El acento
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Strauss-Kahn quiere negociar

Independientemente de cómo acabe esta demanda, el político francés ha pagado ya un considerable precio

SOLEDAD CALÉS

Dominique Strauss-Kahn, exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) y exministro de Economía de Francia, está negociando un acuerdo con los abogados de Nafissatou Diallo, la empleada de hotel que le acusa de agresión sexual. Si no llegan a un acuerdo antes, el día 7 de diciembre deberá comparecer ante la Corte Suprema de Justicia del Bronx, en Nueva York, y atenerse a lo que decida el juez Douglas E. McKeon. Los abogados del político socialista desmintieron el viernes que hubieran acordado pagar seis millones de dólares a Diallo a cambio de que retire la demanda, pero reconocieron que están negociando, lo cual indica que no confían demasiado en una sentencia favorable. Nafissatou Diallo trabajaba como camarera de habitaciones en el hotel donde se alojaba el político, entonces en la cumbre de su carrera. Según su testimonio, cuando entró en la suite para hacer su trabajo, fue objeto de una agresión sexual. La mujer presentó denuncia y Strauss Kahn fue detenido en el aeropuerto de Nueva York cuando se disponía a abandonar el país.

Fue un escándalo mundial que le costó la carrera política. Con la ayuda moral y monetaria de su esposa, la periodista Anne Sinclair, logró que la demanda penal no prosperara. Los abogados contratados por el exministro hurgaron en la vida privada de la empleada hasta lograr presentarla como una maquinadora sin escrúpulos, en lugar de una víctima de la impetuosidad prepotente del político francés. Pero en medio del asedio, Nafissatou Diallo logró que un prestigioso abogado de causas humanitarias asumiera su defensa legal y la continuara por vía civil. En ese atolladero jurídico está ahora Dominique Strauss-Kahn.

Independientemente de cómo acabe esta demanda, el antaño poderoso político ha pagado ya un considerable precio. De entrada, el cargo en el FMI, pero también su opción a la Presidencia de Francia, que hubiera podido lograr pues era el candidato mejor situado. Ha acabado costándole también la separación de Anne Sinclair y una suma de dinero que será elevada; a la abultada minuta de los abogados tendrá que añadir lo que acuerde con Diallo o lo que eventualmente establezca el juez. Una catarata de agua fría sobre su fogoso temperamento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción