Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey Abdalá de Arabia Saudí nombra al príncipe Muqrin segundo en la línea de sucesión

Aunque el nombramiento como “vice heredero” es nuevo, ese sistema de sucesión planificada ya existió en tiempos del rey Fahd. Su recuperación hace temer por la salud de Salman

El rey Abdalá de Arabia Saudí.
El rey Abdalá de Arabia Saudí. CORDON

El rey Abdalá de Arabia Saudí ha designado segundo en la línea de sucesión a su medio hermano el príncipe Muqrin. La decisión, recogida en un decreto real y anunciada en la televisión del Estado, supone que en caso de fallecimiento del heredero, el príncipe Salman, Muqrin pasaría a ocupar su puesto y, eventualmente, llegaría a ser rey. Aunque el nombramiento como “vice heredero” es nuevo, ese sistema de sucesión planificada ya existió en tiempos del rey Fahd. Su recuperación hace temer por la salud de Salman.

“El rey Abdalá designa al príncipe Muqrin como [futuro] rey en caso de que los cargos de rey y de príncipe heredero queden vacantes”, ha anunciado un locutor que leía un comunicado de la Corte.

Muqrin Bin Abdulaziz, de entre 68 y 70 años, según las fuentes, es el más joven de los hijos varones del fundador del reino, el rey Abdulaziz al Saud, quienes han ido sucediéndose tras su muerte. Dirigió los servicios secretos del reino entre 2005 y 2012, cuando al ascender al trono, el rey Abdalá le nombró consejero y enviado especial con rango de ministro. Desde hace un año ejercía como segundo vice primer ministro, un cargo que se asocia informalmente con el siguiente en la línea sucesoria.

La confirmación de ese título dado a conocer hoy jueves, justo en víspera de la llegada al país del presidente Barack Obama, ha desatado todo tipo de especulaciones. Algunos observadores temen que sea una indicación del precario estado de salud del heredero, que ya tiene 78 años. Durante el reinado de Abadalá, que ronda los 90 (según la biografía oficial ya que no había registros cuando nació), ya han muerto dos de sus sucesores, los príncipes Sultan y Nayef, lo que ha avivado el debate sobre la necesidad de dar el relevo a la siguiente generación, la de los nietos de Abdelaziz.

“Para[la familia real] es importante ofrecer una imagen de estabilidad y sucesión organizada”, explica el veterano periodista saudí Khaled Al Maeena, por teléfono desde Yeddah. En su opinión, la medida también “deja fuera de lugar cualquier tipo de rumores”. “No tiene nada que ver con la política exterior”, subraya.

De hecho, el asunto ya se comentaba en los mentideros políticos de Riad, hasta donde había llegado la reciente convocatoria del Consejo de Lealtad para debatir los siguientes pasos en la sucesión. El foro, creado por Abdalá, reúne a los hijos de Abdelaziz aún vivos y a algunos de los nietos más relevantes, una treintena de hombres en total.

Pocas horas antes del nombramiento de Muqrin, la agencia France Presse había dado cuenta de esa reunión. Según sus fuentes, el rey también habría propuesto que su hijo Miteb, actualmente al frente de la Guardia Nacional, fuera el siguiente en la sucesión. Este extremo, sin embargo, no ha sido confirmado. Aunque en ausencia de una línea sucesoria formal nada garantiza que el futuro rey respete el orden acordado, la designación de Miteb despertaría sin duda recelos entre otras ramas de la familia que también aspiran a alcanzar el trono.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >