Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La metamorfosis del pinchadiscos mejor pagado

Calvin Harris, de “chico raro” a modelo de Armani y novio de Taylor Swift

Calvin Harris
Calvin Harris, durante una actuación en septiembre de 2014. Cordon Press

Calvin Harris ha tomado el relevo de David Guetta. A sus 31 años, el escocés es el dj que más dinero gana, más de 60 millones de dólares (56,5 millones de euros) el año pasado —el doble que Guetta—, según la lista que elabora la revista Forbes. Es mundialmente conocido por su trabajo, y quién no hubiese escuchado su nombre quizá lo sabe ahora después de que esta semana se confirmara su relación con la cantante del momento, Taylor Swift. Hace ya tiempo que el EDM (música dance electrónica) pasó de ser una tendencia musical minoritaria a una de las de mayor éxito. Los pinchadiscos de moda como Guetta se convirtieron en celebridades que cobraban decenas de miles de euros por sesión en las discotecas, y su caché se equiparó al de las estrellas del pop o el rock. Harris no ha sido el pionero, pero ha incorporado una dosis de glamour extra con sus parejas o su incursión en el mundo de la moda de la mano de Armani, algo para lo que se ha preparado con un impresionante proceso de transformación física.

Taylor Swift y Calvin Harris
Taylor Swift junto a Calvin Harris.

Se dice que fue Taylor Swift la que se fijó en él y le conquistó enviándole mensajes románticos al móvil. Una amiga íntima de la artista estadounidense ha contado que “necesitaba un tío mayor que ella (Swift tiene 25 años, seis menos que él) y que la entendiese, y Calvin es un adicto al trabajo como ella. Es el número uno en lo suyo y ella también”. El dj tiene fama de rompecorazones, y cuenta entre sus conquistas con otras cantantes como Kesha, Rita Ora o Ellie Goulding. Su triunfo en lo profesional también ha estado muy ligado a las mujeres. Adam Richard Wiles, su verdadero nombre, trabajaba haciendo camas en un hotel y soñaba con ser futbolista mientras creaba música electrónica en su habitación. En 2006, a los 21 años, fue descubierto por una discográfica a través de la red social MySpace. Tras cuatro años de carrera llegó su gran oportunidad: en 2011 fue telonero de la gira de Rihanna, lo que le llevó a producir para la cantante el tema We Found Love, que llegó al número uno. Antes había fabricado canciones para Kylie Minogue y su predilección por las voces femeninas le ha llevado a contar con las de Gwen Stefani o Katy Perry. Ha colocado nueve sencillos de un mismo álbum en el top 10 británico, superando el récord que ostentaba el mismísimo Michael Jackson, lo que le ha valido el sobrenombre de rey del electropop. Por su ascensión profesional se ha atrevido a decir “no” a una colaboración con Lady Gaga, aunque recientemente ha sido Rihanna la que ha rechazado sus propuestas para su próximo lanzamiento.

Calvin Harris a su llegada a los premios Brit.
Calvin Harris a su llegada a los premios Brit. Camera press

Harris ha acompañado su evolución artística con una metamorfosis de su cuerpo y estilo. Del “chico raro”, como ha reconocido que le llamaba la cantante de Barbados cuando le conoció, moreno, delgado y desaliñado, al rubio sexi y musculado en el que se ha convertido. Una transformación a la que ha decidido sacarle provecho. Y ni más ni menos, ha cogido el testigo de David Beckham o Cristiano Ronaldo como modelo de ropa interior para Armani, protagonizando la campaña de primavera/verano 2015. “Calvin Harris es un joven verdaderamente cosmopolita, capaz de seducir a las masas con su energía y su música. No es modelo, pero eso crea un vínculo más sincero con el público”, explicaba así su elección el diseñador italiano.

Afrontó el reto con largas horas de entrenamiento. “Sentí que si iba a hacerlo quería que el impacto fuese el mayor posible. Me gusta estar bien, soy muy presumido con mis apariciones, como sano y hago mucho ejercicio. Y lo disfruto”. En referencia a su aspecto como modelo de calzoncillos, se quita el mérito. “Me enseñaron cómo colocarlos y ajustarlos, y lo hice bien. ¿No esperabais que lo fuese a conseguir, verdad?”. Fotografiado por Boo George, responsable de las últimas campañas de Emma Watson o Jamie Dornan, Harris también será imagen de los relojes y las gafas de sol. Hoy disfruta de la experiencia en la moda, pero confiesa que hasta hace poco la firma italiana no era para él: “Jamás pisé el barrio de Glasgow donde están esas tiendas, es demasiado pijo para mí”.

Entre sus nuevos proyectos está su adhesión a Tidal, la nueva plataforma de descarga digital que ha creado Jay-Z junto a primeras figuras de la industria como Madonna, Beyoncé o Kanye West. Y acaba de iniciar su gira por EE UU con un mes entero de actuaciones en Las Vegas como parte de un contrato de varios años para ser el residente de la discoteca Hakkasan, el club nocturno más grande del país y uno de los más lujosos. Una estancia que mantendrá a Calvin Harris cerca de su novia, que atraviesa un duro trance. Taylor Swift confirmaba el pasado jueves que a su madre le han diagnosticado un cáncer.