Charlie Sheen le agria la fiesta a Obama en su gira por California

El presidente de Estados Unidos recauda dinero con sus fieles colaboradores en Los Ángeles Jeffrey Katzenberg, de DreamWorks, y Magic Johnson han sido algunos de sus anfitriones

Obama es recibido a su llegada a California por la senadora demócrata  Diane Feinstein, en el aeropuerto de San Francisco.
Obama es recibido a su llegada a California por la senadora demócrata Diane Feinstein, en el aeropuerto de San Francisco.JEWEL SAMAD / AFP

Como ha dicho Charlie Sheen en Twitter “el caos creado por la visita del presidente es de locos”. El actor conocido por sus exabruptos y sus tendencias conservadoras no dudó en lanzarle un derechazo a Obama añadiendo que el gasto creado por su visita es “aberrante e irresponsable” y lo comparó en la misma frase con la reforma sanitaria de los demócratas. "Yo me bajo de esto", concluyó. Claro que frente a sus comentarios estuvo el apoyo de esos otros rostros de Hollywood que como Tom Hanks, su esposa Rita Wilson, la actriz Diane Keaton o el actor Samuel L. Jackson, entre otros, se unieron al presidente en las diferentes recepciones organizadas en su honor para recordarle que incluso en medio de las críticas, Hollywood está con Obama.

Y es que el decimosexto viaje de Barack Obama a Los Ángeles desde que es presidente podría utilizar de música de fondo el popular tema de la serie de televisión Friends. Un Aquí me tienes para lo que me necesites, compuesto por Michael Skloff, quien, junto a su esposa y co-creadora de dicha serie, Marta Kauffman, se cuentan entre los anfitriones de esta nueva gira presidencial por el sur de California.

Obama llegó el lunes por la noche, hora de Los Ángeles, en una visita de dos días para ver a sus amigos. Esos que, como el financiero Haim Saban y su esposa Chery; el co-fundador de los estudios DreamWorks, Jeffrey Katzenberg o el legendario baloncestista Earwin Magic Johnson, se cuentan entre los principales contribuyentes de sus pasadas campañas electorales. Como en anteriores ocasiones, el presidente estadounidense llegó a la ciudad para pedir dinero, aunque en este caso no para él porque como recordó públicamente “y Michelle lo tiene muy claro” no puede volver a ser reelegido.

En realidad, vino a recaudar fondos para su partido, que se encuentra en horas bajas por culpa de los problemas en la aplicación de la reforma sanitaria más conocida como Obamacare, y para los demócratas en el Congreso y el Senado, que el próximo año se enfrentan a una nueva cita electoral. De ahí que tanto el matrimonio Saban como el deportista le organizaran sendas recepciones con sus amigos californianos, al menos con aquellos capaces de pagar entre 2.500 y 32.400 dólares (1.134 y 14.700 euros) por cabeza para asistir a los actos. En el caso de los creadores de Friends, la reunión organizada para el martes es un foro mucho más reducido, una mesa redonda con unas treinta personas con los mismos intereses económicos.

Las protestas han seguido a Obama durante su viaje por California. En la foto, manifestantes en San Francisco.
Las protestas han seguido a Obama durante su viaje por California. En la foto, manifestantes en San Francisco.JEWEL SAMAD / AFP

Obama aterrizó en Los Ángeles con una hora de retraso, pero eso no le detuvo en su agenda ni aligeró los problemas de tráfico que colapsaron con su presencia la ya pesada circulación de esta urbe en hora punta. El presidente tuvo tiempo de conocer a los supervivientes y a la familia de la víctima de uno de los últimos tiroteos indiscriminados que han tenido lugar en el país, el que colapsó el aeropuerto de Los Ángeles cuando Paul Anthony Ciancia abrió fuego contra agentes de seguridad.

También le dio tiempo de tomarse un descanso del viaje en el hotel Beverly Hilton, próxima sede de la entrega de los Globos de Oro. Pero el eje central de su visita estuvo junto a Katzenberg. El reconocido demócrata y uno de los pilares de la industria de Hollywood ha invitado  a Obama a DreamWorks para intercambiar impresiones con el resto de los jefes de estudio sobre la industria del cine y la televisión y la piratería como uno de los mayores problemas que sufre este sector.

Al mismo tiempo, el mandatario fue tendrá la oportunidad de ofrecer una conferencia a los artistas y trabajadores que crearon Shrek, entre otros de los éxitos de este estudio de animación. Una visita presidencial poco habitual que muchos consideran un gesto de agradecimiento del presidente a uno de sus mayores contribuyentes, algo que desmintió el portavoz de la Casa Blanca. “La contribución no garantiza una visita presidencial”, aclaró.

Pero las mismas fuentes insisten en que la histórica visita de Obama a los estudios de animación son una buena oportunidad para resaltar el éxito de un negocio que ha creado numerosos puestos de empleo en un viaje que quiere agradecer la importancia de Hollywood en la economía del país. Sin embargo, la presencia de Obama fue rodeada también por protestas, no solo por los recientes despidos en el estudio, sino por la crisis que vive el sector de los efectos especiales, que han visto cómo la producción se fuga a otros países que ofrecen mejores precios.

Una protesta que vino vestida de verde, ya que sus organizadores pidieron a los artistas y manifestantes que se pusieran una camiseta del mismo color que se utiliza en la realización de los efectos especiales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50