Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La boda de mi peor enemigo

Como si de una relación amorosa se tratara, las relaciones de Hamás con Al Fatah ponen nerviosos a los israelíes. Por su parte, los acuerdos entre Al Fatah e Israel no son vistos con buenos ojos por Hamás y, de Hamás e Israel, mejor no hablar.

Poco a poco, Al Fatah se ha encumbrado hasta hacerse tan vistosa que todas las miradas recaen en ellos. Todos quieren a Al Fatah como pareja, pero no están dispuestos a renunciar a su parte del pastel.

Este complicado lío amoroso a tres bandas semeja llegar a su fin con el matrimonio entre Al Fatah y Hamás, dejando a Israel como el amante celoso que no dio lo suficiente por la relación. Aun así, no pocas son las bodas que se cancelan antes de celebrarse.— Roberto Muelas Lobato.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.