Isabel II inicia una “sucesión tranquila”

La casa real británica prepara la fusión de las oficinas de la reina y el príncipe Carlos mientras que el heredero asume cada vez más competencias La soberana, a los 88 años, no piensa en abdicar pero sí en llevar una vida más reposada

La reina Isabel, con su hijo Carlos.
La reina Isabel, con su hijo Carlos.MARK CUTHBERT (GETTY)

El príncipe Carlos cada vez parece estar más cerca de ocupar el trono del Reino Unido. No es que su madre Isabel II tenga intención de abdicar en su favor. Eso nunca ha sido parte de la tradición monárquica inglesa. Sin embargo, el heredero al trono británico compartirá más responsabilidades con la reina e incluso la representará con más asiduidad en actos públicos, algo que se interpreta como la señal más clara de que su camino hacia el trono comienza a allanarse. Según se supo esta semana, la casa real británica está a punto de anunciar la fusión de las oficinas de prensa de la reina de Inglaterra y de su hijo Carlos. Será Sally Osman, la actual responsable de comunicación del heredero y ex jefa de relaciones públicas de la BBC, quien se encargará de combinar ambas agendas en lo que a todas luces parece una estrategia para ir delegando poco a poco las obligaciones de la reina en su hijo. Los observadores, sin embargo, descartan por completo que pueda producirse una abdicación como ha sucedido recientemente en Holanda y Bélgica.

Según desvelaba el domingo The Sunday Times, se trata de una estrategia cuyo objetivo es despejar el camino hacia “una sucesión tranquila”. “La idea es la de pasar el testigo a la siguiente generación”, explicaban a dicho periódico fuentes de la casa real. De hecho, a lo largo del último año se ha visto como la reina compartía con más asiduidad su presencia en actos públicos con Carlos de Inglaterra y su mujer, o con sus nietos Enrique y Guillermo. En su actual agenda para 2014 sólo hay una visita oficial al extranjero y está previsto que también acuda acompañada de su hijo. Será un viaje particularmente significativo: el 6 de junio se conmemora en Francia el setenta aniversario del desembarco de Normandía. “Nos han dicho que probablemente éste sea su último viaje oficial al extranjero” aseguraba en el Sunday Times un miembro del equipo que organiza los festejos del Día-D.

Después de 261 viajes oficiales en sus 62 años de reinado, la reina, que cumplirá 88 años el próximo abril, se muestra cada vez más cansada en sus apariciones públicas. No obstante, este año superará a su antepasada la reina Victoria, que ostenta el récord de permanencia en el trono inglés, con 63 años de reinado. Sin duda tiempo más que suficiente para decir basta, aunque en ningún caso se contempla una abdicación y tampoco se explicará de forma oficial en qué consistirá la estrategia de creciente delegación de funciones en los herederos al trono. “Sería el equivalente a declarar una regencia y eso despertaría todo tipo de complejas situaciones constitucionales” explica un portavoz de la casa real.

Como todo en la monarquía británica, la idea es que los cambios se produzcan poco a poco y que los ingleses los vayan asimilando casi sin darse cuenta. “Esto no va a ser un cambio abrupto, es un proceso gradual que se desarrollará en los próximos años, es una sucesión tranquila” apuntaba un antiguo miembro de la casa real en el citado diario.

Si Carlos de Inglaterra asume poco a poco responsabilidades de cabeza de familia, significa que sus hijos Enrique y Guillermo tendrán a su vez que sustituirle a él. No es casualidad que el príncipe Enrique acabe de dejar su trabajo como piloto militar para instalarse en un despacho desde el que coordinará eventos conmemorativos para el ejército. Su hermano Guillermo, en cambio, ya está embarcado en el aprendizaje para llevar las riendas del ducado de Cornualles, que heredará de su padre el día que éste se convierta en rey.

Pese a todos estos movimientos, desde Buckingham se advierte que la reina sigue trabajando. “Cada día se la puede ver ofreciendo audiencias y cargando con el maletín rojo donde se guardan los papeles del gobierno”, declaró un antiguo ayudante real. Además, de momento no tiene intención de abandonar su encuentro semanal con el primer ministro, un acicate intelectual y dialéctico que como se recordaba en la exitosa obra de teatro The Audience, que arrasó en el West End el pasado invierno, ha sido la sal y pimienta de su vida política durante 62 años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS