Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alejandro Agag, el héroe verde

La revista 'L'Uomo Vogue' elige al yerno de Aznar como uno de los nombres más destacados en el mundo del desarrollo sostenible

Alejandro Agag. Ampliar foto
Alejandro Agag. BLOOMBERG

Alejandro Agag puede considerarse bautizado en el mundo del glamur ecológico. El yerno del expresidente José María Aznar ha dado el salto a las páginas más orgánicas y sostenibles de la historia de las revistas de moda, al encabezar la lista de personajes destacados que publica L’Uomo Vogue en una edición de colección. El especial masculino de la revista italiana homenajea al medioambiente en su número de abril con una revista hecha con papel reciclado, neutro y tinta sin carbón. En su interior, Agag ocupa nada menos que el segundo lugar de la nómina de emprendedores con mentalidad verde, solo superado por el famoso alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

La gesta que le ha valido tal mención es Fórmula-E, un proyecto de competición de coches de carrera con motor eléctrico, que a finales de 2012 ganó un concurso público de la Federación Internacional del Automóvil y que tiene por objetivo “desarrollar una tecnología para el uso diario de este tipo de motores en las ciudades”, según explica a EL PAÍS Jaume Sellarés, jefe de Comunicaciones de la empresa, en la que Agag es consejero delegado. “Está feliz y encantado de la vida”, cuenta de su jefe. “Es un honor que se reconozca que estás haciendo las cosas bien y que el proyecto es interesante”. Y sí que lo es. Si los planes de Fórmula E siguen su curso correcto, en 2014 se celebrará la primera competición, en un circuito exclusivamente urbano, que recorrerá las calles de diez ciudades elegidas al detalle. De momento, las primeras en confirmar su participación como escenario de las carreras eléctricas son Río de Janeiro y Roma. “Este circuito no es comparable a la fórmula 1”, asegura Sellarés. “Pretendemos hacer un campeonato razonable, con un presupuesto bajo. Si nos gastáramos los mismos miles de millones en los motores y los coches, el proyecto no sería sostenible”, concluye. Y asegura que la diferencia de velocidad entre los monoplazas tradicionales y los de motor eléctrico es de apenas unos segundos.

“Para un mundo mejor”, exclama la portada de L’Uomo Vogue, sobre un retrato del alcalde de Nueva York y presidente del C40, el más importante lobby medioambiental a nivel mundial. Entre los tocados por la varita mágica de la nómina de la cabecera de moda italiana, y bastante más abajo que Agag, aparece Leonardo DiCaprio, cuyo amor por los animales lo ha llevado a unirse a varios proyectos de Greenpeace y donar muchos millones de dólares. La mujer de Colin Firth, Lybia, que cuenta con una línea de ropa cien por ciento ecológica es otra de quienes no podían faltar en la nómina. Y, una vez más, mucho más abajo que el representante español.