Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer que amansó a Fernando Alonso

Tras 11 meses de relación con la modelo Dasha Kapustina, el piloto de Ferrari ha cambiado. Ya no es el campeón arisco de antaño. Muestra sin tapujos a través de las redes su vida lejos del circuito, mientras ella afianza su camino en las pasarelas

La modelo Dasha Kapustina.
La modelo Dasha Kapustina.

Mientras Fernando Alonso probaba en el circuito de Montmeló su nuevo Ferrari, con el que intenta convertirse de nuevo en campeón del mundo de fórmula 1, su novia, Dasha Kapustina, se subía a la prestigiosa pasarela de Milán. Hace menos de un año, el currículo profesional de esta modelo, de 23 años, era escaso, pero a partir de su publicitada relación con el piloto español se ha convertido en una profesional demandada en el mundo de la moda internacional. La proyección que Dasha está logrando tiene mucho que ver también con la evolución que Fernando Alonso ha experimentado en la manera de gestionar su fama. De un tiempo a esta parte, el piloto ya no huye despavorido de los medios de comunicación; ahora asume que es un personaje público y que, como tal, todo lo que le rodea interesa. Por eso ha decidido administrar personalmente lo que quiere que se sepa de su vida, y si hay alguien a quien no esconde es a su novia.

Antes no era así. Fernando Alonso, por ejemplo, nunca confirmó su matrimonio con Raquel del Rosario, la cantante del grupo El Sueño de Morfeo. Fue el sacerdote que les casó, en Asturias en el año 2006, quien dio los detalles del enlace, al que asistió un grupo muy reducido de invitados. El piloto y la cantante solo admitieron su boda en 2011, el día en que emitieron un comunicado para informar de que habían decidido separarse.

Durante el tiempo que estuvieron juntos, sus diferencias con la prensa fueron notables y algunas llegaron a ser denunciadas en comisaría. Por eso, el día en que Alonso publicó en Twitter una foto con una joven rubia y extremadamente delgada, nadie le dio importancia. Cómo él, tan celoso de su intimidad, iba a mostrarse así con alguien si fuera importante en su vida. Además, para despistar, junto a la imagen iba adjunta la etiqueta #amigasAlo, el protocolo que sigue el piloto desde que decidió abrirse una cuenta en la red social y publicar fotos con sus numerosas fans de todo el mundo.

Pero pronto esa amiga/fan de Alonso comenzó a pasearse con él por los paddocks de los grandes premios. Y tras ganar el de Hockenheim (Alemania) y liderar el Mundial de fórmula 1, Alonso colgó más imágenes en Twitter con Dasha. En una, ella posaba con el trofeo de la carrera, y en otra aparecía subida al Ferrari junto al piloto. Fue entonces cuando trascendió que se trataba de la pareja del piloto, la nueva chica de la escudería Ferrari con quien había comenzado a salir en abril de 2012. A esas imágenes les han seguido otras muchas. Todas ellas han servido para acercar la imagen de Fernando Alonso, hasta entonces visto como un campeón arisco y poco cercano.

La modelo y Fernando Alonso en el Gran Premio de Brasil.
La modelo y Fernando Alonso en el Gran Premio de Brasil.

Por las redes sociales también nos hemos enterado de cuándo Dasha conoció Asturias y a la familia de su novio, en qué lugar han pasado las vacaciones, cómo han celebrado los triunfos, lo bien que ella se lleva con los integrantes del equipo Ferrari, qué restaurantes les gusta frecuentar... Ahora la vida de Alonso discurre por el mundo de las 2.0, a las que llegó —casualidad— aconsejado por su exmujer, Raquel del Rosario. Ella fue quien le convenció de que manejara personalmente ese aspecto de su vida.

Dasha ya estaba presente en las redes sociales antes de conocer al piloto. A través de ellas se supo que nació en Vladivostok (Rusia) en 1989, que mide 1,72 metros y pesa 52 kilos. Que se licenció en Recursos Humanos en la Universidad Federal del Extremo Oriente en Rusia, pero nunca ejerció, ya que en 2008, cuando fue elegida Miss Vice Prymorye y Miss Charm en su localidad natal, el mundo de la moda asiática se fijó en ella. Vivió entre las ciudades de Shanghái y Tokio, pero su objetivo siempre fue trabajar en el mercado de la moda europea. En eso estaba cuando conoció a Fernando Alonso —“no sabía quién era cuando me lo presentaron”—. Y nada mejor que pasearse con un piloto de éxito por los circuitos de la fórmula 1 para hacerse famoso.

Once meses después de comenzar su relación con Alonso, Dasha Kapustina está llena de proyectos. El último la ha llevado a Milán, contratada por la firma Yamamay, donde ha trabajado junto a grandes modelos como Karolina Kurkova.

De su nueva vida habla poco en los medios de comunicación. Una de las excepciones fue en la web Vladivostok 3000. “Las dos últimas veces que vine a Vladivostok lo hice con mi novio. En verano visitamos las playas, los museos y las zonas más turísticas de la ciudad, pero la mayor parte del tiempo lo pasamos con mi familia y amigos. A Fernando le gustó mucho, aunque le sorprendió la escala de la ciudad, lo grande que era. Volvimos en Navidad, y en esa ocasión se quedó impresionado al ver el mar congelado y sufrió bastante por el frío extremo. Ahora me acabo de instalar en Europa, estoy contenta y entusiasmada ante la idea de conquistar el Viejo Continente. Actualmente vivo en la ciudad de Oviedo, y en España tengo varios proyectos”. Entre ellos, cuenta, está participar en una nueva campaña para Zara que parece tener el éxito asegurado.

También revela cómo se ve en el futuro: “De aquí a 20 años me encantaría hacer mi vida en una gran casa, con un marido cariñoso, niños y un perro; pero ahora mismo no puedo concentrarme en esas cosas por mis constantes viajes”.