Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cansado Di Stéfano sale del juzgado sin hacer declaraciones

Los hijos del mítico jugador del Real Madrid, de 86 años, piden su incapacidad

Gina González, su representante, secretaria y novia, ha declarado al salir de la sala: "Dios va a ayudarle"

Alfredo Di Stéfano, de 86 años, compareció esta mañana en el juzgado de tutelas e incapacitaciones de Madrid acompañado de sus hijos. Son ellos los que han solicitado a un juez que declare su incapacidad ante la sospecha de que su secretaria, la periodista costarricense Gina González, podría estar controlando las decisiones del exfutbolista.

Ni los hijos, ni Di Stéfano hicieron declaraciones al salir del juzgado. El presidente de honor del Real Madrid acudió al juzgado en silla de ruedas, muy abrigado, con la gorra calada y un bastón en las manos. Tenía el aspecto de lo que es: un hombre de 86 años, cansado y un poco desconcertado ante la presencia de los periodistas que esta vez no acudían a ver al fenómeno por su grandeza en el mundo del fútbol sino por un asunto familiar.

Horas después, salieron sus hijas, que tampoco quisieron hacer comentarios. Hubo algún forcejeo con la prensa. Uno de los acompañantes agarró de la muñeca a uno de los reporteros que trataba de acercar el micrófono.

La única frase que se llevaron los periodistas fue la que soltó la propia Gina González, de 36 años. Tampoco fue muy prolija. Fue la última en marcharse. Dijo que estaba cansada y que “Dios ayudará a Di Stéfano”; se metió en un taxi y se marchó.

En este caso, hay dos partes. Los hijos que han pedido la incapacitación y el propio Di Stéfano, que puede defenderse recurriendo a un abogado si considera que él es capaz de tomar sus propias decisiones. Será el juez el que determine si debe ser incapacitado. Para ello se basará en los informes periciales médicos. Uno de parte, el que han proporcionado los hijos, y otro encargado por el tribunal.

No trascendió cuáles fueron las preguntas del juez a las partes ni por qué su secretaria había acudido al juzgado. La petición de incapacitación se cursó el pasado día 24 de abril y fue aceptada dos días después.

Fue entonces cuando Gina González anunció que iba a casarse con Di Stéfano. Ambos se conocieron durante una entrevista en 2005. En los años siguientes, el exfutbolista ha aparecido siempre en compañía de su secretaria. Ella era la que empujaba su silla de ruedas y la que le cuidaba constantemente. La versión de González viene a decir que en ese tiempo ha surgido una relación amorosa entre ella y Di Stéfano.

Nada de eso creen los hijos, que sospechan que la mujer estaría intentando hacerse con el patrimonio del exfutbolista. En cualquier caso, la supuesta relación parece haberse interrumpido desde el momento en que los hijos acudieron al juzgado. El exfutbolista está permanentemente acompañado por alguno de ellos y tiene el teléfono controlado. Ni tan siquiera directivos del Real Madrid han podido comunicarse con él en los últimos días. Di Stéfano también ha estado ausente del palco de honor en los últimos partidos del equipo.

Los cinco hijos de Alfredo Di Stéfano hicieron público a través de la agencia Efe un comunicado en el que consideraban “radicalmente falso" que pretendieran la incomunicación o limitar la libertad de movimientos de su padre cuando solicitaron en el Juzgado su incapacidad.

 “Nuestra decisión de promover la incapacitación de nuestro padre se basa, exclusivamente, en nuestro deseo de favorecer su máxima protección en todos los órdenes de su vida, y, si adoptamos la misma, fue como consecuencia de su estado de salud y previa exploración clínica que le fue practicada por un doctor en medicina, especialista en psiquiatría”, señala el nuevo comunicado.

“Nos reservamos nuestra opinión en relación con las conductas y móviles de la referida persona que, nunca se ha ocupado del cuidado de nuestro padre”, concluyeron.

 

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >