Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca vuelve a celebrar Halloween

El año pasado la celebración fue cancelada tras el paso de Sandy, la tormenta tropical que dejó más de 100 muertos y millones de dólares en perdidas

Barack Obama y su mujer, Michelle, reciben a un grupo de niños disfrazados en los jardines de la Casa Blanca, el 31 de octubre. Ampliar foto
Barack Obama y su mujer, Michelle, reciben a un grupo de niños disfrazados en los jardines de la Casa Blanca, el 31 de octubre. EFE

Al igual que los estadounidenses hacen fiestas, se disfrazan y cumplen con el ritual del "truco o trato" en Halloween, también lo hacen sus presidentes; y este 2013, Barack Obama y su mujer, Michelle, han abierto las puertas de su residencia para festejar a lo grande la noche del terror. La primera pareja de Estados Unidos invitó a su residencia a estudiantes de primaria de distintas escuelas del distrito de Columbia y a familias de militares.

Obama y Michelle, vestidos de negro y naranja -colores típicos de la noche de los muertos en los países anglosajones-, recibieron a sus invitados acompañados de zombies, magos y superhéroes. Durante el evento, repartieron caramelos, frutos secos y galletas a los más pequeños mientras por el Jardín Sur de la Casa Blanca desfilaban zancudos y malabaristas, y la bruja buena del clásico infantil El Mago de Oz deleitaba a los invitados flotando dentro de una burbuja gigante.

La Casa Blanca, como lo exige la ocasión, estuvo decorada con telarañas que trepaban los muros de la residencia y más de 200 calabazas poblaban sus jardines. El toque de terror lo puso la niebla artificial que, incluso, impedía ver el monumento a George Washington, situado a pocos metros de distancia.

Foto subida al Twitter de Obama. ampliar foto
Foto subida al Twitter de Obama.

Un total de 5.000 personas participaron en la celebración, según fuentes oficiales, en la que los más pequeños fueron los protagonistas, aunque sus padres, vestidos de futbolistas, vampiros o princesas, se mezclaron con el personal de la Casa Blanca. Un grupo de música se encargó de poner la banda sonora, terrorífica para la ocasión, e incluso los perros del presidente se disfrazaron: Bob era un pirata y Sunny, un girasol. Dos personajes muy populares correteaban por los jardines de la residencia presidencial entre los niños: el personaje de Nintendo, Mario Bros, y el de Dorothy, la protagonista de El Mago de Oz.

La celebración de Halloween este año devolvió a la Casa Blanca una tradición presidencial con mucha historia en Estados Unidos. En 2012, la fiesta fue cancelada por Sandy, la tormenta tropical que azotó la costa Este dejando tras de sí más de 100 muertos y millones de dólares en pérdidas. Esta vez no ha habido contratiempos y hasta Barack Obama ha publicado una foto en su Twitter en la que se le ve con actitud relajada y acompañado por su esposa que portaba una canasta con caramelos.