centros de refugiados en Alemania, vallas y policías en las fronteras de Hungría...

Con su ineptitud para coordinar una reacción, la Unión Europea suscribe tácitamente lo que gritan líderes de extrema derecha como Nigel Farage o Marine Le Pen: “No es mi problema, extranjero. No me cuentes tu vida. Yo no tengo la culpa”. Pero eso es cruelmente falso. Las oleadas migratorias desde Oriente Próximo y África no podrían existir sin la destrucción del Estado que causaron precisamente las intervenciones militares occidentales en Irak y Libia. La incapacidad para comprender el daño causado por uno mismo es un síntoma típico de Asperger.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sin tratamiento, el síndrome se agrava: ahora se está extendiendo hacia el interior del continente. Temerosas de los demás, las sociedades europeas levantan fronteras unas contra otras. Partidos contrarios a la UE ganan votos en las principales economías, los nacionalismos se refuerzan al interior de los Estados miembros, los prejuicios dividen a los europeos del norte y del sur... El problema siempre son los “otros”, no “nosotros”. La solución parece ser aislarnos cada vez más, hasta que solo quedemos dos o tres personas por país.

Hay otras formas de actuar. De hecho, los EE UU de Obama proponen justo lo contrario: regularizar inmigrantes, pactar con Irán, restablecer relaciones con Cuba, en suma, abrir las puertas del castillo y hablar con los demás. El Asperger europeo, como el del niño que conocí, tiene cura. Pero para alcanzarla, el paciente —o sus responsables— deben reconocer su enfermedad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_