Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIDEOGALERÍA

Cronología en vídeo del golpe de Estado en Egipto

Las imágenes que resumen los hechos en el país africano desde el domingo hasta la toma de posesión del nuevo presidente

Toma de posesión de Mansur como jefe de Gobierno de Egipto.

El pasado domingo la plaza Tahrir volvía a centrar las miradas de todo el mundo. Miles de manifestantes clamaban allí contra la deriva islamista del gobierno de Mohmed Morsi, líder de los Hermanos Musulmanes, partido que resultó ganador en las primeras elecciones tras la caída de Mubarak en junio de 2012. El run run social se volvía a concentrar en la céntrica plaza de El Cairo.

Desde su llegada al poder Morsi había firmado un decreto que le otorga inmunidad como presidente y ratificó la nueva Constitución del país, cuyo partido, los Hermanos Musulmanes, aprobó en diciembre de 2012 de forma unilateral en el parlamento.

Ante las protestas, el ejército realizó un ultimatum al gobierno para que Morsi abriera un proceso de negociación nacional. Las calles de Egipto se llenaban día tras día apoyando la presión al presidente Morsi.

El jefe del Estado Mayor, general Abdel Fattah al-Sisim, pidió al Gobierno que escuchara una protesta popular sin precedentes, y avisó que si las demandas no se realizaban en el periodo definido, correspondería a las Fuerzas Armadas “anunciar una hoja de ruta para el futuro”.

Pero no fue hasta ayer por la tarde, cuando Morsi anunció en un comunicado que cedía ante las exigencias del pueblo y el ejército, cauando se precipitó la acción. Las palabras de Morsi llegaban a los egipcios a las cinco de la tarde; poco después el ejército tomaba las calles y la televisión estatal.

A las nueve de la noche, Fatah Al Sisi apareció en televisión para anunciar que el jefe de la Corte Suprema Constitucional, Adly Mansur se haría cargo de un Gobierno de transición hasta la celebración de unas nuevas elecciones. El ejército anunció también la suspensión del orden constitucional actual. Los líderes más significativos de los Hermanos Musulmanes, unos 300 hombres, así como el presidente depuesto fueron retenidos por el ejército, desplegado por todo el país.

En la plaza Tahrir estallan las celebraciones por la deposición del presidente. Fuegos artificiales y gritos de alegría que no llegan a los fieles a Morsi, quien en un comunicado denunció el golpe de Estado y se anunció su intención de no dejar el poder de "forma humillante", a pesar de que intentó calmar a la población para evitar "un baño de sangre".

Sin embargo, la tensión en la calle está a flor de piel. Anoche murieron al menos una decena de personas en los enfrentamientos que estallaron a lo largo de la noche. Según los medios oficiales egipcios seis de los muertos se produjeron en enfrentamientos en los alrededores del edificio de la Gobernación de la ciudad de Marsa Matruh, en el noroeste de Egipto, otro en Alejandría y tres más en la ciudad de Minia, al sur de país, odonde también se produjeron saqueos y destrozos, por parte de seguidores islamistas, de tiendas y establecimientos de opositores.

Esta misma mañana Mansur ha jurado su cargo en un acto en el que ha prometido elecciones sin determinar la fecha y ha agradecido el papel de los militares, la policía y los medios de comunicación, además de alabar "a la juventud egipcia". "El camino de nuestra gloriosa revolución ha sido corregido", ha afirmado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información