Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tías y pelotas

Ellos por ‘feminazi’ y ellas por micromachista. No vine aquí a hacer amigos. Ni amigas. Nunca llegaré a nada

No tengo ni idea de fútbol, quede dicho desde el principio para que las hordas de eruditos de la cosa no me lapiden por tamaña intrusión en tan sagrada materia. Poseo, sin embargo, una pituitaria infalible para oler el machismo a la legua aunque se disfrace de galantería fina. No tiene mérito, son muchas décadas oyendo prepotencias disfrazadas de presuntos piropos y haciendo como que no me entero de nada por no liarla, por no parecer que voy de estrecha, porque uf qué pereza me da todo.

Pues bien, expuestas mis credenciales, opino que lo de la selección femenina de fútbol apesta a sexismo del más rancio. Del que ya no se ve por el mapa salvo en ciertos despachos, ciertas alcobas y ciertos semáforos. De ese que vas con el coche, te pita el de atrás porque te has parado en ámbar y encima te brama mujer tenías que ser y qué haces conduciendo cuando tenías que estar fregando.

Resulta que las jugadoras, tan buenas en lo suyo como el mejor de sus colegas varones, llevan 27 años aguantando que el seleccionador de la cosa, Ignacio Quereda, las trate como a niñas respondonas a las que en vez de jugar a cocinitas como está mandado les ha dado por darle patadas a una pelota. Hasta que la última quinta ha osado plantarle cara. Le exigen, oh escandalazo, que las respete, que les exija y que les dé más caña, pero de la deportiva, no de la otra. “Chavalitas”, dicen que las llama el preboste, qué simpático.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Chavalas, sí, educadas en presunta igualdad, qué se han creído, ilusas, que tienen el mismo derecho que los chavalotes. Por cierto, Quereda, lo de chavalita, bonita, reina, princesa, guapa, podemos decirlo nosotras y nuestros amigos. Discriminación positiva, de acuerdo. Después de milenios de patriarcado, merecemos esa mínima revancha. Y ahora, venga, ya pueden emplumarme. Ellos por feminazi y ellas por micromachista. No vine aquí para hacer amigos. Ni amigas. Nunca llegaré a nada.

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS