Anna Wintour viste los premios Tony

La editora de ‘Vogue’ devuelve el glamour a la alfombra roja de los premios de Broadway

Anna Wintour, editora de 'Vogue' Usa.
Anna Wintour, editora de 'Vogue' Usa.EDUARDO MUNOZ (REUTERS)

El nombre de Anna Wintour se asocia automáticamente a la clase alta de la moda internacional. Y quizá a la gran mayoría se le escapaba que la poderosa editora de Vogue USA tiene, además, una segunda pasión: el teatro.

Pero sus amigos de Broadway sí lo sabían. Por eso, cuando el año pasado el productor teatral Jordan Lorth y el diseñador de vestuario y actual presidente de la American Theater Wing, William Ivey Long, decidieron que debían convertir la alfombra roja de los premios de Broadway en un evento que atrajera tanta atención mediática como la de los Oscar o los Globos solo se les ocurrió un nombre: Anna Wintour.

Jennifer Lopez, a su llegada a la gala.
Jennifer Lopez, a su llegada a la gala.EDUARDO MUNOZ (REUTERS)

Contratada como asesora (según Page Six, sin sueldo), lo primero que hizo fue ir a la gala de 2014. Salió espantada. “Acabo de estar en los premios Tony en Nueva York, y, dios, necesitan vuestra ayuda”, les dijo a unos futuros estilistas. Su primera sugerencia fue entonces contratar a Ed Filipowski, presidente de la agencia de relaciones publicaciones de moda KCD; y, como Wintour, un gran aficionado al teatro, e incluso productor de alguna obra.

Entre los dos, Wintour y Filipowski, consiguieron el domingo darle una vuelta de glamour a la alfombra del Radio City Music Hall que tuvo más atención en redes sociales que nunca. La decoración fue uno de los primeros cambios que se vieron: transformaron la habitual pequeña carpa mal iluminada y fondo blanco en un elegante photocall de jardín vertical.

Además, organizaron la llegada de los actores y actrices dosificando los nombres conocidos a lo largo de las dos horas que duró el paseíllo y, como es habitual en los Oscar, dejaron a las grandes estrellas para el final. Así, de los últimos en llegar fueron Carey Mulligan, nominada por Skylight y vestida con un Balenciaga que disimulaba su recién confirmado embarazo; Bradley Cooper, nominado por El hombre elefante y acompañado por su madre y su hermana (y no por su novia Irina Shayk, como se esperaba); Amanda Seyfried, que acaba de debutar en Off-Broadway, y eligió un vestido corto de Oscar de la Renta; y Jennifer Lopez, la encargada de cerrar la alfombra, con un estilismo mucho más sofisticado y moderado de lo habitual, firmado por Valentino Couture.

Pero más allá de la organización y decorados, la verdadera función de Wintour y Filipowski fue vestir a nominados e invitados. Ambos se encargaron de poner en contacto a las casas de moda con los actores, una práctica obvia en cualquier otro evento que no era habitual en la celebración de los premios Tony. “Hay diseñadores a los que les encanta el teatro e ir al teatro y lo respetan, pero no estoy segura de que hayan tenido una conexión con este mundo, así que nos alegró poder facilitarlo y ayudar”, dijo la directora de Vogue el domingo, asegurando que el resultado no era solo responsabilidad suya.

Bradley Cooper fue con su madre y hermana y sin Irina Shayk.
Bradley Cooper fue con su madre y hermana y sin Irina Shayk.D Dipasupil (FilmMagic)
Carey Mulligan, en la alfombra roja de los premios.
Carey Mulligan, en la alfombra roja de los premios.D Dipasupil (FilmMagic)

Michael Kors, Vera Wang, Marc Jacobs, Zac Posen y Oscar de la Renta fueron algunos de los diseñadores que cedieron sus vestidos para la gala tanto a los actores de clase A como a los poco conocidos fuera de Broadway. Kristin Chenoweth, nominada y presentadora de la ceremonia, eligió a Posen; como la ganadora del Tony a mejor actriz de reparto en una obra, Annaleigh Ashford; mientras otras candidatas e invitadas se decantaban por De la Renta (Elisabeth Moss), Ralph Lauren (Ruth Wilson), Naeem Khan (Vanessa Hudgens) o Delpozo (Rose Byrne).

En la lista de invitados también se notó la influencia de la directora de Vogue. Decidida a que el evento fuera recogido por los medios especializados en moda, además de actrices y figuras como Jennifer Lopez o Ashley Tisdale que ya estaban invitadas por los propios Tony; pasearon también por la alfombra las modelos Kendall Jenner, Amber Valletta, Bella Hadid o Constance Jablonski.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS