Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué fue de NSYNC, Boyzone, East 17 y otras 'boy bands' de los 90?

Fueron los reyes en su día y muchos de ellos han acabado en realities de poca monta (y eso los más afortunados)

Entre 1991 y 1999, East 17 fueron una de las bandas más populares del Reino Unido. A día de hoy, se calcula que han vendido algo más de 18 millones de discos durante toda su carrera. Eso no impidió, sin embargo, que su concierto del pasado viernes en Dublín reuniese tan solo a unas 30 personas, en una sala con capacidad para 800. Las fotos del momento que se pueden encontrar en redes sociales podrían ser utilizadas en Wikipedia para ilustrar la entrada de “desolación”.

Algunos fans (si quedan) siempre podrán poner la excusa de que ni Brian Harvey ni Tony Mortimer, miembros originales de la formación y las caras más visibles de la banda, han participado en esta última parte de su reunión, en un baile de miembros, entradas y salidas que se sucede desde su regreso en 2006. Y que ha tenido, entre tanto, momentos tristemente gloriosos, como el de Harvey destrozando sus discos de platino el pasado invierno: 

En cualquier caso, esa imagen de tres cuarentones vestidos como postadolescentes de los 90 ante una sala casi vacía parece ideada por un guionista que quisiese mostrar el auge y caída de un grupo. O, mejor, de un concepto de grupo: la boy band.

Pese a que el concepto de grupo con chicos guapos al frente existe desde la década de los 50, desde los 80 hasta ahora se ha ido sofisticando y adaptando a cada época, conformando una maquinaría marketiniana casi perfecta. Solo hay un punto que se ha escapado a los departamentos de desarrollo de las grandes discográficas: cómo hacerlas perdurar en el tiempo. Salvo los contados casos en los que uno de sus miembros ha sabido despegar y convertirse en una superestrella en solitario, la historia de las boy bands está repleta de despegues fulgurantes, rencillas, cambios de formación y años de decadencia intentando recoger las migajas del éxito pasado. A la espera de saber qué será de los miembros de One Direction en 2028, rastreamos el devenir de algunos de los nombres que más sudor, desmayos y suspiros provocaron entre los 90 y los 2000.

NSYNC

Todos sabemos quién fue el ganador aquí. La banda que fue capaz de vender un millón de copias en un día con No Strings Attached vio como su trayectoria ascendente se acababa cuando Justin Timberlake dejaba la formación (y a Britney Spears) para convertirse en una de las mayores estrellas del pop actual. ¿Y los demás? Veamos: Chris Kirkpatrick ha sido doblador en series para niños y pasó por el reality Gone Country, junto a otros nombres caídos en desgracia como Lorenzo Lamas, Jermaine Jackson (de Jackson 5) o Sebastian Bach (Skid Row), que acabó ganando el concurso que buscaba una nueva estrella del country. Joey Fatone ha pasado por Dancing with the Stars (el Mira quién baila estadounidense) y ha utilizado su condición de barítono para poner la voz en off en programas como Family Feud. JC Chasez se decidió por la producción, tras una carrera en solitario que no despegó. Ha trabajado con Christina Aguilera, Girls Aloud o Basement Jaxx, además de interpretar a Poncio Pilatos en Jesucristo Superstar.

Lance Bass, por último, se entrenó para ser astronauta, pero no consiguió su objetivo de embarcar en la nave Soyuz. En su lugar, probó con el cine y la tele (a menudo interpretándose a sí mismo), declaró su homosexualidad en People y escribió sus memorias, Out of Sync, en las que criticaba la salida de Timberlake de la banda. Eso no impidió que el autor de Suit & Tie se uniese a sus antiguos compañeros para una actuación en los MTV Music Video Awards de 2013. Eso sí, incluida dentro del segmento de 15 minutos con el que Timberlake repasaba su carrera antes de recibir el Michael Jackson Video Vanguard Award. Hasta para la nostalgia hay clases.

New Kids on the Block

Debe ser muy duro ser un ídolo adolescente, el chico malo de tu grupo musical, y acabar viendo cómo tu hermano pequeño, ese que rapeaba para molar en el instituto, ha terminado siendo, no ya el famoso de la familia, sino uno de los actores más respetados de Hollywood. Hablamos del hermano de Mark Wahlberg, Donnie Wahlberg, alma máter del grupo (fue el primero en ser elegido en el casting) y quien, tras la separación de la banda, decidió iniciarse en el negoció familiar: actuó en un par de películas sin éxito.

No obstante, y pese a que hoy se vayan de gira con los Backstreet Boys y con las TLC, y hagan caja tirando de nostalgia (porque sus intentonas de volver vía álbum no fueron demasiado rentables). New Kids on The Block fueron la banda que abrió la veda a todos esos grupos de jóvenes adolescentes fabricadas en un casting y comandadas por un mánager con mucho ojo y más ganas de hacerse millonario. Es más, a día de hoy, siguen siendo la boy band que más discos ha vendido en la historia. 80 millones. Ahí es nada.

All-4-One

¿Que no los recuerdas? Escucha I Swear y se te encenderá la bombilla. Su R&B caramelizado lo petó en 1994 con esa versión de un tema country que estuvo 11 semanas en el número 1 de ventas y les valió un Grammy. Aunque no se separaron oficialmente, su éxito se fue apagando poco a poco, pese a apoyarse en el mercado asiático (publicaron un disco, Split Personality, solo para esa parte del mundo). Delious Kennedy fundó el festival de Cine de Catalina, un intento de llevar el glamour de Cannes a la costa californiana. Con un perfil mucho más bajo, desde 2009 han vuelto a la actividad, y están a punto de editar Twenty +, el disco con el que celebran veinte años de hiperglucemia sonora.

Backstreet Boys

Sin duda, la boy band más famosa de todos los tiempos. Tras enloquecer a las adolescentes de medio mundo en los años previos al cambio de siglo, las cosas se pusieron difíciles para este grupo de “armonías vocales” (como a ellos mismos les gusta denominarse). Primero, porque los años pasan para todos, y esas fans que antes les tiraban la ropa interior en los conciertos empezaron a madurar y a adentrarse en otros sonidos más ‘sólidos’. Después, porque el líder espiritual de la banda, el rubísimo Nick Carter, no era tan naïf como quisieron hacernos creer: tras confesar sus adicciones al alcohol y las drogas, sumarse a esa tradición tan norteamericana de los realities familiares y tener líos con la mismísima Paris Hilton, se reformó, supuestamente, gracias a un libro de autoayuda que le regaló Kevin, su compañero de grupo, y hoy graba otro reality con su prometida, esta vez titulado I heart Nick Carter

En cuanto al resto, se sabe que, recientemente, dos de ellos, los primos Brian y Kevin, se (re)bautizaron en las aguas del Jordán durante una gira por Israel. De hecho el primero compatibiliza sus labores de sex symbol para adolescentes con la composición de música pop cristiana.

Después de ocho discos y un documental recién estrenado, la banda sigue tocando alrededor del mundo. El año pasado protagonizaron una gira junto a los otros grandes líderes del furor adolescente, New Kids on the Block. Un show al más puro estilo revival en el que ambas formaciones repasaban sus respectivas carreras ante una audiencia repleta de treintañeras nostálgicas (o no tanto). Ahora BSB se disponen a realizar un crucero con sus fans que partirá de Barcelona. Lo crean o no, las entradas ya están agotadas.

Boyzone

Con permiso de U2, fue la banda irlandesa más aclamada de los 90. Tras ganar varios premios Brit, se separaron a principios de los dos mil, pero volvieron en 2007. Eso sí, de forma más pausada, con discos cada tres años y conciertos en modo 'celebración anual'. De hecho, acaban de ofrecer uno en su país natal hace pocos días con lleno absoluto de audiencia de mediana edad.

Uno de sus miembros, Stephen Gately, moría en 2009 a causa de un edema pulmonar. El resto han hecho carreras en solitario más o menos fructíferas: Ronan Keating llegó a la cumbre profesional con la banda sonora de Notting Hill (1999), ha sacado varios discos en solitario y hoy ejerce como jurado en la versión australiana de Factor X junto a, ojo, Natalie Imbruglia. Shane Lynch, el 'malote' del grupo (por el hecho de llevar piercings y tatuajes) se hizo piloto profesional de motociclismo, participante profesional de varios realities británicos, escribió una biografía y se convirtió al cristianismo después de una etapa de aprendiz de espiritista. Keith Duffy se reinventó como actor tras pasar por Gran hermano VIP y protagonizar la existosa serie Coronation Street. Mikey Graham intentó llevar una canción propia a Eurovisión (sin éxito)

98 Degrees

Puede que ahora su nombre no diga gran cosa, pero en 1997 fueron la apuesta de una Motown en plena búsqueda del esplendor perdido para subirse al carro de las boy bands. 1998 fue su año, gracias a Because of You. Se mantuvieron alto hasta el cambio de milenio, pero en 2002 llegó la inevitable separación. Nick Lachey resultó ser el miembro que acaparó más atención, en gran parte por su matrimonio con Jessica Simpson y el reality en el que mostraron su vida de recién casados. Desde entonces combina discos en solitario de discreto éxito con apariciones en series como Charmed. El musculado Jeff Timmons paso por Mission Man Band, reality de la VH1 en el que varios miembros de distintas boy bands (incluido Chris Kirkpatrick, de NSYNC) intentaban formar un grupo de éxito adulto. Spoiler: no lo consiguieron.

