Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los millonarios chinos son cada vez más... y más ricos

La revista 'Forbes' ha identificado a 168 ciudadanos con una fortuna que supera los mil millones de dólares; son 22 más que en 2012

Wang Jianlin, el hombre más rico de China. Ampliar foto
Wang Jianlin, el hombre más rico de China.

Con crisis o sin ella, los más adinerados siguen aumentando su fortuna. De hecho, los activos de las 400 personas más ricas del mundo han engordado un 35% en el último año hasta rozar los 440.000 millones de euros. Y China no es una excepción. Al contrario: a pesar de que el ritmo de crecimiento del gigante asiático se ha relajado y ha caído por debajo de lo que muchos consideraban la línea roja del 8%, el número de quienes amasan más de mil millones de dólares (769 millones de euros) continúa batiendo récords sin cesar.

En 2005 solo había dos ciudadanos chinos que podían llamarse milmillonarios. Este año, según la revista Forbes, ya son nada menos que 168. En esa larga lista, superada en longitud solo por la de los estadounidenses, entran 87 nombres nuevos y hay 22 más que en 2011, año en el que se marcó el anterior máximo. “El sector inmobiliario, en manos de grandes magnates y beneficiado por un proceso de urbanización a largo plazo, vuelve a ser rentable tras las promesas de vivienda asequible que hizo el Gobierno”, explicó Russell Flannery, redactor de la publicación americana, tras la presentación del informe.

Y con el constante aumento del precio de las propiedades inmobiliarias es cómo Wang Jianlin ha conseguido auparse a lo más alto del ránking. El informe Hurun, equivalente chino al de Forbes, ya proclamó hace unos meses al propietario del Grupo Dalian Wanda como el hombre más rico de China, y los nuevos datos confirman que no será fácil arrebatarle el título. Su fortuna asciende a 14.100 millones de dólares (10.800 millones de euros), controla casi un centenar de los principales centros comerciales de China, y ha irrumpido con gran fuerza en el sector cinematográfico mundial tras la compra de la segunda mayor red de cines de Estados Unidos -AMC- y la inauguración en la ciudad costera de Qingdao de un gigantesco complejo de estudios con los que complementará la actividad de Hollywood.

Pero no solo hay ladrillo en el menú empresarial de los chinos más adinerados. De hecho, los sectores en los que trabaja el top ten de Forbes son una buena muestra de la diversidad económica de China. Y, sobre todo, se nota la fuerza que tiene Internet en el país con más número de gente conectada a la Red. Que se lo pregunten a Robin Li, director del principal buscador chino, Baidu. Con los 11.100 millones de dólares que lo convierten en la tercera persona más rica de China, no tendrá que preocuparse de la jubilación. Pero sí de que Ma Huateng, jefe del gigante online Tencent, le pise los talones con 10.200 millones y una edad dos años menor. De hecho, sorprende que seis de los diez chinos más adinerados no hayan cumplido todavía el medio siglo, un dato que demuestra la velocidad a la que se hace dinero en el Gran Dragón.

Pero riqueza no es sinónimo de tranquilidad. Lo sabe bien Zong Qinghou. El rey de los refrescos ha tenido un mal año. De poco le ha valido al presidente de Wahaha que los ingresos de su empresa hayan crecido un 9,4% en los primeros seis meses. A pesar de haber liderado la lista de Forbes durante varios años, Zong ha caído al segundo puesto. Y eso no es nada comparado con el susto que se llevó el pasado 13 de septiembre, cuando un hombre que no había conseguido el puesto de trabajo que buscaba lo atacó con un cuchillo y le dañó los tendones de dos dedos. Para muchos en las redes sociales, el incidente es fruto de la creciente disparidad de clases. “Deng (Xiaoping) dijo que primero tendrían que enriquecerse unos y que luego le tocaría al resto, pero no es cierto. Los pobres cada vez lo son más”, denunciaba un usuario de Weibo, el Twitter chino, en un comentario de la noticia.

A pesar de que ese es un hecho incontestable que señala a la perfección el coeficiente de Gini, lo cierto es que no sólo aumenta el número de milmillonarios. El segmento de los ‘súper-ricos’ también crece a marchas forzadas. La propia Forbes calcula que ya hay en China 10.26 millones de personas con activos líquidos valorados entre 100.000 y un millón de dólares (770.000 euros), y estima que el número alcanzará este año los 12 millones. Credit Suisse se ha centrado en quienes suman más de 50 millones de dólares (38,5 millones de euros), y ha concluido que, a nivel mundial, el 6% ya son chinos. “En eso ha tenido mucho que ver la salida a bolsa de un gran número de empresas”, analizó Fan Cheuk-wan, de la entidad suiza.

A pesar de ello, la persona que más dinero ha sido capaz de juntar jamás en China batió el récord en 2007 y no ha sido todavía superada ni siquiera por Wang Jianlin. Curiosamente, quien lo logró fue la joven Yang Huiyan cuando tenía solo 26 años. Claro que los 16.200 millones de dólares le cayeron del cielo. Fue la herencia de su padre, otro magnate del cemento. No obstante, desde que ella está al frente de la empresa, ha conseguido mantenerse entre las diez mayores fortunas. Ocupa el séptimo puesto, y es la única mujer. Pero por poco tiempo, porque ellas copan el 51% de los puestos directivos en China.