Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Aún están a tiempo

Los presidentes de Cataluña y País Vasco deberían pronunciarse sobre la pitada al himno y al Rey

Los pitidos al Rey y al himno nacional en la final de Copa no pasarían de ser un nuevo alarde de incivilidad e incultura, como define el diccionario al gamberrismo, si no fuera porque esa manifestación, ofensiva para muchos españoles, estuvo acompañada esta vez por la exhibición de una gigantesca pancarta con el lema Jota ke irabazi arte (Dale duro hasta vencer):la misma que ha empleado ETA como señal de identificación en sus armas y sus comunicados.

Editoriales anteriores

La reunión que hoy celebrará la comisión contra la violencia en el deporte deberá estudiar lo ocurrido, incluyendo esa exhibición. En la pancarta figuraba el escudo del Athletic de manera que pudiera interpretarse (ante un juez) como que quien tenía que jugar con energía hasta vencer era el equipo bilbaíno. Que se expliquen los que la exhibieron si son identificados; pero sería absurdo ignorar la carga ofensiva y amenazante de su iniciativa.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Lo de los pitidos no tiene solución que no implique riesgos graves: no es posible suspender el evento antes de que ocurra la ofensa ni prohibirlo una vez producida con 90.000 personas en el estadio; y tampoco plantear sanciones indiscriminadas. Pero sí habría sido esperable de los presidentes catalán y vasco y de los de ambos clubes un pronunciamiento previo y conjunto. Urkullu, al menos, llamó a que imperase el grito de Aúpa el Athletic a otras manifestaciones. Aún están a tiempo de condenar lo ocurrido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS