Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ACENTO

Esperpento en cascada

Grotesca polémica sobre una supuesta intervención militar en Cataluña

Primero fue el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras, con aquello de que el Gobierno debería preparar un general de la Guardia Civil para tomar el mando de los Mossos de Esquadra, si la Generalitat convocara un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Salió al quite el consejero catalán de Interior, afirmando que los mossos permanecerán al servicio de la Generalitat. Por en medio hubo un par de militares retirados que hablaron sobre la oposición que las Fuerzas Armadas deberían ejercer a un intento independentista. Y de ahí a la traca: cuatro eurodiputados (de CiU, PSC, ICV y ERC, en este último caso representado por otro) pidieron la intervención preventiva de la Comisión Europea frente a España por violación “grave y persistente de los valores comunes” de la Unión. Como si la supuesta amenaza militar hacia los habitantes de Cataluña tuviera visos de credibilidad. Esta sucesión de hechos, a cual más grotesco, pero ampliamente aventados por los partidarios mediáticos de cada causa nacionalista, nos conducen al disparate.

Nadie con responsabilidades en el Gobierno ni en las demás instituciones ha amenazado con usar la fuerza militar. No estaría de más releer lo declarado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez, a una pregunta de este periódico: “Nosotros estamos con el Estado de derecho y la Constitución. El militar, como cualquier ciudadano, tiene su punto de vista político y sus inquietudes, pero como institución no hay ninguna actividad ni ninguna inquietud”.

¿Y cómo han reaccionado los participantes en el esperpento? Vidal-Quadras, tras aclarar que nunca ha pedido la intervención militar, se mantiene de eurodiputado del PP y vicepresidente del Parlamento Europeo. La socialista Maria Badia, firmante del citado escrito a la Comisión, ha dimitido como secretaria del Grupo Socialista en la Eurocámara, pero sigue en el escaño. Los demás firmantes han recibido la “comprensión” de sus partidos. Además, algunos alcaldes se sienten preocupados por el sobrevuelo de unos cazas. ¿Esas deben ser las tareas de gentes tan principales, pagadas por los contribuyentes?

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.