Saint Laurent, aprobado por quien más le quiso

Se estrena la primera de las películas sobre el fallecido modisto que refleja su exitosa carrera y su tumultuosa relación con Pierre Bergé, que ha dado el visto bueno al filme

Pierre Niney, que interpreta a Yves Saint Laurent.
Pierre Niney, que interpreta a Yves Saint Laurent.

Más de cinco años después de la muerte de Yves Saint Laurent, el inventor del esmoquin para mujeres que revolucionó el mundo de la moda, resucita en la gran pantalla por partida doble. El primero y esperado biopic sobre el genio francés con aires de poetas maldito, dirigido por Jalil Lespert, se estrena entre gran expectación este miércoles en los cines franceses, una cinta en la que destaca la aplaudida interpretación del joven Pierre Nimey. A diferencia de la película sobre el modista que ultima también el cineasta Bertrant Bonello, prevista para el mes de mayo, cuenta con el visto bueno de Pierre Bergé, el inseparable compañero sentimental y empresarial de Saint Laurent, que posee los derechos morales de su obra.

“Quería contar una historia de amor que tuviera aliento y que fuera épica. También quería poner en escena a unos personajes que luchan por sus sueños”, relata Lespert en la presentación oficial de la película, libremente adaptada de la biografía que Laurence Benaïm dedicó al modista nacido en Orán, en la Argelia francesa, en 1936 y fallecido en París en 2008. “Sin el acuerdo de Pierre Bergé, no hubiera hecho la película. Cuando uno se detiene sobre la vida de Yves Saint Laurent, Pierre Bergé forma parte integrante de su universo: si hablas de uno, estás obligado a hablar del otro”.

La película, sobriamente titulada Yves Saint Laurent, recorre así la eclosión de Saint Laurent a lo largo de dos décadas, entre 1956 y 1976, a través de la su tumultuosa relación con Bergé. Llegado a París con apenas 19 años como asistente de Christian Dior, es propuesto como director artístico tras la repentina muerte de su mentor en 1957. Conoce a Bergé en el desfile de su primera colección al año siguiente. Es el inicio de una mítica colaboración, que llevará a la creación de la casa Yves Saint Laurent en 1962 y que, pese a los altibajos, durará hasta la muerte del modista. “El talento, lo tienes tú. El resto, me ocupo yo”, resume de entrada en la cinta Bergé, interpretado por Guillaume Gallienne.

En la piel del modista, un jovencito Pierre Nimey, de 24 años y al igual que Gallienne miembro de la prestigiosa Comédie Française, borda una interpretación que explora los demonios del sulfuroso genio, con sus depresiones, sus excesos con el alcohol y las drogas y sus infidelidades. Al parecido físico de partida, acentuado con el uso de unas gafas auténticas del Saint Laurent y una prótesis nasal, el actor recrea a la perfección la dicción y la gestual del maestro, conocido por su enorme timidez.

En esta odisea no podían faltar las grandes musas de creador, con Charlotte Le Bon en la piel de Victoire, Laura Smet en la de Loulou de la Falaise y Marie de Villepin, hija del ex primer ministro francés, Dominique de Villepin, en la de su gran amiga Betty Catroux.

La cinta ha contado también con la colaboración de la Fundación Bergé-Saint Laurent. Utiliza así los vestidos originales, verdaderas obras de arte sacadas de los museos para la ocasión, como la histórica colección Mondrian o la mágica serie del Ballet ruso presentado en 1976, con la que culmina la película. Las escenas se han rodado en la medida de lo posible en los lugares originales, como su estudio parisiense o el antiguo Hotel Intercontinental, hoy Hotel Westin, testigo de sus concurridos desfiles.

Con muchas menos facilidades, el cineasta Bertrant Bonello no ha renunciado a su proyecto de hacer su propio retrato del modista. Vetado por el propio Bergé, que amenaza con llevarle a los tribunales, Bonello ha decidido alejarse de la historia de amor para centrarse en la carrera de Saint Laurent entre 1965, cuando creó el esmoquin para mujeres, y finaliza igualmente en 1976. La película, que se estrena en mayo, cuenta con Gaspard Ulliel en la piel de modista.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS