Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planeta Futuro

La voz gráfica del pueblo gitano

Mugur Varzariu se hizo fotógrafo hace solo unos años. Para él, la imagen es un medio de denunciar injusticias y combatirlas. Pronto se dio cuenta de que no tenía que salir de Rumanía, su país, para hacerlo

  • Mugur Varzariu, rumano de 44 años, no sabía manejar una cámara de fotos hasta hace cuatro. Antes de eso era estratega de marketing en grandes empresas y lo cierto es que no pierde ocasión de 'vender' su trabajo. La imagen es para él un "altavoz" con el que denunciar problemas sociales. Y no descarta usar otros, como la política. En sus primeros trabajos recorrió el mundo en busca de conflictos, como el de Siria, pero pronto se dio cuenta de que no hace falta salir de las fronteras de su país para encontrar injusticias. Las medidas que el por entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, tomó para deportar a los gitanos rumanos, le hicieron ver un conflicto del que, según él, nadie se estaba encargando. Ahora dedica prácticamente todo su tiempo a ellos: a denunciar los abusos que padecen y a hacer activismo para evitarlos. Varzariu hace aquí un repaso por algunas de las instantáneas más significativas de su todavía corta carrera como reportero. Por PABLO LINDE
    1Fotografía como altavoz social Mugur Varzariu, rumano de 44 años, no sabía manejar una cámara de fotos hasta hace cuatro. Antes de eso era estratega de marketing en grandes empresas y lo cierto es que no pierde ocasión de 'vender' su trabajo. La imagen es para él un "altavoz" con el que denunciar problemas sociales. Y no descarta usar otros, como la política. En sus primeros trabajos recorrió el mundo en busca de conflictos, como el de Siria, pero pronto se dio cuenta de que no hace falta salir de las fronteras de su país para encontrar injusticias. Las medidas que el por entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, tomó para deportar a los gitanos rumanos, le hicieron ver un conflicto del que, según él, nadie se estaba encargando. Ahora dedica prácticamente todo su tiempo a ellos: a denunciar los abusos que padecen y a hacer activismo para evitarlos. Varzariu hace aquí un repaso por algunas de las instantáneas más significativas de su todavía corta carrera como reportero. Por PABLO LINDE
  • "Esta imagen, tomada en marzo de 2010, muestra varios gitanos rumanos visitando un cementerio de Herasti, al sur del país, durante un Domingo de Ramos. Los cristianos ortodoxos acuden a media noche, prenden candelas alrededor de las tumbas y comparten comida para recordar a sus parientes fallecidos. La oscuridad del momento casi no me permitió enfocar. Tomé la fotografía unos meses después de empezar mi trabajo como reportero social, cuando todavía estaba aprendiendo a usar la cámara en diferentes situaciones".
    2Una noche de difuntos "Esta imagen, tomada en marzo de 2010, muestra varios gitanos rumanos visitando un cementerio de Herasti, al sur del país, durante un Domingo de Ramos. Los cristianos ortodoxos acuden a media noche, prenden candelas alrededor de las tumbas y comparten comida para recordar a sus parientes fallecidos. La oscuridad del momento casi no me permitió enfocar. Tomé la fotografía unos meses después de empezar mi trabajo como reportero social, cuando todavía estaba aprendiendo a usar la cámara en diferentes situaciones".
  • "Esta fotografía fue seleccionada por Canon como una de las tres mejores en el concurso CPN. Retrata a unos refugiados eritreos que llegan desde Libia al centro de Acnur en Timisoara (Rumanía). No gané el primer premio, que fue para una foto de gases lacrimógenos cayendo desde el cielo sobre manifestantes palestinos en algún lugar de Israel. ¿Quién puede competir con eso? Pero no me decepcionó: en todos los concursos en los que he participado siempre he tenido una imagen entre las cinco mejores. Para mí es más importante ser constante que tener suerte".
    3Mejor la constancia que la suerte "Esta fotografía fue seleccionada por Canon como una de las tres mejores en el concurso CPN. Retrata a unos refugiados eritreos que llegan desde Libia al centro de Acnur en Timisoara (Rumanía). No gané el primer premio, que fue para una foto de gases lacrimógenos cayendo desde el cielo sobre manifestantes palestinos en algún lugar de Israel. ¿Quién puede competir con eso? Pero no me decepcionó: en todos los concursos en los que he participado siempre he tenido una imagen entre las cinco mejores. Para mí es más importante ser constante que tener suerte".
  • "Tomé esta imagen desde un helicóptero de la polícía en el que viajábamos un grupo de periodistas para asistir al reparto de ayuda humanitaria en una región nevada cercana a Bucarest".
    4Rumanía desde el cielo "Tomé esta imagen desde un helicóptero de la polícía en el que viajábamos un grupo de periodistas para asistir al reparto de ayuda humanitaria en una región nevada cercana a Bucarest".
  • "Aquí una imagen que no tenía intención de captar. El chico estaba trabajando cuando pasé por allí y me pidió que le tomara una foto. Le dije que sí e inmediatamente saltó a lomos del caballo. En solo unos segundos controlaba al animal y, cuando se paró, apreté el botón. Es una instantánea en la que veo la esperanza de cambio para los gitanos de Rumanía".
    5Esperanza en el futuro "Aquí una imagen que no tenía intención de captar. El chico estaba trabajando cuando pasé por allí y me pidió que le tomara una foto. Le dije que sí e inmediatamente saltó a lomos del caballo. En solo unos segundos controlaba al animal y, cuando se paró, apreté el botón. Es una instantánea en la que veo la esperanza de cambio para los gitanos de Rumanía".
  • "El 12 del 12 de 2012 di un paseo por el parque más grande de Bucarest y me encontré con estos pescadores, que estaban recogiendo la captura del día. Hacía mucho frío y me costó levantarme de la cama para salir a la calle, pero la recompensa fueron unas imágenes que solo te esperas en mitad de lugares salvajes e inhóspitos, no en el centro de una gran capital".
    6La recompensa de salir a la calle "El 12 del 12 de 2012 di un paseo por el parque más grande de Bucarest y me encontré con estos pescadores, que estaban recogiendo la captura del día. Hacía mucho frío y me costó levantarme de la cama para salir a la calle, pero la recompensa fueron unas imágenes que solo te esperas en mitad de lugares salvajes e inhóspitos, no en el centro de una gran capital".
  • "Para mí esta imagen es un recordatorio de lo que es la dignidad dentro de la pobreza. Estaba trabajando en una historia sobre el acceso a la salud de la comunidad gitana cuando encontré este suburbio. La foto corresponde a la primera familia a la que visité. Los primeros 15 minutos los pasé en la calle, pero cuando entré en esta pequeña pero colorida habitación y conocí a esta anciana, en seguida me di cuenta de que se trataba de un momento especial".
    7La dignidad de la pobreza "Para mí esta imagen es un recordatorio de lo que es la dignidad dentro de la pobreza. Estaba trabajando en una historia sobre el acceso a la salud de la comunidad gitana cuando encontré este suburbio. La foto corresponde a la primera familia a la que visité. Los primeros 15 minutos los pasé en la calle, pero cuando entré en esta pequeña pero colorida habitación y conocí a esta anciana, en seguida me di cuenta de que se trataba de un momento especial".
  • "Mi historia con Mihai, en la imagen, empezó con mal pie. Casi llegamos a las manos. Estaba acostumbrado a pedir dinero a los que pasaban con cámaras por allí y eso mismo hizo conmigo. Le respondí tan abruptamente que los que estaban a mi alrededor me advirtieron de que podía meterme en un problema. Algunos tuvieron que intervenir para evitar una pelea. Ahora somos muy buenos amigos; he luchado por evitar la demolición de su casa, entre otras muchas de Craica".
    8Historia de una amistad "Mi historia con Mihai, en la imagen, empezó con mal pie. Casi llegamos a las manos. Estaba acostumbrado a pedir dinero a los que pasaban con cámaras por allí y eso mismo hizo conmigo. Le respondí tan abruptamente que los que estaban a mi alrededor me advirtieron de que podía meterme en un problema. Algunos tuvieron que intervenir para evitar una pelea. Ahora somos muy buenos amigos; he luchado por evitar la demolición de su casa, entre otras muchas de Craica".
  • "El adolescente de esta imagen siempre trabajaba en turnos de noche, por lo que cada vez yo que llegaba al poblado donde vivía, por la mañana temprano, lo encontraba durmiendo. Había entrenado a este gallo para seguirlo a todos lados, era como un perro. Iba tras de él cada día hasta que al final del año los vecinos lo mataron".
    9Trabajo de noche, sueño de día "El adolescente de esta imagen siempre trabajaba en turnos de noche, por lo que cada vez yo que llegaba al poblado donde vivía, por la mañana temprano, lo encontraba durmiendo. Había entrenado a este gallo para seguirlo a todos lados, era como un perro. Iba tras de él cada día hasta que al final del año los vecinos lo mataron".
  • "Mis primeros trabajos fueron en Siria, donde está tomada esta fotografía. Intenté venderla a la agencia AP, pero no les pudo importar menos. Dos años después se convirtió en la imagen de primera página de Vice International (el número de noviembre dedicado a Siria) y fue usada para una campaña de publicidad, lo que me dio algo de dinero".
    10El rechazo a una buena foto "Mis primeros trabajos fueron en Siria, donde está tomada esta fotografía. Intenté venderla a la agencia AP, pero no les pudo importar menos. Dos años después se convirtió en la imagen de primera página de Vice International (el número de noviembre dedicado a Siria) y fue usada para una campaña de publicidad, lo que me dio algo de dinero".
  • "Estaba en casa la mañana en la que decidí ir al Parlamento y comprobar si podía colarme a tomar algunas fotos del presidente rumano. No tenia acreditación, pero conseguí que me permitieran acceder. Aunque no pude captar muchas imágenes del primer ministro, fui el único que capturó el momento que vemos, con un hombre sosteniendo una silla sobre la cabeza de la hija del jefe de gobierno".
    11El momento justo en el lugar oportuno "Estaba en casa la mañana en la que decidí ir al Parlamento y comprobar si podía colarme a tomar algunas fotos del presidente rumano. No tenia acreditación, pero conseguí que me permitieran acceder. Aunque no pude captar muchas imágenes del primer ministro, fui el único que capturó el momento que vemos, con un hombre sosteniendo una silla sobre la cabeza de la hija del jefe de gobierno".
  • "Yo creo en el karma y esta foto trata de eso. Tenía que ver a un abogado del centro de la ciudad para firmar unos papeles. Cogí mis cámaras por si me daba tiempo a trabajar durante el resto del día. Pasé con el coche delante del Palacio Real, donde había una manifestación. En el medio de ese caos, estuve menos de 10 minutos en el escenario tomando fotos. Aquí viene la parte mágica: volví a casa a editar el material y me di cuenta de que entre la multitud estaba protestando mi madre. Fui consciente de que heredé los ideales de mi padre y el activismo de ella".
    12Inspiración materna "Yo creo en el karma y esta foto trata de eso. Tenía que ver a un abogado del centro de la ciudad para firmar unos papeles. Cogí mis cámaras por si me daba tiempo a trabajar durante el resto del día. Pasé con el coche delante del Palacio Real, donde había una manifestación. En el medio de ese caos, estuve menos de 10 minutos en el escenario tomando fotos. Aquí viene la parte mágica: volví a casa a editar el material y me di cuenta de que entre la multitud estaba protestando mi madre. Fui consciente de que heredé los ideales de mi padre y el activismo de ella".
  • "Una lluvia extremadamente sucia caía por las escaleras de este edificio de viviendas sociales. Los vecinos de Baia Mare que vivían allí estaban amenzados por desalojo. El día que capté la imagen, el alcalde les había pedido que limpiaran el recinto para una visita de prensa. Tuvieron que evacuar cientos de cubos de agua para complacerle. Dos años más tarde me enteré de que dos niñas cayeron del balcón de ese edificio porque no había pasamanos en las escaleras ni barandillas".
    13Una infancia de riesgo "Una lluvia extremadamente sucia caía por las escaleras de este edificio de viviendas sociales. Los vecinos de Baia Mare que vivían allí estaban amenzados por desalojo. El día que capté la imagen, el alcalde les había pedido que limpiaran el recinto para una visita de prensa. Tuvieron que evacuar cientos de cubos de agua para complacerle. Dos años más tarde me enteré de que dos niñas cayeron del balcón de ese edificio porque no había pasamanos en las escaleras ni barandillas".