Su compañero Justin Jeffre lo intentó con la política, presentándose a las elecciones de la alcaldía de Cincinatti, pero tampoco hubo suerte. El hermano de Nick, Drew Lachey, sí que vio conseguido uno de sus objetivos: ganar Dancing with the Stars en 2006. En 2013 se reunieron para formar parte de The Package Tour: una gira que les unió con New Kids on the Block y Boyz II Men.

Blue

Mucho antes de que One Direction hiciesen que sus fans utilizasen la Union Jack para sus pancartas, Blue fue uno de los grandes intentos británicos de dominar el mundo de los grupos de chicos. Y cumplieron su cometido, al menos en su país, donde sus tres primeros discos llegaron al número uno. Lo que nunca consiguieron es triunfar en Estados Unidos, pese a sus colaboraciones con Stevie Wonder o Lil Kim. En 2005 cerraron ciclo y se dedicaron a sus cosas. Es decir, Antony Costa a participar en el reality I'm a Celebrity...Get Me Out of Here! y a posar desnudo para Cosmopolitan; Duncan James a aparecer en más realities (Dancing on Ice) o concursos para crear musicales infantiles basados en Grease y Hairspray; Lee Ryan a intentarlo en solitario y acabar en Celebrity Big Brother; y Simon Webbe haciendo doblete (I'm a Celebrity...Get Me Out of Here! y Celebrity Big Brother). En 2011 se reunieron para representar al Royaume Uni en Eurovisión, pero no pasaron de la undécima plaza. Pero todavía les quedaba una bala más: en 2014 protagonizaron su propio show, un Blue Go Mad in Ibiza en el que los miembros del grupo gestionaban un bar en la isla mediterránea sin saber que todo el personal a su cargo eran actores con la misión de hacerles la vida imposible.

5ive

El mismo equipo que dio forma a las Spice Girls lo tuvo claro. Si pudimos hacerlo con chicas, ¿por qué no con chicos? Así nació 5ive en 1997, viviendo cuatro años de esplendor en los que funcionaron a pleno rendimiento de ventas en Reino Unido y Asia. A partir de 2001 empezaron las desavenencias, y se separaron ese mismo año. Regresaron en 2006 y 2012, aunque en esa última vez 5ive ya no eran cinco sino tres. J Brown y Abz Love pasaron por los consabidos realities y se desvincularon tras el primer regreso. Al frente siguieron Sean Conlon, que se presentó al casting de The Voice en 2012 pero no fue elegido por ningún coach, Ritchie Neville, que probó con la tele y se hizo sommelier durante un tiempo, y Scott Robinson, que actuó en el musical Boogie Nights 2 y probó con programas deportivos de radio.

Westlife

El tándem formado por Simon Cowell y Louis Walsh, hoy convertidos en dueños y señores de los talent shows anglosajones, dio a luz a Boyzone y, más tarde, cuando vio venir su separación, a Westlife, una banda más que similar a la anterior: también irlandeses, también con aspecto de no haber roto un plato, también expertos en baladas edulcoradas. Vendieron diez millones de discos y en 2011, doce años después de haberse unido, se separaron tras sacar un album de grandes éxitos.

Su líder, Nicky Byrne, hoy tiene un programa de radio y ha presentado en alguna ocasión las votaciones de Irlanda en Eurovisión. Otro de sus miembros, Bryan McFadden, continúa su carrera en solitario y es una cara recurrente en distintos realities televisivos. Kian Egan es coach en la versión irladesa de La Voz. Shane Filan y Mark Feehily lo siguen intentado sin demasiado éxito.

Take That

Durante la segunda década de los noventa fueron los reyes indiscutibles del pop británico para adolescentes. Con una apariencia mucho menos prefabricada que los Backstreet Boys y unos temas bastante menos empalagosos, se erigieron como el reverso 'digno' de las boy bands. Se separaron en 1996, poco tiempo después de que Robbie Williams decidiera marcharse (luego regresó y volvió a irse) y a día de hoy tres de ellos, Gary, Mark y Howard, están en plena gira de resurrección con gran parte de las entradas agotadas.

No hace falta contar qué ha sido de Robbie Williams. En cuanto al resto, se sabe que Gary Barlow fundó su propia discográfica, ha grabado varios discos, protagonizado varios musicales y participado (adivinen) en el programa Factor X. Mark Owen hizo lo propio y ,además, ganó la segunda edición de Gran hermano VIP; Howard Donald (el de las rastas) se hizo DJ, y Jason Orange se unió a la reunión de la banda en 2005 pero actualmente, y sin saber muy bien por qué, pasa de sus compañeros.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.